Síndrome del túnel carpiano: ¿en qué casos debo dejar de hacer deporte?
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. La salud del deporte
LESIONES Y EJERCICIO

Síndrome del túnel carpiano: ¿en qué casos debo dejar de hacer deporte?

Esta lesión, una de las más habituales en nuestros días, debe comenzar a tratarse cuando los síntomas aún son leves. Retrasar la terapia puede terminar llevándonos al quirófano

placeholder Foto: Los deportes de raqueta pueden favorecer esta lesión. (Pixabay)
Los deportes de raqueta pueden favorecer esta lesión. (Pixabay)

Habitualmente se le suele asociar con el abuso del teclado y del ratón del ordenador, pero el síndrome del túnel carpiano no está vinculado solo al trabajo frente a una pantalla: también la práctica de determinados deportes, como el tenis, el ciclismo, el levantamiento de pesas o el golf, puede terminar provocándonos esta lesión.

Tiene todo el sentido, ya que se trata de un problema que va ligado al impacto que tiene sobre la mano la repetición de determinados movimientos. Pensemos que “el túnel carpiano es una estructura que se encuentra en la muñeca; se trata de un pasadizo estrecho y rígido que contiene los tendones flexores y el nervio mediano —explica el doctor Vicente Carratalá, jefe de la Unidad de Mano del servicio de traumatología del Hospital Quirónsalud Valencia.—. Algunas veces, el engrosamiento de los tendones irritados u otro proceso inflamatorio pueden estrechar el túnel y, al disminuir el espacio, comprimir el nervio mediano”.

Foto: Entrenamiento en altitud. (Pixabay)

Se trata de una lesión que se presenta con frecuencia en deportistas. Esto hace pensar que sean los movimientos repetitivos, como el juego de muñeca en los deportes de raqueta, el golpeteo constante contra el manillar de la bicicleta o la excesiva dorsiflexión en halterofilia, los causantes del síndrome carpiano en estos pacientes. Y, aunque en realidad existe poca evidencia científica que corrobore esta relación causa-efecto, “sí es cierto que hay un alto índice de afectados en ciertas actividades deportivas o en personas con trabajos manuales, como masajistas o mecánicos”.

Los primeros síntomas

Esta lesión se caracteriza por comenzar con dolores en la muñeca; el resto de los síntomas suelen aparecer gradualmente: en un primer momento se presentan durante el esfuerzo, mientras estamos practicando el ejercicio. Más tarde, aparecen también en reposo, y a menudo se agravan durante la noche. Se manifiestan como calambres y hormigueos de los dedos —principalmente del pulgar—, seguidos por la pérdida progresiva de la fuerza de la mano. “Si la dolencia se alarga en el tiempo, se corre el riesgo de llegar a la atrofia muscular”, advierte el doctor Carratalá.

Si empezamos a notar los síntomas, es importante acudir a un especialista para, en primer lugar, descartar que la afección se deba a otra patología conocida y tratable que esté inflamando la zona (diabetes, artritis reumatoide, infecciones, hematomas...). Y, en segundo lugar, para que, si el diagnóstico se confirma como síndrome del túnel carpiano, iniciar cuanto antes un tratamiento.

En las etapas iniciales, cuando los síntomas son todavía leves, es posible aliviar la lesión sin cirugía y con sencillas medidas de tratamiento: empleo de férulas, toma de antiinflamatorios e interrupción de la actividad que lo haya producido. Conviene iniciar estas medidas en una etapa inicial, ya que, si se deja avanzar, los síntomas pueden agravarse y hacerse crónicos.

placeholder Foto: Pixabay.
Foto: Pixabay.

Así, explica el doctor Carratalá, “a la sensación de hormigueo y dolor nocturno a veces se añade otra de torpeza o de debilidad que puede dificultar tareas de motricidad fina, como, por ejemplo, la de abotonarse la camisa. Si la condición es muy severa, los músculos en la base del pulgar pueden atrofiarse y empeorar la función motora de la mano, provocando que se caigan las cosas de las manos”.

En los casos avanzados, el tratamiento pasa por “la intervención quirúrgica, que consiste en la liberación de la compresión del nervio en el canal carpiano”, continúa el especialista. En este sentido, uno de los grandes avances en la cirugía de esta neuropatía ha sido el abordaje mediante técnicas mínimamente invasivas; entre ellas se incluye la cirugía endoscópica, aquella en la que se puede liberar el nervio en todo su recorrido en la muñeca con la ayuda de una pequeña cámara y una óptica.

Esta intervención se realiza “con una incisión de apenas un centímetro y con una mínima afectación de las partes blandas, lo que posibilita un posoperatorio menos molesto, sin apenas dolor y con una movilidad casi inmediata. La recuperación con este procedimiento es significativamente más rápida que con la cirugía abierta tradicional”, apunta el especialista.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Valencia.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Deporte Salud ECBrands Brands Salud Quirónsalud
El redactor recomienda