Es noticia
Menú
La 'Piedra del Hambre' y sus advertencias: lo que revelan estos mensajes del pasado
  1. Alma, Corazón, Vida
Alemania

La 'Piedra del Hambre' y sus advertencias: lo que revelan estos mensajes del pasado

Europa se enfrenta a uno de sus veranos más duros en años y las sequías amenazan la productividad agrícola. Más de una docena de rocas han aparecido a lo largo del río Elba transmitiendo siniestros mensajes

Foto: Las piedras del hambre - EFE
Las piedras del hambre - EFE

Mientras Europa se enfrenta a uno de sus veranos más duros en años, las sequías amenazan la productividad agrícola. Tradicionalmente, la zona de Europa Central, que incluye partes de Alemania, República Checa, Eslovaquia, Austria y Hungría, dependía de su suelo fértil para la producción de alimentos.

A lo largo de la historia, las sequías han sido las principales responsables de las hambrunas en la región, y como tales han sido bien documentadas por diversas fuentes.

Aunque los libros de diversas épocas sirven como testimonio de la devastación provocada por la sequía, algunos hitos nos proporcionan una visión mucho más profunda y emotiva de los horrores de la vida cotidiana asolada por la hambruna y la crisis económica.

Foto: Paso de la borrasca Gloria por España. Foto: EFE David Arquimbau Sintes

Estos hitos están colocados como rocas en las riberas del río con inscripciones que hacen referencia a sequías históricas en las que el nivel del agua estaba en un mínimo histórico. Una vez que el nivel de agua del río desciende por debajo de ese punto, las espeluznantes rocas reaparecen, recordando a la población local un duro periodo del pasado. Estas rocas se conocen como "piedras del hambre" y son típicas de la zona que rodea la ciudad de Děčín, en el norte de la República Checa.

"Más de una docena de 'Piedras del Hambre' han aparecido a lo largo del río Elba debido a la prolongada sequía, transmitiendo siniestros mensajes"

La ciudad está cerca de la frontera con Alemania y ha estado tradicionalmente habitada por alemanes, por lo que no es de extrañar que las inscripciones de estos monumentos del hambre estén escritas en alemán. Más de una docena de piedras del hambre han aparecido a lo largo del río Elba debido a la prolongada sequía, transmitiendo siniestros mensajes.

En una de ellas, que data de 1616, se lee: "Si me ves, llora".

placeholder Las piedras del hambre, en Alemania - EFE
Las piedras del hambre, en Alemania - EFE

Otro, que se remonta a 1417, advierte al futuro espectador de los horrores causados ​​por el bajo nivel del agua: “Si vuelves a ver esta piedra, llorarás, tan poco profunda era el agua en el año 1417”. La relación entre el río que se retira y las lágrimas parece ser un rasgo común de todas las piedras del hambre, así como un trasfondo apocalíptico.

El río Elba, salvavidas de la ciudad de Děčín

"Quien me vio una vez, lloró. Quien me vea ahora, llorará. Lloramos, lloramos, y tú llorarás". Aunque las sequías siguen siendo capaces de perturbar la economía, las épocas en las que se realizaron estas inscripciones eran mucho más vulnerables a estos desastres naturales. La ciudad de Děčín, en particular, dependía del río Elba como su salvavidas: la sequía no solo afectó a las cosechas, sino que también hizo imposible el transporte fluvial, ya que los barcos no podían navegar en aguas tan poco profundas.

Foto: Imagen tomada con un dron del antiguo pueblo de Aceredo, en Lobios, que quedó sepultado en la década de los 90 por las aguas del embalse de Lindoso y que en los últimos meses ha vuelto a emerger debido a la sequía.

Esta interrupción del tráfico afectó a mucha gente, porque el comercio se paralizó. Esto provocó además hambrunas y otros problemas relacionados con la economía. Así, la ciudad se vería abocada a una lenta y dolorosa decadencia hasta que la naturaleza decidiera aliviarla con la lluvia. Hay docenas de estas piedras, y según los archivos de la ciudad podría haber una que data del año 1115, pero su ubicación exacta sigue siendo desconocida.

Varias piedras de Děčín y sus alrededores fueron utilizadas repetidamente, con inscripciones realizadas a lo largo de los siglos, como la que se encuentra en Tichlowitz, en la que se pueden ver los años 1892, 1903, 1904, 1911, 1928, 1963 y 2015.

"Las piedras eran portadoras de malas noticias y recordatorios de las penurias sufridas durante las sequías"

Sin embargo, estas piedras carecen de los siniestros mensajes de sus predecesoras medievales. Esto demuestra cómo el río perdió su importancia entre la gente, que alguna vez dependía por completo de su imprevisible naturaleza para sobrevivir. Con el progreso de la tecnología, los cantos rodados se convirtieron en meros hitos que honran la tradición, pero antes eran portadores de malas noticias y recordatorios de las penurias sufridas durante las sequías. Algunos de ellos llevan las iniciales de sus creadores, añadiendo una nota personal al sufrimiento causado por el bajo nivel del agua.

placeholder Vista general del embalse 'Lehnmuhle' prácticamente seco en Dippoldiswalde (Alemania) EFE
Vista general del embalse 'Lehnmuhle' prácticamente seco en Dippoldiswalde (Alemania) EFE

Mientras el río Elba alcanza un mínimo histórico, las piedras del hambre siguen apareciendo en su orilla. Pero no es lo único que reaparece. Las reliquias de la Segunda Guerra Mundial también han regresado del pasado, para recordar a los lugareños otra penuria, causada por el hombre en lugar de la naturaleza. A lo largo de la orilla del río se pueden ver bombas y granadas de mano sin explotar, así como otros artefactos, oxidados e incrustados en la arena.

Un toque optimista

Como las inscripciones en las rocas inducen una sensación bastante desagradable con sus tristes advertencias pertenecientes a tiempos pasados, alguien decidió poner una dosis de optimismo. Así, un autor desconocido hizo recientemente una inscripción en una de las rocas que decía:

"No llores, niña, no te preocupes. Cuando esté seco, simplemente rocía tu campo con agua"

Mientras Europa se enfrenta a uno de sus veranos más duros en años, las sequías amenazan la productividad agrícola. Tradicionalmente, la zona de Europa Central, que incluye partes de Alemania, República Checa, Eslovaquia, Austria y Hungría, dependía de su suelo fértil para la producción de alimentos.

República Checa Historia Crisis Productividad Hungría Segunda Guerra Mundial
El redactor recomienda