Es noticia
Menú
Si los niños crecieran aislados de los adultos, ¿crearían su propio idioma?
  1. Alma, Corazón, Vida
Dilemas idiomáticos

Si los niños crecieran aislados de los adultos, ¿crearían su propio idioma?

La exposición temprana a la entrada del idioma, incluido este tipo de gramática compleja, parece ser un trampolín para el aprendizaje posterior del mismo

Foto: (iStock)
(iStock)

La leyenda dice que Psamético, que gobernó Egipto entre 664 y 610 a. C., dejó a dos recién nacidos al cuidado de un pastor al que dio instrucciones de criar a los niños en aislamiento, con el objetivo de determinar si las personas más antiguas del mundo eran las egipcias o las frigias. Se sabría observando si los pequeños, aislados, conseguían hablar el idioma egipcio o frigio. Cumplido cierto período de tiempo, los niños fueron llevados ante Psamético. Allí, ante él, extendieron las manos y gritaron "becos", que en frigio significaba pan. Era la evidencia, aseguraban, de que los más antiguos eran los frigios.

Aunque es poco probable que estos eventos se desarrollaran exactamente así, según los describió el historiador griego Heródoto, lo cierto es que el relato muestra que la fascinación por los orígenes del lenguaje se remonta a miles de años atrás. Siempre ha estado ahí, siempre hemos querido saber más sobre la naturaleza de nuestro lenguaje.

Foto: Imagen: iStock

No es la única historia que describe mediantes extrañas prácticas esa necesidad: ¿De dónde viene el lenguaje? ¿Cómo se desarrolla? Si un grupo de niños creciera aislado del resto del mundo, sin ningún acceso al lenguaje humano, ¿crearían uno propio y, de ser así, cómo sería y cuánto tardaría en hacerse fluido?

El misterio del lenguaje

Si en algún momento lo fue, lo de aislar bebés para encontrar respuesta a todo esto, desde luego, ya no es una práctica empleada, pero lo cierto es que la propia realidad a veces (y a menudo por desgracia) se desarrolla como si de un experimento se tratara. Lo llaman, de hecho, "experimentos naturales", y son resultados de situaciones extrañas y situaciones de abuso. Son estas las que han generado en estos supuestos tiempos modernos información sobre nuestra capacidad lingüística innata.

placeholder (iStock)
(iStock)

Precisamente, los de casos de niños que han crecido en aislamiento debido al abandono u otras situaciones y que han sido estudiados, sugieren que, tal vez como era de esperar, estas situaciones no son exactamente ideales para el desarrollo del lenguaje.

Por lo general, las personas que han pasado su infancia o buena parte de ella aisladas del contacto humano durante largos períodos de tiempo no desarrollan habilidades lingüísticas sólidas y, especialmente en el caso de los niños mayores, muchos tienen dificultades para aprender el idioma, incluso si luego se exponen a él. Esto se ha propuesto como evidencia de la Hipótesis del Período Crítico, la idea de que la adquisición completa del lenguaje es difícil o imposible después de cierta edad. Sin embargo, en estos casos, es prácticamente imposible distinguir los efectos del aislamiento social extremo y la falta de información lingüística.

Fases ininteligibles

A menudo se informa que los gemelos desarrollan sus propios lenguajes secretos para comunicarse entre sí. Es cierto que los gemelos a menudo conversan entre sí utilizando un lenguaje ininteligible para los demás, incluidos los familiares cercanos. Sin embargo, no sería del todo correcto referirse a este “lenguaje gemelo” como un idioma en el sentido más estricto. En los casos en que se ha estudiado el habla privada de los gemelos, la gran mayoría del vocabulario se remonta a los idiomas a los que los niños han estado expuestos, con cambios en los sonidos y una gramática simplificada. De hecho, muchos niños pasan por una fase en la que su habla es ininteligible, con todos menos los miembros más cercanos de la familia. En el caso de los gemelos (ya veces otros niños de edades similares que se crían juntos), la diferencia es que tienen una pareja fácilmente disponible en una fase similar del desarrollo del habla.

En ausencia de un lenguaje de señas establecido, los niños sordos y sus familias a menudo desarrollan una forma de comunicación conocida como señas caseras

Asimismo, los niños sordos sin acceso temprano a la lengua de señas brindan una idea del caso de privación lingüística sin el mismo grado de aislamiento social. En ausencia de un lenguaje de señas establecido, los niños sordos y sus familias a menudo desarrollan una forma de comunicación conocida como señas caseras. Estos sistemas de gestos permiten cierta comunicación con los miembros de la familia, pero los gestos suelen variar de una familia a otra y carecen de la gramática compleja y regular que se encuentra en los lenguajes de señas establecidos.

La exposición temprana a la entrada del idioma, incluido este tipo de gramática compleja, parece ser un trampolín para el aprendizaje posterior del mismo. La falta de exposición temprana al lenguaje hace que sea más difícil para los niños en esta situación aprender más adelante cualquier idioma, hablado o a través señas.

Aún sin respuesta clara

Si bien los estándares éticos son mucho más estrictos que en el pasado, los científicos continúan buscando formas creativas de observar el proceso de creación del lenguaje. A finales de la década de 1970, el investigador Derek Bickerton hizo una propuesta seria para reunir a seis familias con niños pequeños, cada una hablando un idioma diferente, y dejarlos a todos aislados en una isla durante un año.

placeholder (iStock)
(iStock)

La idea era observar cómo los niños pequeños aprendían a comunicarse entre sí durante el transcurso del experimento. Los adultos cultivaban cocos y se comunicaban usando un sistema simple de palabras fáciles de pronunciar proporcionadas por los investigadores, mientras sus hijos (presuntamente) se mantenían ocupados inventando un nuevo idioma. Bickerton llegó tan lejos como para explorar una isla tan lejana como Filipinas para el experimento y obtener la aprobación ética de la Universidad de Hawái. Sin embargo, la financiación finalmente fracasó y el experimento nunca se llevó a cabo.

Hasta la fecha no existe una respuesta contundente al respecto, aunque puede decirse que, si entendemos el lenguaje como una herramienta clave para manejarnos con nuestras necesidades básicas de supervivencia, parece que unos niños que crecieran sin conocer un lenguaje ya establecido encontrarían alguna forma de comunicarse. Por supuesto, inventarían sus propias palabras.

La leyenda dice que Psamético, que gobernó Egipto entre 664 y 610 a. C., dejó a dos recién nacidos al cuidado de un pastor al que dio instrucciones de criar a los niños en aislamiento, con el objetivo de determinar si las personas más antiguas del mundo eran las egipcias o las frigias. Se sabría observando si los pequeños, aislados, conseguían hablar el idioma egipcio o frigio. Cumplido cierto período de tiempo, los niños fueron llevados ante Psamético. Allí, ante él, extendieron las manos y gritaron "becos", que en frigio significaba pan. Era la evidencia, aseguraban, de que los más antiguos eran los frigios.

Niños Ciencia Historia
El redactor recomienda