Este hombre puede correr tres días seguidos. Este es su secreto
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. La salud del deporte
LA DIETA ALCALINA es UNA DE LAS CLAVES

Este hombre puede correr tres días seguidos. Este es su secreto

Ha realizado las pruebas físicas más duras del mundo sin que le falte el aliento, porque Dean Karnazes tiene algo de lo que carecen la mayoría de deportistas profesionales. Te contamos el qué

placeholder Foto: El único que límite que debe vencer está en su propia mente. (Dean Karnazes)
El único que límite que debe vencer está en su propia mente. (Dean Karnazes)

Cuentan que fue el soldado griego Filípides, que corrió 37 kilómetros hasta Atenas para anunciar la victoria de los helenos sobre el ejército persa, quien inspiró la creación de los maratones ('Maratón' fue la ciudad desde la que partió). Si bien este mítico atleta murió de fatiga tras haber alcanzado su destino, algo que tal vez no le hubiera ocurrido a este otro hombre, que, como el mítico Hércules, parece tener las habilidades de un semidiós. Porque Dean Karnazes es capaz de correr sin cansarse casi eternamente. Si no, vean algunas de sus proezas.

Cuentan que ha corrido maratones en el Polo Sur a temperaturas inferiores a los 25 grados bajo cero y ha participado en carreras como el famoso Marathon des Sables, donde los competidores deben recorrer los 230 kilómetros del desierto de Marruecos en 7 días, y lo hizo sin apenas resollar y sin un triste calambre. E incluso ha llegado a marchar durante tres días seguidos con sus noches, aunque en esta ocasión, admite, sintió algo de sueño. “La última noche sin pegar ojo ya estaba un poco psicótico, e incluso había momentos en que me quedaba dormido en movimiento”, confiesa el corredor californiano. Pero, ¿a qué se debe esta extraña facultad?

Supo de sus increíbles poderes cuando se entrenaba para correr 50 maratones en 50 días, y llamó la atención de los científicos

El desconocido umbral de lactato

No hay que confundirlo con la capacidad aeróbica de los deportistas, que tiene en cuenta su sistema cardiovascular y cuyo umbral de esfuerzo, o intensidad física máxima a afrontar, se incrementa con la práctica de actividad física. Sino que el umbral de lactato es hereditario, aunque pueda entrenarse en alguna medida.

Durante una carrera nuestro cuerpo obtiene energía de la glucosa en sangre, produciendo, a su vez, ácido láctico, del que también se puede conseguir energía. No obstante, al superar el umbral de lactato, el aumento de acidez subsiguiente provoca que nos sintamos cansados. La especial fisiología de Dean Karnazes le permite extraer ácido láctico de la sangre y transformarlo nuevamente en energía a toda velocidad. Y esto es lo que lo diferencia de un deportista común, e incluso de élite.

Como él mismo admite, aunque desde niño despuntaba como un corredor sin parangón –podía dar 150 vueltas sin cansarse mientras que sus compañeros hacían 15–, nunca reparó en su singular biología hasta que decidió prepararse para recorrer Estados Unidos participando en 50 maratones, ¡y en 50 días!

Además del entrenamiento, Dean lleva una dieta alcalina y baja en grasas y azúcar, y evita exponerse a atmósferas tóxicas

“Me enviaron a un centro de pruebas en Colorado donde midieron mi nivel ácido láctico y tras una hora de pruebas volvieron para decirme que no habían visto algo así en su vida”, explica. ¿Eso quiero decir que nunca podremos convertirnos en superhumanos? “¡Lo mejor que podéis hacer es elegir bien a vuestros padres!”, bromea refiríendose a su resistente genética. Sin embargo, lo que poca gente sabe es que ampliar el umbral de lactato es posible. Les contamos cómo este Hermes contemporáneo mejora su rendimiento.

De aquí a las Olimpiadas

Si bien podemos mejorar relativamente nuestro umbral láctico realizando deporte, Karnazes consume pocas grasas y azúcares y mantiene una dieta alcalina. Recordemos que alimentos como las carnes rojas, la comida procesada y los lácteos aumentan exponencialmente los niveles de ácidez de nuestro organismo, desequilibrando nuestro Ph y predisponiéndonos a padecer enfermedades como la artrosis e incluso el cáncer.

Para mantener estable nuestro nivel de alcalinidad –entre cero (muy ácido) y 14 (muy alcalino)–, deberíamos consumir verduras, sobre todo de hoja verde, granos, arroz integral y legumbres. “Nuestras células necesitan oxígeno e hidratación, y esta dieta consiste en introducir en el cuerpo alimentos limpios”, explica la entrenadora Aliwalú Durian.

Dean también evita exponerse a ambientes muy contaminados. Porque vivir en un país u otro puede condicionar el rendimiento físico de una persona: “Si dos gemelos crecen uno en África y otro en el norte de Europa su capacidad potencial para realizar deporte será muy diferente, debido a cómo reaccionan los genes a factores como el medioambiente o la comida”, explica el investigador de la Universidad de Saboya Laurent Messonnier.

Y la prueba es que su hermano, jugador de voleibol profesional, que también debería haber heredado la facultad, jamás ha practicado 'running'. ¿Eso quiere decir que solo uno de los Karnazes es un superhombre? Quién sabe…

El caso es que aunque no dispongan de la habilidad ignata de este californiano para correr maratones, recuerden que más vale maña que fuerza, o más concretamente, entrenamiento y buenos alimentos.

Running Dean Karnazes Entrenamiento Alimentación
El redactor recomienda