Es noticia
Menú
De calles terroríficas a pueblos malditos: las leyendas más sangrientas de España
  1. Alma, Corazón, Vida
si quieres pasar miedo

De calles terroríficas a pueblos malditos: las leyendas más sangrientas de España

Asesinatos, venganzas y fantasmas suelen formar parte del imaginario popular de cada pueblo y sirven para relatar cuentos antes de dormir. Estos son los nuestros

Foto: Casa de las siete chimeneas en Madrid. (iStock)
Casa de las siete chimeneas en Madrid. (iStock)

A todos nos gusta lo macabro, en mayor o menor medida. E historias de esta clase han existido desde que el mundo se formó, pues danzan de boca en boca hasta convertirse en inmortales. Asesinatos, venganzas, fantasmas o historias inexplicables suelen formar parte del imaginario popular de cada pueblo y sirven para relatar cuentos antes de dormir.

Hoy recuperamos algunos que tienen mucho que ver con nuestra psique. Leyendas e historias sangrientas que han trascendido en el tiempo y la mayoría de los españoles conocen a la perfección y pueden recordar. Y para los que no, siempre está bien aprender algo nuevo.

La macabra calle de la cabeza en Madrid

Una calle muy céntrica de la capital, próxima a la Plaza de Tirso de Molina, tiene un curioso nombre con una sangrienta historia detrás. Según cuenta la historia, en el siglo XVI vivían en la misma calle (que por entonces, como es lógico, no se llamaba así) un sacerdote adinerado y su envidioso criado, de origen portugués. Tanto es así, que un día decidió asesinarlo y lo decapitó, después cogió sus pertenencias y huyó.

Foto: Fuente: iStock.

No fue hasta años después que volvió de Portugal, convertido en un hombre rico y respetable, y volvió a la que había sido su antigua calle por mera curiosidad. Pero antes, se paró en el Rastro a comprar una cabeza de carnero para asar. La llevaba en una bolsa, y chorreaba sangre, por lo que un policía le llamó la atención para preguntarle qué llevaba ahí. Cuando abrió la bolsa quedó totalmente paralizado al descubrir que, en lugar de la cabeza de carnero que había comprado, se encontraba la de su antiguo señor. Confesó su crimen y fue ajusticiado a la vista de todo el mundo.

El duende parlante de Aragón

No tan sangriento, pero sin duda terrorífico, fue el duende de Aragón que todavía no tiene una explicación clara y que incluso llamó la atención de la prensa extranjera. Una madrugada del 27 de septiembre de 1934, los vecinos del número 2 de la calle Gascón de Gotor se despertaron sobresaltados al escuchar unas carcajadas que no sabían de dónde provenían. Días después, una criada que iba a encender el fuego para preparar la comida huyó presa del miedo al escuchar una voz que le decía: "¡Por lo que más quieras, no enciendas, que me quemas!".

placeholder

Durante un año, la voz siguió escuchándose sin saber de dónde provenía, mientras los medios y los curiosos se acercaban al edificio a inspeccionar qué podía estar pasando, hasta que se calló para siempre. Aunque algunos señalaron a la criada de una familia como supuesta autora del fraude porque era ventrílocua, lo cierto es que nunca se pudo demostrar y durante la investigación (en la que seguían oyéndose las voces) no se encontraba en el edificio. La muerte de una médium por colapso durante una sesión para descubrir al culpable. Aún a día de hoy, sigue siendo un misterio, los edificios se demolieron y en el mismo emplazamiento hay otros hoy en día que se llaman "Edificio duende".

Las muertes en la casa de las siete chimeneas

Volvemos a Madrid, donde son muchas las leyendas sangrientas. La Casa de las Siete Chimeneas, en la calle Barquillo (hogar de personajes tan importantes como el conde duque de Olivares o Godoy) tiene una terrible historia detrás que probablemente fue popular en los mentideros de la villa. Según parece, en ella vivían, tras su construcción, una pareja formada por una mujer llamada Elena y el capitán Zapata, que tuvo que marchar a Flandes poco después, donde murió en la batalla de San Quintín. La joven, como es lógico, cayó en una profunda depresión, no comía ni dormía y un día apareció muerta en su cama con señales de arma blanca en su cuerpo.

La historia fue a peor cuando el cuerpo de la joven desapareció y, aunque se sugirió que podía estar emparedado en la casa, jamás se encontró

Pero no acaba ahí, pues su padre fue acusado del asesinato de la hija y quizá por presión o remordimientos, apareció ahorcado en una viga. La historia fue a peor cuando el cuerpo de la joven desapareció y, aunque se sugirió que podía estar emparedado en la casa, jamás se encontró y las historias de fantasmas empezaron a ser frecuentes, más aún cuando tras unas reformas se descubrieron restos humanos...

El pueblo maldito de Burgos

La leyenda de Ochate cuenta que, a finales del siglo XIX, asolaron tres epidemias seguidas que acabaron con la vida de casi todos sus habitantes. Como las poblaciones cercanas se salvaron de la desgracia, comenzaron a hablar del pueblo como si se tratase de alguna Sodoma castigada por los dioses y marcada por la desgracia.

placeholder Imagen de la localidad abandona de Otxate (Fuente: Wikimedia)
Imagen de la localidad abandona de Otxate (Fuente: Wikimedia)

A día de hoy, cuentan que muchos que se han atrevido a acercarse al pueblo y han recogido con grabaciones lo que puede escucharse, hablan de psicofonías, en especial voces de niñas pidiendo marcharse a todo el que llega. ¿Te atreves a visitarlo?

Verónica

Si viviste en España tu niñez, parece casi imposible que no conozcas el ritual de Verónica. Según cuenta la leyenda, si te acercas al espejo y dices en voz alta tres veces su nombre, te sucederá de todo menos algo bueno y hallarás la muerte de una forma dolorosa. Pero, ¿de dónde surgió esta leyenda urbana pensada para que los escolares no puedan coger bien el sueño?

placeholder  Antigua felicitación de Halloween.
Antigua felicitación de Halloween.

El ritual generalmente está vinculado a la adivinación: descubrir cómo será el rostro de tu futuro marido, y la idea más común es que la tal Verónica fue una pobre adolescente a la que asesinaron. Teniendo en cuenta que existen diferentes variantes de este fantasma del espejo, incluso en nuestro país (no solo Verónica, también está María la Paralítica o La Vieja del Quinto, entre otras), parece vinculada a un juego adivinatorio que podría estar relacionado con su variante anglosajona (Bloody Mary, probablemente María I de Inglaterra). A principios del siglo XX ya se vendían tarjetas de Halloween mostrando dibujos de rituales de adivinación que consistían en una mujer mirando un espejo en una habitación oscura para ver el rostro de su futuro esposo, así que los tiros deben ir por ahí, lo que significa que esta leyenda, aunque sangrienta, no tiene 'copyright' español.

La historia detrás de 'Bodas de Sangre'

La historia que inspiró a Federico García Lorca para escribir 'Bodas de Sangre' se basa en un suceso real. En este caso, de leyenda hay poco: el 24 de julio de 1928, horas antes de que se celebrase su boda, Francisca Cañada Morales (conocida como Paquita la coja) dejó plantado a su novio (Casimiro Pérez Morales) y huyó a lomos de una mula con su primo, Francisco Montes Cañadas. Nunca pudieron huir más de ocho kilómetros, pues Francisco fue tiroteado mientras lo hacían por el hermano del novio plantado en el altar y Francisca, estrangulada, aunque logró sobrevivir.

Los novios que no lo fueron jamás volvieron a verse, pese a vivir a 25 kilómetros el uno del otro

La tragedia marcó a las dos familias e inspiró a Lorca y también a la escritora Carmen de Burgos para su novela 'Puñal de claveles'. Los novios que no lo fueron jamás volvieron a verse, pese a vivir a 25 kilómetros el uno del otro, y ella pasó, hasta el día de su muerte, aislada y protegida por las cuatro paredes de su casa en el Hualix, de la que salió en contadas ocasiones.

A todos nos gusta lo macabro, en mayor o menor medida. E historias de esta clase han existido desde que el mundo se formó, pues danzan de boca en boca hasta convertirse en inmortales. Asesinatos, venganzas, fantasmas o historias inexplicables suelen formar parte del imaginario popular de cada pueblo y sirven para relatar cuentos antes de dormir.

Leyenda urbana
El redactor recomienda