Es noticia
Menú
Aprende a purgar tus radiadores para que calienten más y gasten menos
  1. Alma, Corazón, Vida
TRUCOS PARA CASA

Aprende a purgar tus radiadores para que calienten más y gasten menos

Cualquier sistema de calefacción se deteriora con el tiempo, pero si hacemos un mantenimiento anual, durará en buen estado para el siguiente invierno

Foto: Aprender a purgar los radiadores de casa hará que ahorres energía y que calienten mejor (Freepik)
Aprender a purgar los radiadores de casa hará que ahorres energía y que calienten mejor (Freepik)

En cuanto llega el frío, echamos mano de la calefacción. En muchos hogares, hay instalados radiadores que ayudan a caldear las habitaciones de manera bastante eficiente. El problema viene cuando esos radiadores han estado parados durante meses y no se han revisado. Enciendes tu calefacción y el radiador no calienta, o hace un ruido raro, o le cuesta ponerse en marcha.

Estos problemas suelen darse por falta de cuidados. No hay que esperar a que un aparato se rompa para hacerle un mantenimiento. Si realizas una purga de tus radiadores al empezar cada temporada de frío, cuando el otoño pega fuerte, estos estarán listos cada invierno para darte todo el calor que necesitas. La OCU hace unas recomendaciones muy acertadas sobre cómo debes purgar tus radiadores. No te preocupes, es más sencillo de lo que piensas.

Foto:

Resulta que, cuando los radiadores están parados durante el verano, acumulan bolsas de aire en el interior del aparato y este aire no permite que el sistema se caliente como debería. Si tu radiador tiene un método de purgado automático, no tienes que hacer nada de nada, lo hace todo solo. Pero si tu radiador es manual, necesitarás una llave inglesa o destornillador y un recipiente.

Purga tus radiadores paso a paso

No siempre hace falta realizar este pequeño mantenimiento, solo es necesario si tu radiador hace ruidos raros de goteo o si se calienta más por abajo que por arriba. Este proceso se realiza con la calefacción apagada, los radiadores fríos y la llave de paso de agua que va a la calefacción también cerrada. Ahora, abre la válvula de purgado con tu llave inglesa o destornillador. Suele estar en la parte superior del radiador. Comenzará a salir el aire poco a poco y unas gotas de agua.

placeholder Los radiadores se pueden purgar cada otoño y regular con el detentor (Jonathan Ybema para Unsplash)
Los radiadores se pueden purgar cada otoño y regular con el detentor (Jonathan Ybema para Unsplash)

Recoge con un recipiente el agua que vayan cayendo y corta el flujo cuando veas que el caudal de agua ya no lleva aire, ya no hace gorgoteos. Esto debes hacerlo en todos los radiadores de la casa. El segundo paso es revisar la presión del agua de la caldera, en el manómetro que se encuentra bajo esta. Generalmente, debe estar entre 1 y 1,5 bares (en la zona verde del medidor).

Si el sistema no está equilibrado y tienes radiadores que no calientan bien, puedes regular el circuito calefactor desde cada aparato. A esto se le llama equilibrado hidráulico y se realiza abriendo o cerrando los “detentores” de cada radiador. Estos se encuentran debajo del mismo y llevan una tapa de metal o plástico con un tornillo tipo allen dentro, que permite abrir o cerrar el paso de agua.

Si aprendes a purgar tus radiadores ya no tendrás que llamar al técnico

Todo tu sistema de calefacción es un circuito. El truco está en cerrar el caudal de agua de aquellos radiadores que calienten demasiado y abrirlo para aquellos que no calientan mucho. Así, compensamos el reparto del agua entre todo el circuito para que sea más eficiente. Este paso puedes hacerlo con los radiadores encendidos, ya que no entraña ningún peligro. Al regular tu sistema de calor, disfrutarás de una casa más calentita y ahorrarás en tu factura de calefacción.

En cuanto llega el frío, echamos mano de la calefacción. En muchos hogares, hay instalados radiadores que ayudan a caldear las habitaciones de manera bastante eficiente. El problema viene cuando esos radiadores han estado parados durante meses y no se han revisado. Enciendes tu calefacción y el radiador no calienta, o hace un ruido raro, o le cuesta ponerse en marcha.

OCU Trucos Hogares
El redactor recomienda