Jesús Muñoz de Priego: "La Lomloe propone un intervencionismo que ya fracasó en el pasado"
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Educación
entrevista

Jesús Muñoz de Priego: "La Lomloe propone un intervencionismo que ya fracasó en el pasado"

El abogado, coordinador de 'EnLibertad' y portavoz de 'Más Plurales', responde a nuestras preguntas acerca de la reforma educativa a manos de PSOE y Unidas Podemos

Foto:  Jesús Muñoz de Priego: "La Lomloe propone un intervencionismo que ya fracasó en el pasado"
Jesús Muñoz de Priego: "La Lomloe propone un intervencionismo que ya fracasó en el pasado"

La ley Celaá, como se conoce a la reforma educativa del gobierno del PSOE y Unidas Podemos, ha llegado cargada de polémica. La LOMLOE no ha gustado a la oposición, ni tampoco a los defensores de la escuela concertada, que consideran que esta nueva ley la ataca directamente y que es inconstitucional. El pasado jueves se votaron las enmiendas al proyecto de ley y este viernes se celebrará la comisión de Educación, momento en el que los grupos deberán dar luz verde al informe final de la ponencia.

Por su parte, la plataforma Más Plurales ha surgido como campaña puntual en contra de este proyecto de ley y a favor de la libertad de enseñanza. En El Confidencial hemos hablado con Jesús Muñoz de Priego, abogado y coordinador de la asesoría jurídica de la Congregación Salesiana en su Inspectoría “María Auxiliadora”, zona Sur, y abogado y asesor jurídico de otras Congregaciones religiosas, fundaciones, entidades sociales, titulares de centros concertados por medio de su despacho profesional “Muñoz de Priego y Pérez, abogados”. También es coordinador de “enLibertad” y portavoz de la ya mencionada Más Plurales.

PREGUNTA. Es usted portavoz de las plataformas Más Plurales y EnLibertad, ¿qué promueven exactamente?

RESPUESTA. Ambas tienen en común la reflexión y la defensa de la libertad de enseñanza. Una libertad que lleva en realidad muchos años cuestionada y restringida. De la iniciativa enLibertad, soy coordinador y portavoz, y tiene tres fines: funcionar a modo de observatorio para el análisis del estado real de la libertad de enseñanza en el ámbito nacional y en las comunidades autónomas; generar un debate social sosegado, extendido en el tiempo, y fundamentado y no basado en prejuicios ni clichés; y crear doctrina y publicaciones sobre la materia. Por su parte, “Más plurales, más libres, más iguales”, de la que soy portavoz, es una campaña puntual que surge como reacción al proyecto de LOMLOE y su tramitación parlamentaria. En la misma están las entidades más representativas del sector de la concertada, pero no solo, porque la libertad de enseñanza nos afecta a todos, afecta al conjunto de la ciudadanía. Hay quien dice que en esto solo se “mojarán” los que tienen a sus hijos en la concertada y les puede perjudicar directamente y de forma inmediata. Pero yo no lo creo así. Verá, cuando atacan a un caricaturista, la mayor parte de la gente no se dedica ni se dedicará a hacer caricaturas, pero reaccionará para defender la libertad de expresión, cuando se cuestiona a un periodista por su trabajo, la mayoría no son ni serán periodistas, pero saltará para defender la libertad de prensa. La gente es más sensible de lo que nos quieren hacer creer a la defensa de sus libertades. Y es que nos jugamos el modelo de democracia. Pues aquí igual, hay muchos padres que llevan a sus hijos a la escuela pública, pero porque han optado por ella, la han elegido, pero no quieren que nadie se la imponga o no le quede más remedio que escogerla porque no haya más alternativa. Estos padres también están llamados a defender la libertad de enseñanza. Esto no solo afecta a quienes tienen sus hijos en un centro concertado. Afecta a la sociedad y a su marco de libertades, que será más pequeño y limitado si no lo impedimos. En esta ley se viene a concretar lo que venimos denunciando hace años, que hay grupos políticos que apuestan por el intervencionismo feroz, reduciendo libertades fundamentales que son la base de la democracia occidental.

"Esta no es una ley partidista más. Va mucho más allá. Es mucho más peligrosa"

P. ¿De qué sirve de todas formas una ley educativa que va a ser 'tumbada' cuando llegue otro gobierno al poder?

R. Esta no es una ley partidista más. Va mucho más allá. Es mucho más peligrosa. Pretende cambiar el paradigma, las reglas del juego. Si la ley se promulga y se aplica, la libertad de enseñanza se verá seriamente comprometida y, aunque se derogue, (¡que ojalá!), parte del daño puede ser irreparable. Además, el Gobierno está corriendo para sacar la ley cuanto antes. No les ha importando hacerlo en plena pandemia, ni poner en evidencia que no quieren dialogar con la sociedad ni la comunidad educativa, impidiendo que participen en la tramitación parlamentaria, por primera vez en la democracia actual, en una ley educativa. Pretenden implantarla y hacerlo ya, para que se aplique en su totalidad y después sea más difícil derogarla. No obstante, espero que, si se promulga, haya grupos políticos que manifiesten expresamente su compromiso de que la derogarán nada más accedan al gobierno, como hizo el propio PSOE con la LOMCE.

P. ¿Qué medidas concretas adoptaría para mejorar la situación de la educación en España?

R. Esta es una cuestión complicada, y solo puedo contestarle a título personal. Haría una propuesta en las antípodas de la LOMLOE, con mucha más autonomía de los centros, en todos los órdenes (organizativo, pedagógico, curricular). Y esto en todos los centros, con independencia de su titularidad. También los públicos. Hay que potenciar la creatividad de los centros y sus docentes, para dar respuesta educativa a sus alumnos reales y a los problemas educativos que presenten. Siempre he pensado que los verdaderos expertos en educación están en los centros educativos y no en los Ministerios, por lo que no entiendo la soberbia y la petulancia de hacer leyes sin contar con los profesionales y ahogarlos en un modelo único intervencionista.

"Los centros deberían tener mayor autonomía en todos los órdenes (organizativo, pedagógico, curricular). También los públicos"

Eso permitiría que, dentro de un control de contenidos mínimos y de respeto al marco democrático de convivencia del que nos hemos dotado en nuestra Constitución, las propuestas y los proyectos educativos fueran mucho más diversos. Y con ello posibilitaría mucha mayor libertad de enseñanza, y la posibilidad de que las familias pudieran elegir el centro que consideren mejor y respondan más adecuadamente a su tipo o modelo de educación.

En esta elección daría prioridad a quienes tienes desventajas sociales, económicas o educativas para que puedan elegir preferentemente el centro más adecuado, en lugar de atarlos a la zona, con la zonificación excluyente que propone esta LOMLOE, o dar la opción de distribuirlos unilateralmente por la Administración, sin valorar sus intereses y limitando sus libertades de forma absoluta, como también pretende posibilitar ésta. Frente a ello la LOMLOE propone más intervencionismo, y volver al texto original de la LOE, catorce años después, que fracasó estrepitosamente y nos llevó a los más bajos niveles en los indicadores internacionales.

P. ¿Piensa que la ley Celáa es, hablando claro, totalitaria?

R. Pienso que la ley Celaá apuesta por el intervencionismo y nos introduce en un camino, de difícil retorno, hacia el monopolio educativo de la Administración, la escuela pública única, como modelo excluyente. Y con ello el riesgo de adoctrinamiento crece exponencialmente. A más intervencionismo, menos libertad y, con ello, menos democracia. Esta regla no falla nunca.

"Los verdaderos expertos en educación están en los centros educativos y no en los Ministerios. No entiendo la soberbia de hacer leyes sin contar con los profesionales"

P. En relación con esto, el pasado día 5 de noviembre PSOE, Unidas Podemos y ERC pactaron prohibir que las escuelas concertadas "segreguen por sexo", ¿qué opina al respecto?

R. Solo puedo opinar que es un límite manifiesto más a la libertad de elección de las familias. Uno de los muchos que pretende perpetrar esta ley. El término, el lenguaje que se usa, es importante. No es aséptico. Ellos hablan de educación segregada o segregadora, pero lo cierto es que el Tribunal Constitucional ha reconocido que la enseñanza diferenciada no es discriminatoria, ni segregadora. En realidad, se trata de una opción pedagógica, y no se obliga a nadie. Se pretende que aquellos que quieran coeducación puedan elegirla y los que quieran diferenciada también. Con esta LOMLOE lo único que se impide es que quien no tenga recursos económicos para pagar un centro privado no pueda elegir esa opción, que se aplica, con buenos resultados, en muchos países occidentales, sin hacerse más problemas.

P. ¿Qué aporta o diferencia realmente una escuela concertada en el marco educativo?

R. Es el instrumento fundamental para permitir la libertad de enseñanza. La libertad de enseñanza supone, básicamente la posibilidad de elegir entre tipos o modelos de educación distintos. Si solo existiese la escuela pública, sería imposible elegir, porque no se puede elegir entre lo mismo. Por tanto, el centro concertado aporta un ideario, un proyecto educativo singular, diferente, para que el padre pueda elegirlo. Es la base de la libertad de enseñanza. Y responde a la idea de que a una sociedad plural le corresponde un sistema educativo plural.

"La asignatura de religión es imprescindible para entender nuestra historia, nuestra cultura, nuestra tradición, nuestra forma de ser"

P. ¿Piensa que la religión es una asignatura fundamental? ¿Qué le diría a aquellos que abogan por una ideología laicista como única en las escuelas?

R. Sin ningún lugar a dudas. Creo que es imprescindible para entender nuestra historia, nuestra cultura, nuestra tradición, nuestra forma de ser… pero, por otro lado, también creo que es importante porque el fin de la educación es el pleno desarrollo de la personalidad del individuo, según dice el 27.2 de la Constitución española, y en eso está incluido, indiscutiblemente, el elemento de la trascendencia. Al menos para aquel que la quiera. No creo en una escuela única laicista, y no estoy de acuerdo con que eso responda a un estado aconfesional, como el nuestro, que recoge la libertad religiosa como libertad en sí y con particularidades y prevé el principio de cooperación, porque eso no supone, como algunos dicen, una falta de opción sobre el hecho religioso, o la neutralidad, sino que supone imponer una opción, que es la de excluir, expulsar, el hecho religioso y la trascendencia de las aulas. Eso solo les corresponde a los padres al elegir el tipo o modelo de educación y la formación religiosa y moral de los hijos de acuerdo con sus convicciones.

P. ¿Qué opina de aquellas personas que, siendo ateas, paradójicamente eligen una educación concertada y religiosa para sus hijos?

R. Pues que están en su pleno derecho. La razón de que el centro exista y se financie con fondos públicos es su ideario, pero la causa por la que un padre lo elija puede ser de lo más diverso, y es legítimo que así sea. Lo que no entenderé nunca es que un padre elija un centro con ideario y luego no quiera que su hijo o hija reciba nada de ese ideario, lo que además resulta imposible, pues el ideario debe palparse en todo. Conozco en muchos centros concertados católicos a musulmanes que hacen que sus hijos vayan a las clases de religión e incluso les autorizan a participar respetuosamente en alguna celebración confesional, porque entienden que aunque no confiesen esa religión, sus valores son universales y no pueden hacerles ningún mal.

Educación
El redactor recomienda