Frente al transhumanismo, retorno de las humanidades

Internet comenzó interesando solo a los especialistas y se convirtió en algo esencial para nuestras vidas. Ahora estamos ante un caso parecido con el concepto 'transhumanismo'

Foto: La integración de hombre-máquina será realidad antes de lo que pensábamos. (iStock)
La integración de hombre-máquina será realidad antes de lo que pensábamos. (iStock)

Durante años investigué sobre la posibilidad de prever el futuro analizando la información que aparecía en las grandes revistas semanales del mundo. Mi hipótesis era que las noticias tenían dos recorridos distintos. Unas comenzaban en portada e iban diluyéndose con el tiempo. Eran 'trending topics' irrelevantes. Otras aparecían en páginas secundarias e iban alcanzando protagonismo. Me sentí muy satisfecho cuando detecté la escalada de las noticias sobre Arpanet (Advanced Research Projects Network), una red de computadoras creada por encargo del Departamento de Defensa de EEUU como medio de comunicación entre diferentes instituciones académicas y estatales. Aquella noticia tan poco apasionante creció y creció hasta convertirse en internet.

Lo que comenzó interesando solo a los especialistas, se ha convertido en algo esencial para nuestras vidas. Ahora sospecho que estamos ante un caso parecido con el concepto transhumanismo. De ser una extravagancia, se está convirtiendo en un tema de primera página. Cada vez recibo más libros sobre este tema. La revista 'L’Express' lleva en portada una entrevista con Luc Ferry, a propósito de su recién aparecido libro 'La revolution transhumaniste'. Ferry ha sido presidente del Consejo de Programas del Ministerio de Educación francés, y ministro de Educación. Es un peso pesado de la intelectualidad francesa.

Mucha gente ve cercana la 'singularidad', el cambio producido por la invasión masiva de la inteligencia artificial en nuestras existencias

El núcleo del transhumanismo es la “ampliación de la naturaleza humana”, en su aspecto biológico y en su aspecto intelectual. Resumiendo: aspira a la eternidad y a la superinteligencia. Su fuente es el complejo NBIC (Nanotecnología, Biología, Informática, Ciencias cognitivas). Los avances de la inteligencia artificial permiten hablar verosímilmente de 'uploading', de descargar el cerebro en una máquina. El discurso se radicaliza y comienza a hablarse de 'posthumanismo', considerándose que la humanidad es solo una etapa de la evolución. Las posibilidades comienzan a tomarse más en serio desde que las GAFA (Google, Apple, Facebook y Amazon) se interesan por el asunto. Todas son empresas americanas. Peter Thiel, creador de PayPal, critica a los europeos por su escepticismo inmovilista en este tema. Mucha gente ve tan cercana la 'singularidad', el cambio producido por la invasión masiva de la inteligencia artificial en nuestras existencias, que grandes compañías han lanzado la iniciativa OpenAI para intentar que estos cambios, que consideran inevitables, se den dentro de un entorno democrático. Cuentan con un presupuesto inicial de 1.000 millones de dólares, lo que no es mal modo de empezar.

El profesor Nick Bostrom. (nickbostrom.com)
El profesor Nick Bostrom. (nickbostrom.com)

Acaba de aparecer en España el libro 'Superinteligencia', escrito por Nick Bostrom, fundador de la World Transhumanist Association. que plantea un interesante problema. Da por hecho que la inteligencia artificial, como capacidad de manejar datos, adelantará a la humilde inteligencia humana. Lo importante es saber si esa superinteligencia deberá encargarse de tomar decisiones por nosotros. Los ordenadores ya lo hacen en muchos casos. Ramón López de Mántaras, uno de los pioneros de la inteligencia artificial en España, cree que debería prohibirse que robots inteligentes operen autónomamente en bolsa, por ejemplo en las HFT (Negociaciones de Alta frecuencia). Bostrom ve los peligros, pero cree que la superinteligencia puede ser más fiable que los humanos en la toma de decisiones, porque a su gigantesca capacidad de manejar racionalmente datos puede incorporar programas éticos. Cree que la Inteligencia Artificial es el único procedimiento que permite expresar la “voluntad coherente extrapolada” de la humanidad. Sin embargo, como mecanismo de precaución, piensa que la investigación sobre la superinteligencia debería ralentizarse hasta que tuviéramos ideales éticos lo suficientemente compartidos que pudieran ser asimilados por ella.

Una apuesta por las Humanidades

Vivimos una “explosión de posibilidades” y lo que debe preocuparnos -como he explicado en mi libro 'Objetivo: generar talento'- es producir el talento necesario para tomar buenas decisiones. Esta es la finalidad de la inteligencia, a la que están orientadas sus demás funciones, y la educación debe hacer posible que la alcance. Creo que eso no se puede conseguir centrando la educación solo en las STEM (Science, Technology, Engineering, Mathematics), como están haciendo la mayoría de los sistemas educativos del mundo, y que es necesario aumentar la presencia de las humanidades.

Para comprender nuestra inteligencia, tenemos que conocer la experiencia de la humanidad, su dinamismo, sus logros y sus fracasos

Sin embargo, la defensa que se hace de ellas suele ser superficial y presuntuosa, porque se basa en la idea de que el buen paño en el arca se vende, y que no hay que justificar su importancia educativa. Creo que es un error y que hay que explicar muy bien en qué consisten las humanidades y por qué hay que estudiarlas. En principio, la presencia de las humanidades en el sistema educativo debería centrarse en tres áreas:

1. El lenguaje natural

Es evidente que nuestra cultura se basa en el lenguaje matemático, pero este, por su formalismo, no permite tratar el contenido de la experiencia humana. La comprensión y comunicación de nuestras necesidades, expectativas y deseos solo puede hacerse mediante el pensamiento articulado a través del lenguaje.

2. La historia de las culturas

Para comprender nuestra inteligencia, tenemos que conocer la experiencia de la humanidad, su dinamismo, sus logros y sus fracasos. Los seres humanos se definen por haber creado religiones, arte, lenguaje, emociones, ciencias, matemáticas, técnicas, modos de convivencia política, morales, etc. No conocer ese despliegue creador de la inteligencia no es “ampliar la humanidad”, sino achicarla.

3. Pensamiento crítico

La esencia de la filosofía ha sido la capacidad de reflexionar críticamente -es decir, utilizando los criterios de verdad y de bondad- sobre las creaciones de la inteligencia y el comportamiento de los humanos.

Tengo la esperanza de que pronto comenzaremos a debatir sobre el pacto educativo que necesitamos. Si lo hacemos bien, implicará una reflexión sobre el tipo de sociedad que queremos en el futuro, y el tema de las humanidades deberá estar presente.

Educación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios