¿Cómo se calcula la nota de los exámenes de selectividad (EBAU) 2021?
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Educación
¿se necesita aprobar?

¿Cómo se calcula la nota de los exámenes de selectividad (EBAU) 2021?

Nota de corte, nota de admisió y nota de los exámenes: ¿en qué se diferencian y cómo se calculan? ¿es necesario aprobar para acceder a la carrera?

placeholder Foto: Evaluación para el acceso a la universidad en la Comunidad de Madrid (EVAU). Foto: Efe
Evaluación para el acceso a la universidad en la Comunidad de Madrid (EVAU). Foto: Efe

Ansiedad, nervios, inseguridad... son algunas de las emociones más frecuentes en la temporada de exámenes de la EBAU, antes conocida como selectividad. Estos son los síntomas propios antes de pasar por las pruebas de acceso a la universidad, pero también son compatibles con los días posteriores a la realización de los exámenes. Tras meses —o años— de preparación para lo que es considerada como una de las experiencias más decisivas de la vida académica, que solo dura unos angustiosos días, llega el momento de preguntarse si todo el esfuerzo ha merecido la pena.

Como ya se sabe, aprobar selectividad no es lo único importante; ya que la nota de las pruebas va en concordancia con la nota de corte del grado o doble grado que le interese a cada estudiante, aunque esta, sin embargo, no es fiable al cien por cien. Es decir, que la puntuación no es siempre la misma, ya que depende de las calificaciones que obtengan los aspirantes y del número de plazas que se ofertan. Por ejemplo, la carrera de Medicina, la más demandad en el pasado año de la pandemia y la que siempre reclama una nota más alta, se situaba en una media de 13,4 puntos en las calificaciones que pedían las distintas universidades.

Foto: Examen de la EBAU en La Rioja. (EFE)

Este año, como el anterior en plena pandemia, se suavizarán las condiciones para aprobar la EBAU, pero no para alcanzar la carrera soñada. Además, el curso escolar 2020-2021 estuvo marcado por la diferencia de criterios y normativas en la educación y en la asistencia a las aulas: presencial, semipresencial o 'online'. Sin embargo, la selectividad de este año, como ya adelantó el ministro de Universidades, Manuel Castells, ha sido presencial en su totalidad. Lo que sí ha cambiado ligeramente han sido los modelos de exámenes, ya que, en lugar de que el alumno tuviese que elegir entre el modelo A o B, pudieron seleccionar las cuestiones que prefirieran resolver de ambas opciones.

¿Cómo se calcula?

Lo que no ha cambiado con respecto a años anteriores es la importancia de la puntuación final en los exámenes. De las pruebas de la EBAU, los alumnos obtendrán una calificación media de todos los exámenes —la fase obligatoria y la fase voluntaria—; pero para alcanzar la nota de corte con la que poder acceder a una carrera universitaria también se calcula la nota media obtenida en los dos cursos de Bachillerato anteriores a la realización de selectividad. Algunas universidades de diferentes regiones del país ya han publicado en su web un simulador para hacer una previsión de la nota.

Pero el cálculo no acaba ahí. En primer lugar, para que la nota de la EBAU cuente, es necesario sacar un mínimo de 4 en la media aritmética de todos los exámenes de la fase obligatoria (o general), es decir, que no importa cuántas asignaturas se aprueben o se suspendan mientras tengan esa calificación. Este bloque suele estar comprendido por las materias troncales: Lengua y Literatura, Matemáticas o Arte, Historia e Idiomas.

Además de la fase general, los alumnos que así lo deseen pueden examinarse del resto de asignaturas de la fase optativa (o voluntaria), siempre que no sean más de cuatro, para poder subir nota. Después se calcula la Calificación de Acceso a la Universidad (CAU) haciendo la media entre la nota de selectividad, que supone un 60%, y la de los dos cursos de Bachillerato que representa un 40%. La fórmula, por tanto, sería la siguiente: CAU = (Nota media de los exámenes de la Fase Obligatoria de la Selectividad x 0,4) + (Nota media de los dos cursos de Bachillerato x 0,6)

Por último, hay que calcular la nota de admisión, que es con la que los estudiantes aspiran a conseguir el grado deseado. Para obtenerla, solo hay que sumar la CAU y la nota media de selectividad que se ha logrado en la fase optativa. Eso sí, solo se tienen en cuenta las dos notas más altas obtenidas en este bloque si superan el 5. Sin embargo, aquí la fórmula se vuelve más complicada, puesto que el porcentaje de representación de cada una de las notas dependerá de la prioridad que le dé la universidad elegida a cada asignatura (0; 0,1 o 0,2).

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Selectividad
El redactor recomienda