LA SALUD DEL DEPORTE

Cómo se adapta el corazón de un 'amateur' al deporte de alta intensidad

La adaptación más conocida es la bradicardia en reposo o frecuencia cardiaca por debajo de 60 latidos por minuto

Foto:

En los últimos años, la práctica de ejercicio físico de alta intensidad se ha convertido en un 'boom' entre la población general. Normalmente, suelen estar bien informados y, aun siendo 'amateurs', saben que deben acudir a la consulta de cardiología para saber si están fuera de peligro cuando realizan actividades exigentes, como maratones, 'ultra trails' o triatlones, entre otras especialidades deportivas.

Muchos de estos 'amateurs' realizan unas cargas de ejercicio muy vigoroso muy parecidas a las de los deportistas de élite, así que “una revisión básica cardiológica puede evitar casos desafortunados de muerte súbita, dentro de este grupo poblacional”, apunta el doctor José Antonio de la Chica, especialista en imagen cardiaca del Servicio de Cardiología del Hospital Quirónsalud Málaga, dirigido por el doctor Antonio Esteban.

Hay que tener en cuenta, según nos advierte el especialista, que este tipo de ejercicio, mantenido en el tiempo a medio y largo plazo, va a provocar cambios adaptativos también en el corazón de un deportista 'amateur'. Si bien el más conocido es la bradicardia en reposo o frecuencia cardiaca por debajo de 60 latidos por minuto, también hay que destacar la dilatación y la hipertrofia que se producen para poder cumplir con la alta demanda de aporte de oxígeno que se produce durante esfuerzos de elevada intensidad.

En este sentido, el doctor De la Chica colabora en el Centro Nacional de Investigación Cardiovascular (CNIC), dirigido por el reconocido doctor Valentín Fuster y bajo la tutela del director del área de investigación clínica, el doctor en cardiología Borja Ibáñez. Sus investigaciones los han llevado a publicar recientemente un artículo en la revista americana de cardiología 'Journal of the American College of Cardiology' (JACC), una de las más referenciadas en el mundo de la investigación, sobre cómo estos cambios adaptativos del corazón pueden ser confundidos con una enfermedad genética muy agresiva llamada miocardiopatía no compactada.

Este estudio, que tenía como objetivo principal diferenciar el corazón de atleta de la miocardiopatía hipertrófica (una de las enfermedades hereditarias del músculo cardiaco más temidas en el mundo del deporte), ha arrojado que “la miocardiopatía no compactada en la que el corazón desarrolla una morfología esponjosa es otra de las enfermedades que debemos tener en cuenta, puesto que su apariencia es muy similar a los cambios adaptativos que suceden en deportistas sanos. Nuestro esfuerzo se dirige a distinguir qué deportistas pueden tener esta enfermedad de base genética y qué otros tienen simplemente una adaptación fisiológica al ejercicio vigoroso, para evitar que la enfermedad progrese en los primeros y para que no se interrumpa innecesariamente la práctica del deporte en los segundos”, sentencia el doctor e investigador De la Chica.

Para poder realizar diagnósticos tan precisos como los que nos permitan tanto detectar graves cardiopatías —que pueden poner en riesgo la vida de los pacientes si realizan deporte de alta intensidad— como distinguir estos cambios adaptativos sin mayor importancia, es fundamental tener a nuestra disposición equipos técnicos y humanos que sean capaces de realizarlos mediante resonancia magnética cardiaca. “Si bien la ecocardiografía es esencial como primer abordaje en el deportista”, subraya el especialista, “a veces no es suficiente para alcanzar un diagnóstico seguro, puesto que el corazón de atleta tiene características que frecuentemente se solapan con varias enfermedades del músculo cardiaco y necesitamos recurrir a la mejor técnica de imagen para distinguirlas, que sin duda es la resonancia cardiaca”.

Por ello, si realizamos cualquier deporte de alta intensidad, aunque no pertenezcamos al mundo profesional ni nos midamos con deportistas de élite, es fundamental acudir a un centro especializado que disponga de unidades específicas, equipadas con la tecnología más precisa y con profesionales altamente cualificados que puedan asegurarse que podemos seguir practicándolo sin ningún tipo de peligro para nuestro corazón.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Málaga.

La salud del deporte

El redactor recomienda