LA SALUD DEL DEPORTE

Siete consejos para comenzar con el deporte sin lesionarte en el intento

La vuelta de las navidades conlleva —en muchos casos— retomar la rutina deportiva. Tan importante es hacerlo como tomar las precauciones necesarias para evitar lesiones

Foto:

La vuelta a la vida normal después de las vacaciones de Navidad conlleva en casi todos los casos una reeducación de la dieta y una vuelta —o comienzo— de la práctica deportiva, más que necesaria tras esos kilos de más que hemos ganado durante las copiosas comidas y cenas navideñas. Así, retomar el deporte supone una de las principales claves que pueden encabezar la lista de propósitos para el nuevo año. No obstante, para conseguir los mayores beneficios, siempre es mejor que seamos guiados por un especialista. Solo así, por ejemplo, evitaremos lesiones indeseadas que nos impidan el inicio de esta saludable rutina.

No hay que olvidar que lo ideal es practicar deporte de forma habitual, como una rutina más de nuestro día a día, y desde la infancia, sin vernos obligados a hacerlo porque queremos recuperar nuestra figura. “Si lo practicamos de forma regular, el organismo se adapta a este nivel de actividad”, según defiende el Dr. Vicente Carratalá, traumatólogo del Hospital Quirónsalud Valencia, por lo que "cualquier momento es bueno para empezar", asegura.

Lo ideal es practicar deporte de forma habitual, como una rutina diaria, sin vernos obligados a hacerlo porque queremos recuperar nuestra figura

Así, el doctor Carratalá defiende que el deporte es beneficioso aunque se empiece a practicar a los 40. “En este momento de la vida es cuando comienzan a disminuir tanto nuestra masa ósea como la muscular, y el deporte semanal o diario enlentece esta reducción”, remarca. En este contexto, sufrir una lesión durante la práctica deportiva es algo fortuito, pero cualquier tipo de práctica deportiva “mal planteada” puede generar lesiones importantes. "Un ejemplo es la carrera. En este deporte, el individuo no lucha contra nadie, pero si no se prepara de manera adecuada o es demasiado exigente, nos puede producir lesiones importantes", alerta el doctor Carratalá.

Además, resalta que en determinados deportes es más frecuente que se lesionen las mujeres, debido en gran parte al mayor nivel de estrógenos, que producen menos musculatura, así como una mayor laxitud articular, una pelvis más ancha, un menor espacio para el ligamento cruzado anterior y una mayor probabilidad de tener déficit de vitamina D y de calcio.

En este contexto, el especialista menciona que las lesiones más frecuentes en el deporte son las torceduras, lesiones de rodilla, inflamaciones musculares, lesiones en el tendón de Aquiles, las lesiones o el dolor en la tibia, las lesiones en el hombro (manguito rotador), las fracturas y las luxaciones.

Claves para evitar y afrontar las lesiones

Con todo ello, el especialista del Hospital Quirónsalud Valencia aporta los siguientes consejos para sortear y encarar posibles lesiones:

1.- Usar un equipo idóneo: sobre todo, utilizar el calzado correcto y, si es posible, desarrollar cada deporte en las superficies adecuadas.

2.- No debemos buscar nuestros límites constantemente, pues es mucho mejor seguir un ritmo progresivo e ir aumentando la actividad a medida que nos vayamos fortaleciendo y ganemos agilidad en el deporte que hayamos elegido.

3.- Es clave que el deportista no se centre solo en su actividad principal, sino que compense las articulaciones y la musculatura con otro tipo de deporte.

4.- Es básico también estar en buena forma física y hacer un buen calentamiento, porque muchas lesiones se producen por errores a la hora de planificar el entrenamiento, o por errores técnicos, por no hacer un buen calentamiento ni un buen estiramiento. También por agotamiento muscular, cuando el deportista no tiene un buen fondo físico.

5.- Si, a pesar de haber tomado todas las precauciones, sufrimos una lesión, lo primero que hay que hacer es lo que los norteamericanos llaman RICE: reposo, hielo, compresión y elevación. Una combinación beneficiosa para todas las lesiones.

6.- Es fundamental que todas estas incidencias sean valoradas por profesionales que puedan hacer un análisis adecuado y definir el tratamiento médico, quirúrgico y fisioterapéutico más conveniente.

7.- Es necesario respetar los tiempos de recuperación. “No es lo mismo la exigencia a un deportista profesional que a un aficionado. Por ejemplo, una lesión de ligamento cruzado anterior tiene una recuperación media de seis meses en un deportista profesional, mientras que en un aficionado es mucho mayor. Lo que sí está claro es que antes de comenzar una actividad deportiva, debemos estar en buenas condiciones porque, de lo contrario, este tipo de lesiones, ya sean musculares o ligamentosas, van a reaparecer”, concluye.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Valencia

 

La salud del deporte
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios