¿Qué pasa con las universidades? Así están preparando la vuelta en plena pandemia
  1. Alma, Corazón, Vida
  2. Educación
distintos escenarios

¿Qué pasa con las universidades? Así están preparando la vuelta en plena pandemia

Mientras el país se prepara para la temida vuelta al cole, las universidades españolas plantean distintos escenarios para enfrentarse a un año excepcional

Foto: ¿Qué pasa con las universidades? Así están preparando la vuelta en plena pandemia
¿Qué pasa con las universidades? Así están preparando la vuelta en plena pandemia

Todo el país tiene en la actualidad el ojo puesto en la vuelta al colegio. Las comunidades autónomas parecen estar haciendo malabarismos para poder reabrir sus centros educativos sin que eso se traduzca en mayores contagios, pese a que los precedentes de otros países no parecen augurar nada bueno. La confianza en las medidas de seguridad (distancia social, mascarillas...) es a lo que se aferran todos aquellos que defienden la importancia de normalizar la situación y continuar con la rutina, pese a lo grave de la situación.

Pero hay otro gran gigante cuya sombra es alargada: la universidad española. Los estudiantes de todas partes de España han vivido, como los más pequeños, una situación sin precedentes desde marzo, y esta no parece que vaya a remitir en el curso actual. Las facultades del país van a contrarreloj y se encuentran en la actualidad estudiando los diferentes escenarios que podrán llegar antes de octubre, cuando comiencen las clases. Las recomendaciones son claras, mascarilla obligatoria, ventanas abiertas siempre que sea posible y modelos semipresenciales. Lo que más preocupa ahora mismo es la incertidumbre.

"La vida del campus hay que vivirla"

"Las medidas que adoptamos en junio se basaron en los preceptos de las autoridades sanitarias", explica Joaquín Goyache, rector de la Universidad Complutense de Madrid, a El Confidencial. "Eran dos, distancia social obligatoria de 1,5 metros y, en caso de no ser esta posible, uso obligatorio de mascarilla. En la última reunión de las comunidades autónomas ya se ha estipulado que es obligatoria la mascarilla según orden de la Consejería de Sanidad. En la Complutense hemos aprobado unas medidas generales para el inicio y final de curso que luego serán mejoradas en cada facultad".

El rector explica que es absurdo hacer un plan general debido a que Ciudad Universitaria y la parte de Moncloa son como "una pequeña ciudad" donde cada facultad es un mundo. "Los edificios son muy distintos, no puede establecerse una única norma. Hay que adaptarse también a cada titulación. Hemos planteado tres escenarios posibles, y actualmente trabajamos en el segundo que será semipresencial. Una parte de los alumnos pasará por las aulas, en grupos pequeños, mientras que otros seguirán las clases a la vez en aula virtual en su casa, la cafetería o la biblioteca, e irán rotando".

En la Complutense el plan será semipresencial. Una parte de los alumnos irá a clase y otros la seguirán en el aula virtual, e irán rotando

"Pensamos que la vida del campus hay que vivirla, no puede ser por ordenador. Durante la emergencia sanitaria las clases fueron absolutamente 'online' y comprobamos que el profesorado no estaba preparado para una docencia en remoto, pero se trataba de una situación de emergencia, por ello estamos desarrollando cursos que van a pasar a ser formación, para estar preparados para futuras pandemias. Lo que más nos preocupa actualmente es la incertidumbre y que en la Complutense hay muchísima gente, tanto alumnos como profesores, por lo que cada persona apuesta por un plan de actuación diferente", concluye.

Distintos escenarios

En la Universidad Autónoma de Madrid, Huberto Marraud, vicerrector para Proyectos Estratégicos, explica que se ha desarrollado un plan de actuación para este próximo curso, sin embargo, como indica: "El plan para el segundo semestre lo elaboraremos en octubre, a la vista de la evolución de la pandemia y de la experiencia adquirida en los primeros meses del curso. Es un plan muy flexible, pensado para permitir adaptarnos con rapidez a cualquier escenario que se plantee".

"Hemos elaborado un plan escalonado. En cada turno solo acudirán el 40% de los estudiantes que convocaríamos en un curso normal"

Las clases se recibirán de manera presencial en el aula, pero para garantizar la seguridad del alumnado, se harán en grupos reducidos. "Será obligatorio el uso de mascarilla higiénica tanto en los espacios al aire libre como en los espacios cerrados y se han adoptado medidas para garantizar siempre que sea posible la distancia mínima de 1,5 metros y evitar aglomeraciones tanto en transportes como en espacios comunes. Para ello, hemos elaborado un plan escalonado, de tal forma que en cada turno solo acudirán al campus el 40% de los estudiantes que convocaríamos en un curso normal. El plan está adaptado a las necesidades de cada centro y cada titulación, de tal forma que, en algunos centros y titulaciones, las clases de cada grupo se concentran en unos pocos días a la semana, y en semanas alternas". Por regla general se han establecido dos turnos de mañana y tarde separados al menos por una hora. Las aulas se limpiarán a fondo por personal de limpieza de la universidad de manera exhaustiva al final de cada turno. Para asegurar la efectividad de esta medida, se ha procurado que los grupos de docencia no cambien de aula a lo largo de la jornada.

Foto: Terminar la universidad en pandemia: 5 requisitos que pide el nuevo mercado laboral

El plan realizado también incluye un apartado específico centrado en la ventilación, en función de cómo sean los edificios: "Por poner un ejemplo, en los edificios que cuentan con sistema de ventilación mecánica, se ha establecido que al final de cada jornada de trabajo se ventilará el edificio al menos una hora para garantizar la dilución de los posibles agentes contaminantes. En los edificios que no cuenten con este sistema se abrirán las ventanas", indica.

"En el plan establecido para el curso 2020-2021 ya contemplamos la posibilidad de que se produzcan, en diferentes momentos, tres situaciones distintas que debemos contemplar al planificar las actividades formativas: Situación 1: normalidad precovid-19, que permite la docencia presencial en el aula sin restricciones. Situación 2: restricciones de movilidad y reunión, que permiten la docencia presencial en el aula en reduciendo el tamaño de los grupos. Situación 3: suspensión de cualquier actividad presencial en el aula. En el caso de que en algún momento lleguemos a esa situación tres, el plan flexible que hemos diseñado nos permitirá adaptar en muy poco tiempo las actividades formativas para que la docencia continúe en remoto. En este sentido, contamos con la experiencia que hemos adquirido desde el mes de marzo, con todos los medios docentes y técnicos que hemos reforzado y desarrollado desde entonces", concluye el vicerrector.

"Pensemos que es una situación provisional"

En la Pompeu Fabra de Barcelona, Cristina Gelpí, vicerrectora para proyectos de docencia, explica que las clases comenzarán a partir del 28 de septiembre. "Desde un principio hemos tenido claro que este curso 2020/21 será excepcional, pero se trata de una situación provisional y eso también lo tenemos en mente en todo momento", cuenta. Trabajando en red y de manera interdisciplinar han elaborado una serie de medidas de seguridad en la que incluyen distancia, formación, divulgación, equipos de protección, limpieza y desinfección, señalización de los espacios y seguimiento de casos.

Universidad Pompeu Fabra (España).
Universidad Pompeu Fabra (España).

"Es importante que todo el mundo trabaje coordinado. La Pompeu Fabra cuenta con espacios relativamente pequeños para grupos de unas 80 personas, por lo que hemos establecido un plan de contingencia basado en un modelo híbrido semipresencial. Habrá clases en línea y grupos pequeños en espacios grandes, dependiendo también del tipo de asignaturas (algunos necesitan laboratorios, platós, etcétera)" indica. "La interacción entre el profesor y el alumno es fundamental, especialmente cuando los alumnos son de primer curso, extranjeros o con necesidades especiales, por eso buscamos la máxima presencialidad posible, siempre y cuando sea posible".

"No paramos de recordar continuamente como un mantra lo que nosotros llamamos 'las cuatro emes': Mascarilla, lavado de Manos, Metro y Medio"

La universidad lleva años con un proceso de transformación digital y los profesores contaban con un aula virtual donde colgaban los materiales de aprendizaje, pero es consciente de que la interacción es diferente en directo que tras una pantalla, "grabaremos las clases, entregaremos ordenadores de préstamo portátiles... y extremaremos los avisos", indica que es difícil convencer a los alumnos de que no se abracen cuando se vuelven a encontrar, pero no queda otro remedio, pues hay que recordar que en caso de que en una clase se produzcan más de tres positivos se considera un brote. "No paramos de recordar continuamente como un mantra lo que nosotros llamamos 'las cuatro emes': Mascarilla, lavado de Manos, Metro y Medio".

Seguimiento absoluto de los casos

Según explica Purificación Galindo, responsable de Sistemas de Vigilancia Epidemiológica en la Universidad de Salamanca, se ha optado por una docencia completamente presencial y para ello han puesto en marcha dos proyectos para conseguir que los estudiantes puedan acudir a clase de manera segura: el proyecto DIANCUSAL se basa en un estudio de seroprevalencia en la comunidad universitaria, y el Sistema de vigilancia Epidemiológica, que tendrá como objetivo identificar y seguir los casos de infección por coronavirus que puedan presentarse dentro de la comunidad universitaria, así como difundir la información y recomendaciones preventivas.

"Ante la aparición de un caso, colaboraremos con el sistema sanitario en la búsqueda de universitarios que hayan estado en contacto directo"

"La USAL ha adaptado todos sus centros para eliminar los riesgos asociados con el entorno de trabajo, actividad docente e investigación", explica. "Se potenciará la educación sanitaria de los miembros de la comunidad universitaria para que se cumplan las medidas efectivas de prevención, es decir, garantizar la distancia social, usar la mascarilla en todo momento y ordenar el cumplimiento de las medidas de higiene respiratorias y de manos".

Ante la aparición de un caso diagnosticado de covid-19, la Universidad colaborará con el sistema sanitario en la búsqueda de universitarios (alumnos, profesores, etc.) que hayan podido estar en contacto estrecho con el caso durante la actividad académica, y se les indicará cuarentena. El resto de los estudiantes continuará con la actividad docente habitual, y si aparecieran nuevos casos entre los contactos estrechos se irá ampliando la búsqueda y la recomendación de cuarentena. "En caso de que apareciera un número elevado de casos, la decisión de cerrar uno o más centros se realizará conjuntamente entre los responsables de la universidad y las autoridades responsables de la política sanitaria y de la política universitaria", concluye.

Pandemia Universidades Educación
El redactor recomienda