Es noticia
Esta psicóloga explica qué efectos tendrá la nueva 'app' que limitará el acceso al porno
  1. Alma, Corazón, Vida
"NO SERÁ MUY ÚTIL"

Esta psicóloga explica qué efectos tendrá la nueva 'app' que limitará el acceso al porno

Valoramos con Cristina Vizuete, experta en tratar la adicción a la pornografía, la medida que ha anunciado el Gobierno y si de verdad funcionará para mejorar la salud sexual de los jóvenes

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

"El acceso a contenidos para adultos promedio es a los 11 años, y como nos ha señalado la Fiscalía, en el último lustro se han duplicado el número de agresiones sexuales cometidas por niños". Con estas palabras tan duras y tajantes defendía ayer su posición José Luis Escrivá, ministro de Transformación Digital, al respecto de la iniciativa para limitar el acceso a páginas web de pornografía, pidiendo a los adultos un "pequeño esfuerzo" para verificar su identidad antes de ingresar en estos sitios, lo que ha generado un sinfín de comentarios, memes y bromas en las redes sociales.

Más allá del ruido de la polémica o de la verdadera utilidad de la app, es un hecho que la educación sexoafectiva de los niños y adolescentes ha empeorado muchísimo en los últimos años como consecuencia de esta temprana exposición a la pornografía. "Todo lo que sea poner dificultades al acceso y consumo de los jóvenes, sea intencionado o no, será positivo", valora Cristina Vizuete, psicóloga del equipo Dale Una Vuelta, una asociación en España especializada en tratar la adicción al porno. "Pero sabemos que no terminará siendo muy útil, puesto que si solo afecta a las páginas web de contenido para adultos, el porno les llegará por otras vías como Instagram o TikTok. La pornografía está por todas partes". Además, la experta cree que debería acompañarse de medidas psicoeducativas eficientes, algo de lo que por desgracia muchos jóvenes carecen o no disponen de acceso.

Vizuete tiene razón. La mayoría de relatos de personas que han acabado experimentando problemas afirman que no se trata de una adicción típica como si fuera a una sustancia; debido a su ubicuidad y extrema accesibilidad, el mal está en la propia cabeza del individuo: una simple búsqueda en Google sin ningún tipo de mala intención o una foto que aparece en el feed puede ser suficiente para desencadenar todo ese torrente de sensaciones compulsivas. Esto deja en especial situación de vulnerabilidad a los más jóvenes, quienes acaban asociando que la sexualidad humana tiene que ver con la violencia y la dominación masculinas, por desgracia los atributos clásicos del porno más mainstream.

"El error es asociar la pornografía a la sexualidad humana", admite Vizuete. "Todavía hay muchos sexólogos que defienden que el cine para adultos es una buena herramienta para activar el deseo sexual, cuando hay infinidad de estudios que demuestran que está lleno de prejuicios, por lo que no es nada sano desde un punto de vista formativo". De hecho, la reacción de la mayor parte de los usuarios ante la medida ha sido la de vincular la limitación de la pornografía con la frecuencia y calidad de sus masturbaciones, cuando lo cierto es que el autoplacer y sus técnicas han existido desde mucho tiempo antes de que tuviéramos acceso a Internet.

Foto: Foto: iStock.

Nos hemos convertido, así, en personas obsesionadas con lo visual, en vez de desarrollar otros sentidos más ligados a la experiencia sexual, como vienen a ser el tacto, u otras capacidades más fascinantes en el plano erótico, como la imaginación. "Se produce una intoxicación de dopamina en el cerebro, alimentada por la visualización de las imágenes, y es muy fácil que el cerebro se enganche a las asociaciones que hace, en este caso relacionadas con lo visual", explica la psicóloga. "A ello le sumas que cuanto más se acostumbra el cerebro a ver las imágenes, menos satisfacción genera en el cuerpo. He atendido a muchos pacientes que no son capaces de masturbarse si no se apoyan en la pornografía, y eso a su vez se convierte poco a poco en una disfunción sexual que altera sus relaciones con las personas y consigo mismos, pues no pueden disfrutar".

El efecto en los niños

En cuanto a los niños y adolescentes, el consumo exacerbado de pornografía puede "apagarles socialmente", como advierte Vizuete. "La sexualidad humana no solo está para reproducirnos y tener hijos, también regula nuestro estado de ánimo y es determinante en nuestra percepción corporal y, por tanto, de nuestra autoestima. De ahí que cuando tenemos relaciones sanas y placenteras nos sintamos más activos y atractivos, pero los chavales de hoy en día, como resuelven esa necesidad mediante la pornografía, acaban volviéndose menos sociables, se encierran en la habitación y no quieren socializar ni salir a la calle".

"El joven necesita vivir una sexualidad centrada en las sensaciones de su cuerpo y en las de la otra persona, no tanto en una violencia visual"

No sería tan perjudicial el problema si los contenidos más populares no fueran tan agresivos y explícitos, "si el porno educara también en el respeto hacia la otra persona", añade Vizuete. De nada ha servido que se pusieran tan de moda plataformas de porno ético o feminista en los últimos años, cuyos contenidos siempre están cerrados previo pago; como cualquier otro contenido viral, el porno también basa su existencia en un fenómeno de bola de nieve, amplificando que los vídeos más violentos sean varios de los más vistos.

La psicóloga establece una comparación con la generación anterior y la actual para recalcar que los efectos negativos del consumo continuado o abusivo de pornografía pueden llegar a ser terribles. "Es mucho más fácil tratar las adicciones en adultos que no se han criado con el tipo de pornografía actual, ya que los jóvenes tienen acceso a través de su teléfono móvil, que también es un objeto por el que tienen una fuerte dependencia", asegura la experta. "El joven necesita vivir una sexualidad centrada en las sensaciones de su cuerpo, en su deseo y en el de la otra persona, no tanto en una violencia visual".

"El acceso a contenidos para adultos promedio es a los 11 años, y como nos ha señalado la Fiscalía, en el último lustro se han duplicado el número de agresiones sexuales cometidas por niños". Con estas palabras tan duras y tajantes defendía ayer su posición José Luis Escrivá, ministro de Transformación Digital, al respecto de la iniciativa para limitar el acceso a páginas web de pornografía, pidiendo a los adultos un "pequeño esfuerzo" para verificar su identidad antes de ingresar en estos sitios, lo que ha generado un sinfín de comentarios, memes y bromas en las redes sociales.

Sexualidad Vida sexual Deseo sexual
El redactor recomienda