Es noticia
Menú
Dejó a su hijo de siete años que le hiciera un tatuaje... y así quedó su piel
  1. Alma, Corazón, Vida
EN SUECIA

Dejó a su hijo de siete años que le hiciera un tatuaje... y así quedó su piel

Un tatuador profesional permitió que su hijo le tatuara, siempre bajo su supervisión y mientras la madre del pequeño lo grababa todo

Foto: Pese a su edad, Kix se comportó como un profesional (YouTube/@Videlo)
Pese a su edad, Kix se comportó como un profesional (YouTube/@Videlo)

Que los hijos sigan los destinos profesionales de sus padres es algo relativamente habitual. En la antigüedad era tradición que los descendientes de los artesanos heredaran sus habilidades y sus trabajos, pero hoy también es normal que de unos padres médicos surjan hijos que estudian medicina, que de padres abogados nazcan hijos que estudian derecho, etc.

Sin embargo, lo que hemos encontrado en Suecia no es tan habitual. Los protagonistas de esta historia son Zaki Sayyed, un tatuador profesional de 43 años, y su hijo Kix, de tan solo siete años. Los dos se han hecho virales después de subir a las redes sociales un vídeo en el que se ve cómo el pequeño, a pesar de su edad, se atreve a hacer un tatuaje a su padre.

El padre enseña a su hijo cómo hacer un tatuaje desde el primer momento y hasta el último. Todo comienza con el afeitado de la zona donde se va a realizar el tatuaje, en este caso en la pierna izquierda de Zaki Sayyed. Después, llega el momento de trasladar el dibujo elegido desde el papel hasta la pierna, lo que el pequeño Kix hace a la perfección. Pero quedaba lo más difícil.

Un vídeo viral

Aunque parezca mentira, el tatuador profesional se fio de su hijo para que llevara a cabo una tarea tan importante como un tatuaje en su piel. Sin embargo, siempre con la supervisión del propio tatuador y de la madre del pequeño, que es quien graba el vídeo, Kix no duda en coger la maquinaria necesaria para proceder a hacer el primer tatuaje de su vida.

Foto: Tahlia no lo dudó e introdujo su pierna en el agujero misterioso (TikTok/@tahliapritch)

El hombre se colocó en el sillón, como un cliente más, y fue guiando a su hijo para que ejecutara sus instrucciones, siguiendo el dibujo que había impreso anteriormente sobre su piel. El pequeño, como si lo hubiera hecho toda la vida, fue poco a poco tatuando a su padre y limpiando cada zona con un pequeño trapo, como hacen los profesionales del tatuaje.

El resultado final fue excelente, en palabras de Zaki Sayyed, y el pequeño quedó tan entusiasmado que nada más terminar ya quería probar de nuevo. Está claro que, si no cambian mucho las cosas, Kix será un gran tatuador el día de mañana… y que no habrá que esperar mucho tiempo para verlo.

Que los hijos sigan los destinos profesionales de sus padres es algo relativamente habitual. En la antigüedad era tradición que los descendientes de los artesanos heredaran sus habilidades y sus trabajos, pero hoy también es normal que de unos padres médicos surjan hijos que estudian medicina, que de padres abogados nazcan hijos que estudian derecho, etc.

Virales Tatuaje
El redactor recomienda