Es noticia
Menú
¿Tu gato está estresado? Estas son las cosas que haces y debes evitar
  1. Alma, Corazón, Vida

¿Tu gato está estresado? Estas son las cosas que haces y debes evitar

Existen diversas causas y situaciones que pueden poner a tu gato en una situación de estrés y ansiedad. Todas ellas provocadas por los humanos y que puedes evitar muy fácilmente

Foto: ¿Tu gato está estresado? Estas son las cosas que haces y debes evitar a toda costa (Unsplash/Bogdam Farca)
¿Tu gato está estresado? Estas son las cosas que haces y debes evitar a toda costa (Unsplash/Bogdam Farca)

Los gatos son animales muy nerviosos y pueden estresarse debido a múltiples causas y situaciones del día a día, llegando esta condición a volverse crónica y repercutir en su salud. Algunos de los signos que pueden ayudarte para saber si tu mascota está estresada son ciertos cambios a la hora de comer o en sus patrones en el sueño, así como una disminución de su energía.

Si observas alguno de estos síntomas, lo primero que tienes que hacer es consultar al veterinario para descartar cualquier problema médico. En caso de que el problema esté relacionado con el estrés, lo más conveniente es conocer cuales son los motivos que lo causan para evitarlos y controlar así la ansiedad de tu amigo felino.

Foto: (iStock)

Para empezar, debes saber que los gatos son animales de costumbres y que todo aquello que trastoca su tranquilidad puede producir que se comporte de manera diferente, normalmente mostrándose inapetente, irascible o algo más apagado. De hecho, al estar en un entorno doméstico, lo más seguro es que sus problemas vengan derivados por los humanos, obviamente por desconocimiento o no siendo consciente de ello.

Las mudanzas, ir al veterninario o la comida

En un entorno natural, el gato tiene libertad para escapar y poner remedio, pero en una casa la cosa se limita a cuatro paredes y el problema se magnifica. Por ejemplo, los cambios en el hogar, como una mudanza u obras en la casa, les hace sentirse fuera de control y desprotegidos en un lugar lleno de ruidos y movimientos bruscos. Con el tiempo, se acostumbrará a estas novedades y se lanzará a descubrir nuevos rincones donde estar lo más tranquilo posible.

Cambiar de sitio el arenero o que esté demasiado sucio puede descolocar al gato

Los gatos son animales muy exquisitos y su paladar, mucho más. Por eso, si nota cambios en la marca de la comida, las cantidades o innovas con alimentos que no le gustan, puede no sentarle del todo bien. Tanto es así que, a modo de protesta, puede llegar a orinar fuera del arenero y los llevará a estar más huraños y esquivos. Es su manera de reflejar su estrés y lo hacen de forma inconsciente.

Al igual que con la comida, los felinos tienen cierta fijación con la ubicación y limpieza de sus areneros. Para empezar, este tiene que estar siempre en el mismo sitio ya que es el lugar donde defecan y lo siente como el sitio más seguro e íntimo. Además, si el arenero no está muy limpio y hay muchas defecaciones anteriores dejará de asimilarlo como propio y rehusará utilizarlo.

placeholder Los gatos se estresan por múltiples motivos y quizás los desconozcas (Unsplash/Pacto Visual)
Los gatos se estresan por múltiples motivos y quizás los desconozcas (Unsplash/Pacto Visual)

Igual que a los humanos no nos gusta ir al médico, a los gatos tampoco les hace mucha gracia eso de ir al veterinario. Salir a la calle es salir de su zona de confort, ya que son animales que están acostumbrados a la tranquilidad de una casa. El ruido de la gente y de los coches, los olores y la imposibilidad de salir corriendo puesto que van en transportín ya supone el primer impacto. El segundo viene en la consulta donde todo les resulta ajeno y se sentirá observado y como el centro de atención sin lugar a una escapatoria posible.

Otros animales, los castigos y los pepinos

Al ser un animal territorialista, la visita de otros animales al hogar, ya sean gatos o de otra especie, les puede desestabilizar, porque entienden que son ellos los que deben autorizar esos encuentros. Los gatos se verán obligados a realizar un acercamiento y un tanteo para comprobar si les cae bien o, por el contrario, se restregará esparciendo hormonas de marcaje. Puede desde sentirse cohibido a despertarse su instinto de caza.

Foto: El primer ministro italiano, Matteo Salvini, acariciando a un gato durante un acto en Roma (Reuters/Yara Nardi)

Los castigos en los gatos suelen ser contraproducentes. A diferencia de los perros, los gatos no tienen ninguna intención de que se les adiestre ni van a prestar la más mínima atención para entender lo que pretendes explicarles. No entienden este tipo de situaciones agresivas que limitan su libertad y van en su contra, por lo que les puede provocar ansiedad.

A pesar de que a los gatos les encanta jugar y buscan divertirse en casi cada rincón de la casa, hay algo que les descoloca del todo y es el puntero láser. No se trata de un animal al que hay que perseguir o un objeto al que atrapar. Al ser una imagen no corpórea, el gato se frustra porque no lo puede cazar y porque no logra identificar en realidad lo que es y si produce algún efecto negativo.

Un puntero láser, al ser una imagen no corpórea, genera frustración al gato por no poder cazarlo

Por último, y aunque suene a chiste, los pepinos generan en los gatos auténtico pavor porque creen que son reptiles. Al verlos su cerebro les avisa de que deben ponerse a salgo. Por eso, jugar con ellos y provocarles sustos intencionadamente les genera estrés y eso no es nada conveniente para su estabilidad emocional y su ánimo.

Los gatos son animales muy nerviosos y pueden estresarse debido a múltiples causas y situaciones del día a día, llegando esta condición a volverse crónica y repercutir en su salud. Algunos de los signos que pueden ayudarte para saber si tu mascota está estresada son ciertos cambios a la hora de comer o en sus patrones en el sueño, así como una disminución de su energía.

Animales Mascotas Estrés
El redactor recomienda