Es noticia
Menú
Las siestas largas en verano: ¿placer o un problema oculto?
  1. Alma, Corazón, Vida
TRASTORNOS DEL SUEÑO

Las siestas largas en verano: ¿placer o un problema oculto?

Aunque todos pensamos que es uno de los mayores placeres del verano, una siesta larga puede ser indicador de un mal descanso y que pueden desencadenar un trastorno del sueño

Foto: Las siestas largas en verano: ¿placer o un problema oculto? (Corbis)
Las siestas largas en verano: ¿placer o un problema oculto? (Corbis)

Durante los meses de verano, y en contra de lo que mucha gente piensa, acostumbramos a dormir menos y peor. Las altas temperaturas nocturnas, sobre todo en zonas húmedas y calurosas, impiden dormir correctamente. Y es que, por encima de los 22 grados, el descanso se dificulta, porque para dormir profundamente el cuerpo necesita eliminar el calor.

Además, el cambio de las rutinas diarias, con una mayor vida social y una clara tendencia a trasnochar más de lo habitual favorecen las cenas copiosas y un consumo mayor de alcohol por las noches, lo que afecta al descanso y los horarios de sueño al provocar digestiones pesadas, reflujo nocturno y un sueño superficial.

Foto: (iStock)

Por eso, muchas personas intentan recuperar esas horas perdidas echándose largas siestas, pero dormir una o dos horas no es bueno para la salud o, al menos, esta es la conclusión a la que ha llegado el Biobanco del Reino Unido, después de analizar los hábitos de sueño a mediodía de 360.000 personas durante 11 años.

Hipertensión o problemas cardíacos

Según los resultados de esta investigación, echarse largas siestas a diario aumenta las posibilidades de desarrollar hipertensión arterial, ictus e, incluso, sufrir un tipo de accidentes cardíacos o cerebrovasculares. De hecho, demuestra que dormir tanto tiempo es síntoma de hipersomnia y se debe a que no se duermen las horas suficientes por la noche.

Una siesta excesivamente larga por el día va a suponer que no se tenga sueño por la noche. Eso provocará que nos acostemos más tarde y durmamos menos horas de las necesarias en el horario nocturno, que es cuando nuestro organismo necesita descansar de verdad. Y esto se puede complicar si se repite de forma constante y el ciclo se perpetúa, provocando un trastorno del sueño.

Una siesta muy larga supone que no se tenga sueño por la noche y puede generar un trastorno

En cualquier caso, los expertos aseguran que dormir la siesta es bueno si se realiza de forma moderada. Entre los 20 y los 30 minutos es la media que debe durar este pequeño sueño reparador y que debe hacerse en lugares cómodos, frescos y que estén a oscuras.

Durante los meses de verano, y en contra de lo que mucha gente piensa, acostumbramos a dormir menos y peor. Las altas temperaturas nocturnas, sobre todo en zonas húmedas y calurosas, impiden dormir correctamente. Y es que, por encima de los 22 grados, el descanso se dificulta, porque para dormir profundamente el cuerpo necesita eliminar el calor.

Trastornos del sueño Dormir bien
El redactor recomienda