Es noticia
Menú
Las señales que delatan que tu pareja o tú sois demasiado dependientes (y lo malo que es para los dos)
  1. Alma, Corazón, Vida
MALAS VIBRAS

Las señales que delatan que tu pareja o tú sois demasiado dependientes (y lo malo que es para los dos)

Si intuyes que la otra persona podría estar demandando demasiada atención de la que le puedes dar o te culpa por tener una vida al margen de ella, esto te interesa

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Hay miles de formas por las que una relación puede llegar a su término y pocas son buenas: una infidelidad, una falta de confianza o la pérdida de la pasión entre los dos. Pero uno de los problemas más evidentes (y a la vez más silenciosos o imperceptibles) por las que dos personas que se quieren pueden llegar a sufrir demasiado hasta el punto de tener que dejarlo por el bien de su salud mental es el hecho de ser demasiado dependientes el uno del otro.

Evidentemente, todos dependemos emocionalmente de la gente a la que queremos. Es imposible tener un lazo emocional y no sentirte influenciado por lo que hace o dice. Pero, cuando esa dependencia se vuelve exagerada, los conflictos se acumulan hasta el punto de hacer que la relación sea intolerable para ambos. No obstante, lo más difícil por paradójico que suene es saber parar a tiempo y ponerle un punto final, ya que el sufrimiento está tan arraigado dentro de los implicados que ya no conciben una forma mejor de estar.

Ante todo, "no debes dejar de lado a tus amigos y familiares, ni tampoco dejar de hacer las cosas que te gustaban antes de empezar la relación"

Lo mejor es que se puede parar a tiempo. Aunque cuesta reconocerla, pues es fácil dejarse llevar por los predicados del amor romántico que vienen a decir que "si no sufres, no es amor" (con todo lo terrible de esta idea), se puede frenar a tiempo una situación que no hace bien a ninguno de los dos, os resta energía y capacidad de acción en vuestra vida diaria, tanto juntos como por separado. La revista 'Best Life' ha consultado con diferentes expertos para conocer cuáles son los rasgos más comunes que distinguen a las parejas demasiado dependientes.

Uno acapara toda la atención

Siempre debe haber un equilibrio entre lo que das y lo que recibes. "En las relaciones dependientes salta la alerta cuando una persona requiere más atención que la otra", asegura Kara Nassour, terapeuta de parejas. "Puede haber días en los que una persona acapare la atención o el apoyo, pero normalmente debería estar compensado". Si es así, lo mejor es que os sentéis hablar y, en el caso de que haya reproches, decirle una por una (y de la mejor manera posible) las veces en las que se ha comportado así.

No soportan estar separados

Evidentemente, es normal y sano echar de menos a la otra persona cuando no está. De hecho, dejar de pasar tiempo juntos puede ser un aliciente para estimular la pasión y las ganas de volverse a ver. El problema es cuando el otro no puede hacer nada sin ti. Uno de los síntomas que puede sentir es ansiedad, lo que repercutirá de forma muy negativa en su bienestar psicológico y en el tuyo también, al intentar hacerte sentir culpable todo el tiempo.

Hacéis todo juntos

Es normal, sobre todo al inicio de la relación, que las dos personas no paren de querer verse y pasar tiempo juntas. Sin embargo, si ya lleváis un tiempo considerable unidos y todavía tiene que ir detrás de ti porque no encuentra su propio sitio o porque tiene un interés desbocado en lo que haces y a dónde vas, sin duda existe un problema. Ante todo, "no debes dejar de lado a tus amigos o a tu familia, así como tampoco dejar de hacer las cosas que te gustaban antes de empezar la relación", asevera Desiree Taranto, psicóloga británica. "Al hacerlo, estás perdiendo poco a poco tu identidad, su si eso sucede será difícil volver a saber quién eres o eras antes de estar con la otra persona". Por ello, intenta establecer tus propios límites.

Tenéis miedo a una ruptura

Estar o no con la persona en cuestión no debería ser una prioridad en tu vida. Básicamente, porque si no puedes estar contigo mismo, probablemente tampoco con nadie; esto no quiere decir que haya que buscar la soledad o ser muy independiente, sino que tu pareja no puede totalizar todo lo que hay en tu vida. "Si una persona expresa que la relación lo es todo para ella y que la necesita para sobrevivir, esto es una gran señal de alerta", remarca Taranto. "Este es un claro signo de dependencia porque la persona que expresa esto carece de autoestima y está usando su relación para sentirse completa".

Hay miles de formas por las que una relación puede llegar a su término y pocas son buenas: una infidelidad, una falta de confianza o la pérdida de la pasión entre los dos. Pero uno de los problemas más evidentes (y a la vez más silenciosos o imperceptibles) por las que dos personas que se quieren pueden llegar a sufrir demasiado hasta el punto de tener que dejarlo por el bien de su salud mental es el hecho de ser demasiado dependientes el uno del otro.

Salud mental
El redactor recomienda