Es noticia
Menú
El G8 de los perros se junta en Madrid: "Antes eran para cazar, ahora para no estar solos"
  1. Alma, Corazón, Vida
ENCUENTRO CON TAMAS JAKKEL

El G8 de los perros se junta en Madrid: "Antes eran para cazar, ahora para no estar solos"

Durante dos días, la Federación Cinecológica Internacional ha debatido sobre lo humano y lo cánido en la capital española. Sus preocupaciones, la cría incontrolada y el mercado ilegal

Foto: Tamás Jakkel. (A. B.)
Tamás Jakkel. (A. B.)

Un mupi colocado en el hall del Zenit Abeba en Diego de León es el único testimonio visible de la reunión en la cumbre canina que ha tenido lugar durante dos días en la capital española. Se trata del meeting cuatrimestral del Comité General de la Federación Cinológica Internacional, “la mayor organización canina del mundo”, como presume en su página web, que reúne a los principales clubes de crianza del mundo. Durante 48 horas, ocho altos representantes de kennel clubs (clubs de criadores) han debatido sobre lo humano, lo divino y lo cánido. Una cumbre que sus publicistas han definido, modestia aparte, como “el G8 de los perros”.

Al frente de la reunión, el húngaro Tamás Jakkel, presidente del FCI desde hace tres años y un tipo que, por su presencia, con impecable traje adornado con un pañuelo en el bolsillo, podría pasar por lord inglés. No duda en emplear un cuarto de hora para detallar la importancia de la labor de una organización que abrió sus puertas hace más de un siglo.

“Somos la mayor comunidad canina del planeta, con presencia en cinco continentes y 98 países”, arranca con su acento british, en una mesa en la cafetería del hotel madrileño mientras se interrumpe para señalar al televisor donde España vapulea a Costa Rica: “Representamos a toda la comunidad de criadores de perros, amantes de perros y entusiastas de perros. Somos la única organización internacional en el mundo que tiene registradas y reglamentadas no solo más de 300 razas, sino que se implica en toda actividad relacionada entre el hombre y el can”.

Madrid fue la sede del último World Show Dog, inaugurado por la reina Sofía

Médico de formación, Jakkel es desde hace décadas criador de cocker spaniels, dachsunds miniatura y caniches enanos. La organización que lidera, el FCI, abrió sus puertas un 22 de mayo de 1911 y durante un siglo no necesitó publicitarse demasiado. Ahora, como reconoce su presidente, están haciendo un trabajo de relaciones públicas que no habían realizado hasta la fecha para hacer oír su voz en las sucesivas legislaciones políticas sobre bienestar animal que se están adoptando en relación con la crianza de perros.

“Somos una profesión que intenta servir a la sociedad lo mejor que podemos”, explica. “Necesitamos que nos identifiquen como colaboradores”. El principal objetivo de la FCI es promover una crianza responsable, frente a un crecimiento del mercado gris de la crianza en internet, haciendo valer su experiencia como criadores y la tecnología de la que disponen. En la conferencia celebrada esta semana, se han reunido los representantes de las organizaciones caninas de Holanda (Gerard Jipping, a la sazón vicepresidente de la FCI), Suiza (Barbara Müller), Argentina (Miguel Ángel Martínez), México (José Luis Payró), Filipinas (Augusto Benedicto Santos) y Dinamarca (Jorgen Hindse), además de José Miguel Doval, presidente de la Real Sociedad Canina de España desde noviembre de 2021.

placeholder Jakkel viajó con frecuencia a Reino Unido para aprender los secretos de la cría. (A. B.)
Jakkel viajó con frecuencia a Reino Unido para aprender los secretos de la cría. (A. B.)

Entre los temas de su agenda, la guerra en Ucrania o la prohibición de la crianza de determinadas razas en algunos países. “Hemos creado un fondo para los que han perdido a sus perros o que han tenido que escapar de su país a causa de la guerra”, explica Jakkel. Pero lo más importante en su agenda es presentarse como parte de la solución y no del problema” ante algunos de los conflictos que acechan el mercado de la compra y venta de animales en toda Europa, como el tráfico ilegal de cachorros. Un panorama en el que España se ha convertido en referencia: Madrid fue la sede del último World Show Dog organizado por la FCI e inaugurado por la reina Sofía. “España es uno de los miembros más importantes, en cuanto a número de perros, de razas nativas y de calidad”, confirma el húngaro.

El 10% frente al 90%

Jakkel no tarda en remangarse para intentar explicar la importancia de estas reuniones. “Establecemos estándares para todas las razas aunque el dueño final de estos estándares es el país de origen, porque es quien nos dice cómo deberían ser. Todas estas razas son parte de la herencia cultural del país origen. No se trata de diversión, sino de función, de preservar una cultura”, explica.

“Es como una especie de museo en el que las obras son seres vivos. En el siglo XIX, se produjo un gran boom en el que se establecieron la mayoría de razas, y respetamos esa tradición”, añade. “Si ves un pointer por la calle, su apariencia está apoyada en siglos de historia, administración y talento de los criadores. Los perros se crean para un propósito concreto, que viene determinado por esos estándares. Cuando los evaluamos en una competición, no los juzgamos por su belleza estética, sino por su funcionalidad”.

"El perro tiene una función para la que es criado"

El criador recuerda el papel utilitario que juega el perro en la vida humana, de ahí que repita una y otra vez que la suya es una función social, que relaciona a los dueños con sus perros ideales, y que las perreras y protectoras están llenas de animales que no cumplen la función que esperaban sus dueños. Según los datos de la RSCE, el 70% de los perros de todo el mundo, alrededor de 50 millones, viven abandonados. Los criadores registrados, añade Jakkel, controlan un 10% de la cría. El 90% restante lo hacen al margen de sus estándares.

“Lo más importante cuando compras un perro con pedigrí es su predictibilidad, el temperamento es más importante que su apariencia externa”, prosigue el médico. “Cuando introduces a un nuevo miembro en tu familia, necesitas saber qué puedes esperar. Puedes predecir cómo de grande será un perro con pedigrí y su temperamento básico. Por ejemplo, si eres una persona a la que le gusta hacer montañismo los fines de semana, deberías elegir una raza distinta que si eres un tipo casero que se queda en casa delante de un ordenador. Es importante diseñar parejas en las que el hombre y el perro sean felices, y para eso hay que elegir la raza y el espécimen correctos para la familia correcta”.

placeholder Las manos que apaciguan a los perros. (A. B.)
Las manos que apaciguan a los perros. (A. B.)

La mayor parte del mercado de la cría no traza esas afinidades ni realiza ese seguimiento entre familias y perros. Los criadores asociados al FCI lo consiguen a través de dos herramientas que les permiten crear esos matrimonios perfectos, explica su presidente. “Por un lado, elegir un macho y una hembra que den a luz una camada que se ajuste al estándar, que tenga un buen temperamento, que vivan una vida larga y que sean funcionales; tenemos un montón de test para asegurarnos de que esto es así, y no se basan únicamente en la belleza, sino también en investigación científica, como test genéticos para identificar enfermedades hereditarias, rayos-X, análisis de temperamento o de ADN”, explica.

La segunda gran decisión es unir al dueño correcto con el perro correcto. “Cuando me preguntas por qué estoy en contra de la compra por internet, es esta”, responde. “En Facebook compras un cachorro porque es bonito, pero también puedes recurrir a un criador responsable que forma parte del club de su país. Es una gran diferencia porque no se trata de ser bonito, sino de la funcionalidad”. Él, como criador, nunca entrega un perro sin haber conocido antes a la familia completa, y a menudo ha denegado la venta porque “no cuadra con su estilo de vida”. Hay que mantener contento al cliente o no volverá.

"Las protectoras están llenas de animales que se producen sin límite"

“Hoy en día puedes comprar perros carísimos en internet que no tienen ninguna historia, ningún test, ninguna genealogía conocida”, lamenta. “Por eso nuestros perros nunca terminan en protectoras, pero están llenas de estos animales que se producen sin límite, solo por dinero y sin buscar la calidad”, añade.

Los perros cumplen una función y esa función puede cambiar a lo largo de la historia, prosigue. En el pasado, lo más buscado eran perros cazadores. Hoy, sin embargo, se buscan otras cosas. “Uno de los problemas más importantes hoy en día es la soledad, sentirte frustrado, vivir sin ningún ser vivo a tu alrededor, porque eso genera muchas enfermedades, no solo mentales, sino también físicas”, explica. “Si eres capaz de encontrar el perro adecuado para la persona adecuada, esos problemas se resuelven: hay razas creadas para solucionar ese problema que es más acuciante que salir a cazar con un pointer”.

Frentes de batalla abiertos

A medida que la conversación avanza, empieza a aparecer el gran enemigo para Jakkel. Lo que él llamaanimalistas, porque no los considera “activistas”. “A veces es difícil entender qué quieren exactamente, porque lo que intentan es deshacerse de todo animal vivo y atacar la cría profesional, no les importa la cantidad de problemas que una buena colaboración con nosotros podría solucionar”, explica.

placeholder Jakkel en Madrid. (A. B.)
Jakkel en Madrid. (A. B.)

Algunos países ya han comenzado a prohibir la cría de determinadas razas. Ha ocurrido en países como Noruega, donde a través de una ley de bienestar animal se ha limitado la cría del bulldog inglés y del cavalier king por tratarse de razas de perros “muy enfermas” a causa de la endogamia. Jakkel se defiende recordando que los animalistas siempre atacan a las razas más populares, como ocurrió con el pastor alemán y como está ocurriendo ahora con el bulldog francés. “Si aparecen problemas en algunas razas, lo que hacemos nosotros es prestarles atención y crear test, como el que tenemos en Inglaterra en colaboración con la Universidad de Cambridge para identificar los perros ideales para seguir criando con ellos”.

Aunque el presidente no conoce exactamente la Ley de Bienestar Animal que está siendo discutida en el Congreso, sí manifiesta que por lo general los gobiernos están más cercanos a estas organizaciones animalistas “porque están financiadas por ellos, pero ningún Gobierno puede tomar buenas decisiones si no tiene en cuenta a los profesionales, porque somos los que utilizamos las técnicas más modernas”. En este punto de la conversación, Doval intercede recordando que la ley planteó en un primer momento medidas interesantes, como obligar al registro de todos los animales.

El perro ratonero valenciano está a punto de ser reconocido internacionalmente

Uno de los objetivos de la FCI es recordar que ese 10% de perros que controlan y producen están registrados, que se responsabilizan de ellos y que pueden ser identificados. En definitiva, que valen lo que cuestan, a diferencia de esos otros perros que “se parecen a las razas, pero cuyo origen no puede ser trazado”. “Parte de nuestro trabajo profesional es establecer todos los pequeños detalles y la gestión, porque tenemos que vender nuestras creaciones”, concluye.

España es uno de los países con más razas reconocidas del mundo, generalmente relacionadas con el mundo de la caza. Actualmente, la RSCE está impulsando el reconocimiento internacional de algunas razas como el alano español y el podenco andaluz. El del gos rater valencia, o perro ratonero valenciano, utilizado para cazar ratones en las bodegas jerezanas, se encuentra en las últimas fases del proceso.

“Suele tardar entre dos o tres años, y depende de la profesionalidad de cada kennel club, si tienen el dinero, interés, el personal y una representación lo suficientemente potente”, responde Jakkel. “Es un proceso muy estricto, no puedes saltarte ningún punto”. Actualmente, la RSCE reconoce 11 razas más que la FCI. Hoy, es el perro ratonero. Mañana, el alano y el podenco. En el futuro, nunca se sabe.

Un mupi colocado en el hall del Zenit Abeba en Diego de León es el único testimonio visible de la reunión en la cumbre canina que ha tenido lugar durante dos días en la capital española. Se trata del meeting cuatrimestral del Comité General de la Federación Cinológica Internacional, “la mayor organización canina del mundo”, como presume en su página web, que reúne a los principales clubes de crianza del mundo. Durante 48 horas, ocho altos representantes de kennel clubs (clubs de criadores) han debatido sobre lo humano, lo divino y lo cánido. Una cumbre que sus publicistas han definido, modestia aparte, como “el G8 de los perros”.

Animales Bienestar Noticias de Madrid
El redactor recomienda