Trasplante de menisco, una solución para los casos más extremos
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. La salud del deporte
DEPORTE SIN RIESGOS

Trasplante de menisco, una solución para los casos más extremos

La recuperación en este tipo de traumatismos puede variar muchísimo. La sutura no siempre es suficiente y en ocasiones puede ser necesaria una segunda cirugía más completa

placeholder Foto: Saltos, giros y flexiones pueden dañar la rodilla. (Pixabay)
Saltos, giros y flexiones pueden dañar la rodilla. (Pixabay)

En las semifinales del Open de Australia de 2020, la rodilla de Roger Federer no aguantó. El jugador volvía a lesionarse el menisco, después de haber tenido un problema similar en 2016, y todo apuntaba a que estaría fuera del circuito durante unas cuantas semanas. Pero lo que parecía una lesión sencilla se fue complicando. En el mes de febrero, Federer pasó por quirófano; en junio, anunció que la recuperación se había complicado, y, finalmente, renunció a toda la temporada. En 2021, tampoco ha podido regresar a la cancha.

Su caso nos hace plantearnos cómo es posible que una lesión de menisco pueda complicar tanto la vida de un jugador profesional que, como es de suponer, cuenta con los mejores profesionales para ayudarle a recuperarse pronto y bien. Más aún si tenemos en cuenta que aquella lesión inicial, la de 2016, se solucionó sin mayores problemas y Federer pudo volver a mostrar su mejor tenis.

Foto: Los deportes de raqueta pueden favorecer esta lesión. (Pixabay)

El doctor Gonzalo Samitier, jefe del Servicio de Traumatología del Centro Médico Quirónsalud Aribau en Barcelona y especialista en lesiones deportivas, explica que “no existen dos lesiones de menisco iguales”. Así, aun cuando en todas esté comprometido el menisco —una estructura de colágeno situada en el interior de la rodilla que da congruencia a la misma y amortigua los impactos—, el tipo de daño causado puede ser muy diferente.

En el caso del tenis, está claro que la rodilla puede sufrir: hay continuos giros, saltos, carreras y torsiones; por tanto, al igual que en otros deportes, y más si se practica con intensidad, hay que tener en cuenta que la lesión puede producirse. Si esto sucede, conviene saber qué tipo de tratamiento va a ser el más adecuado.

¿Cómo es mi lesión?

SI hablamos de deportistas, las lesiones de menisco se podrían dividir en dos grandes grupos: las que tienen buenas probabilidades de cicatrizar y, por tanto, se pueden reparar, y aquellas que no son reparables.

En principio, la reparación es mejor para la rodilla a largo plazo, aunque la recuperación es más lenta y existe el riesgo de que no cicatrice adecuadamente la lesión. Entre un 20 y un 25% de las suturas meniscales van a tener este problema y esto supondrá que reaparezcan síntomas como el dolor o los derrames cuando el deportista comience a forzar. Así las cosas, suele hacer falta otra intervención meses después, lo que supone reiniciar el proceso de recuperación.

En los casos en que el cirujano especialista considere que la lesión no es reparable, no queda otra opción que intervenir para extraer la parte lesionada del menisco. De esta manera, no hay que esperar a la cicatrización y se acelera el proceso de recuperación. Pero el problema es que, en ocasiones, si la extracción de menisco es muy amplia, la rodilla ‘echa de menos’ la amortiguación del menisco y puede iniciarse un deterioro progresivo del cartílago articular.

placeholder Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

Aunque a menudo los deportistas son capaces de compensar con su musculatura este déficit de amortiguación, pueden hacerlo durante un tiempo, pero no indefinidamente. Por eso, es frecuente que comiencen con problemas de cartílago, nada fáciles de solucionar en un paciente que tiene que someter su rodilla a una actividad física extrema y tener un rendimiento óptimo, como ocurre con el deportista profesional.

Al margen de los atletas de élite, en el deportista recreacional existen soluciones para los casos más extremos de ausencia completa de menisco cuando hay síntomas y molestias. Es el caso del trasplante meniscal, una técnica que realiza con frecuencia el doctor Samitier, a menudo “asociando tratamientos sobre el cartílago, los ligamentos o la alineación de la rodilla, y que permite devolver a muchos pacientes a una actividad física moderada sin limitación”.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Centro Médico Quirónsalud Aribau

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Tenis Rodilla Quirónsalud ECBrands Brands Salud
El redactor recomienda