Deportes veraniegos: aprende a proteger tus ojos del sol, del cloro y de la sal
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. La salud del deporte
VACACIONES SALUDABLES

Deportes veraniegos: aprende a proteger tus ojos del sol, del cloro y de la sal

El agua del mar y de las piscinas, así como los rayos solares, puede provocar importantes problemas oculares. Para prevenirlos, las gafas son una ayuda esencial

placeholder Foto: Foto: Pexels.
Foto: Pexels.

Con la llegada de la temporada estival, son muchos los que se animan a practicar deportes y actividades al aire libre. Es el caso del surf, buceo, ciclismo, piragüismo, natación e incluso la navegación. Si estamos entre quienes se lanzan al agua en verano, debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones para que nuestros ojos no sufran.

La exposición de nuestros ojos en verano, explica el doctor Carlos Vergés, jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitari Dexeus (Barcelona), "puede llegar a causar múltiples problemas oculares: quemaduras en la piel, córnea y conjuntiva, degeneración de las capas elásticas de la conjuntiva (pinguécula), crecimiento de material cicatrizante sobre la córnea (pterigium), incluso favorecer la aparición de cataratas y quemaduras retinianas".

Foto: Unsplash.

No es difícil evitar este tipo de lesiones. Se trata de tomar precauciones y de estar alerta ante cualquier síntoma que nos pueda avisar de alguno de estos problemas oculares. Así, por ejemplo, "ojos rojos, escozor, quemazón, hipersensibilidad a la luz, sensación de cuerpo extraño y lagrimeo" pueden ser un indicio de que estamos sufriendo una conjuntivitis. Las irritativas, puntualiza el experto, "suelen estar provocadas por un exceso de cloración y de sustancias químicas en el agua, así como por el sol. En cuanto a las conjuntivitis víricas y bacterianas, pueden deberse a unos niveles de cloro incorrectos".

Para evitar esta infección, se recomienda extremar las precauciones higiénicas, especialmente en los usuarios de lentes de contacto, las personas alérgicas o que padezcan ojo seco y los niños, ya que pasan más tiempo en el agua y bucean con los ojos abiertos. Si ya la padecemos, para aliviar los síntomas de la exposición al cloro, se recomienda limpiar los ojos con suero fisiológico, "aplicando gotas humectantes (esto ayuda a restaurar la producción normal de lágrimas) y evitando frotarnos los ojos al salir de la piscina".

placeholder Foto: Pexels.
Foto: Pexels.

En este sentido, el doctor Vergés insiste en que para prevenir la irritación y los contagios en el ojo, "lo mejor es utilizar gafas para nadar y bucear, además de evitar el contacto directo de los ojos con el agua". A estas medidas, hay que añadir la de no compartir toallas.

Los daños del sol

Por otro lado, también los rayos solares pueden provocar daño prácticamente en todas las capas oculares. Así, el experto nos indica que "en cuanto a conjuntiva, pueden generar sequedad ocular y aparición de pterigium y pinguéculas, que son crecimientos anormales benignos de la conjuntiva. En la córnea, por su parte, queratopatías superficiales, es decir, alteraciones de la superficie corneal provocadas por la sequedad". El sol también puede favorecer la aparición de cataratas, ya que sus rayos atraviesan el cristalino.

Además, en la retina, los rayos solares inciden en la mácula provocando un daño fotoquímico que puede favorecer, junto con otros muchos factores como la alimentación, la edad o la predisposición, la aparición de degeneración macular asociada a la edad (DMAE). "Se trata de un proceso de envejecimiento de la mácula que provoca un deterioro importante de la visión".

placeholder Foto: Pexels.
Foto: Pexels.

Es fundamental, continúa el especialista, "utilizar gafas de sol que estén homologadas, con el fin de protegernos de las radiaciones ultravioleta, disminuir la probabilidad de deslumbramiento y amortiguar la luminosidad solar". En deportes como el surf o el piragüismo, que implican el uso de materiales de cierta dureza ante los que se debe extremar la precaución, se recomienda utilizar gafas de policarbonato, un material con alta resistencia a impactos. Este tipo de accesorios también es recomendable para deportes con pelotas o de contacto en los que es normal sufrir contusiones, choques o caídas.

Todos estos consejos específicos a nivel ocular se suman a las recomendaciones generales de utilizar protección solar diariamente, evitar exposiciones prolongadas y en horarios de máxima incidencia del sol, así como beber abundante agua para prevenir la deshidratación, golpes de calor y otras enfermedades graves relacionadas con el calor.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Universitari Dexeus.

Natación Sol ECBrands Brands Salud Quirónsalud
El redactor recomienda