Es noticia
Por qué se llama así la posición sexual del misionero: un "misterio antropológico"
  1. Alma, Corazón, Vida
CURIOSIDADES HISTÓRICAS

Por qué se llama así la posición sexual del misionero: un "misterio antropológico"

Repasamos algunos de los estudios que se han hecho sobre el origen de esta posición sexual y la cantidad de connotaciones que ha tenido a lo largo de la historia

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La denominación de la posición sexual del misionero ha sido objeto de debate y misterio en la antropología. Aunque la explicación más conocida sugiere que está relacionada con misioneros cristianos pudorosos, esta teoría parece ser un malentendido vinculado a uno de los sexólogos más famosos del siglo XX, Alfred Kinsey, como explica un reciente artículo de la revista IFL Science.

La posición del misionero, en la que la mujer yace de espaldas y el hombre se coloca encima, ha recibido diversos nombres en distintas culturas. En árabe se conoce como "el modo de las serpientes", mientras que en portugués brasileño se le llama coloquialmente "posição papai e mamãe" (posición de papá y mamá). Sin embargo, la expresión "posición del misionero" se ha difundido en varios idiomas, incluyendo el francés position du missionnaire y el alemán Missionarsstellung.

Estudios antropológicos sugieren que la expresión "posición del misionero" se relaciona con la postura coital preferida por los misioneros cristianos en la era moderna temprana. Según esta versión, los misioneros consideraban la posición más "decente" en comparación con otras posiciones más "animales". Al llegar a tierras distantes durante la era colonial, los misioneros intentaron enseñar a los pueblos indígenas a tener relaciones sexuales de manera más "recta y cristiana".

Malinowski escribió que “los nativos desprecian la posición europea y la consideran poco práctica e inapropiada"

Este relato parece tener su origen en el libro Sexual Behavior in the Human Male de Alfred Kinsey, publicado en 1948, donde intentó demostrar que la posición del misionero no era percibida como la postura predeterminada en la mayoría de las otras culturas. Kinsey se refirió a un estudio aún más antiguo de Bronisław Malinowski, The Sexual Life of Savages in North-Western Melanesia de 1929, que documentaba los hábitos sexuales de los pueblos del Pacífico suroeste.

Algunas críticas

Malinowski escribió que “los nativos desprecian la posición europea y la consideran poco práctica e inapropiada. Los nativos, por supuesto, la conocen porque los hombres blancos frecuentemente cohabitan con mujeres nativas, algunos incluso estando casados con ellas”. Según Malinowski, los nativos se burlaban de los europeos imitando la posición en actuaciones. Kinsey añadió: “Se recordará que Malinowski documenta el uso casi universal de una posición totalmente diferente entre los trobriandeses... y que las caricaturas de la posición angloamericana se realizan alrededor de las hogueras, para gran diversión de los nativos, que se refieren a la posición como la posición del misionero”.

Foto: Revelación de Suite Mom. Fotografía de El Zorro Azul Fotografía

No obstante, este relato parece ser una falso. Un interesante artículo escrito por Robert J. Priest en 2001 explica las numerosas inconsistencias en esta historia convencional. Primero, los trobriandeses se reúnen para jugar y cantar canciones burlescas solo bajo la luna llena y nunca alrededor de una hoguera. Segundo, la gente solo asociaba la posición con "comerciantes blancos, plantadores o funcionarios", sin mención alguna de los misioneros cristianos.

Priest describe esta historia de origen como una "leyenda urbana" y con poco fundamento. La historia se difundió rápidamente y se asentó en la imaginación pública. Desde entonces, ha sido repetida con numerosas variaciones, incluyendo que se originó de misioneros enseñando a personas en África, las Américas y Asia Oriental. La perdurabilidad de esta historia puede atribuirse a la influencia de Kinsey, quien ha tenido un impacto duradero en nuestra comprensión de la sexualidad humana.

La denominación de la posición sexual del misionero ha sido objeto de debate y misterio en la antropología. Aunque la explicación más conocida sugiere que está relacionada con misioneros cristianos pudorosos, esta teoría parece ser un malentendido vinculado a uno de los sexólogos más famosos del siglo XX, Alfred Kinsey, como explica un reciente artículo de la revista IFL Science.

Virales
El redactor recomienda