Es noticia
Menú
Por qué es importante diagnosticar precozmente la artritis reumatoide
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

Por qué es importante diagnosticar precozmente la artritis reumatoide

Identificar la enfermedad y comenzar el tratamiento es clave para detener su progreso, controlar la evolución y permitir que el paciente tenga calidad de vida y funcionalidad

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad reumática crónica que se caracteriza por la afectación de las articulaciones periféricas (manos, pies, muñecas, hombros, codos, caderas y rodillas). En ella se produce dolor, inflamación y rigidez, sobre todo por la mañana o después de periodos prolongados de reposo. Pero, además de estos síntomas articulares, también puede terminar dañando otros órganos (como el corazón, los ojos o los riñones), por lo que diagnosticarla y tratarla con prontitud es esencial para controlar su evolución

Esta enfermedad es la forma de artritis crónica más frecuente, y se estima que afecta a entre un 0,3% y un 1% de la población mundial. En España, explica el doctor Juan José Lerma Garrido, jefe del Servicio de Reumatología de Quirónsalud Valencia, “afecta a unas 150.000 o 200.000 personas. Se presenta más en el sexo femenino (en una proporción de tres mujeres por cada hombre) y el número de casos aumenta con la edad, siendo más frecuentes entre los 40 y 60 años, y también más en el medio urbano que en el rural”.

Foto: Foto: iStock.

De un paciente a otro varían mucho las molestias y las limitaciones, explica el especialista. “Sin embargo, hay algunos síntomas comunes, como puede ser el dolor articular continuo y constante, incluso sin realizar ningún tipo de movimiento (en reposo). La articulación se hincha y aumenta de tamaño, apareciendo rigidez e imposibilidad para movilizarla, y la limitación funcional puede llegar a ser incluso invalidante”.

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica para la que en la actualidad no hay cura; no obstante, con un tratamiento adecuado se consigue un buen control de la enfermedad, de forma que, en la mayoría de los casos, el paciente puede normalizar su vida.

Por qué se produce

No se sabe con exactitud cuál es la causa de la artritis reumatoide, aunque se ha observado que hay personas con una especial propensión a padecerla, en especial cuando existe alguna alteración de su sistema inmunológico. “Existe cierta predisposición genética y determinados factores agravantes, como pueden ser infecciones, estrés o alteraciones en la microbiota intestinal, además de otros que pueden incrementar el riesgo, como ser mujer, la edad (35-55 años) y los antecedentes familiares de padecer la enfermedad”. Asimismo, se sabe que el tabaco aumenta el riesgo tanto de desarrollar artritis como de agravarla; igualmente, el sobrepeso puede condicionar una mayor predisposición para su desarrollo.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

“Las articulaciones que se inflaman con más frecuencia”, explica el doctor Lerma, “son las muñecas, los dedos de manos y pies, los codos, los hombros, las caderas, las rodillas y los tobillos. La inflamación persistente de las articulaciones puede provocar una deformidad progresiva de las articulaciones, rigidez de la movilidad articular, erosiones y destrucción. Esto conlleva, en mayor o menor medida, un grado de discapacidad para hacer tareas de la vida diaria”.

Un diagnóstico preciso

Hay más de un centenar de enfermedades reumáticas, y la artritis reumatoide se engloba en el grupo de las ERAS (Enfermedades Reumáticas Autoinmunes Sistémicas). Dado que se trata de una patología que requiere de un tratamiento específico para frenar su evolución, es crucial acertar con el diagnóstico y no confundirla con otras enfermedades como la artrosis, el lupus eritematoso, la artritis psoriásica, la gota o algunas infecciones por virus.

Para dar con el diagnóstico, no existe una prueba única que nos indique la presencia o no de la enfermedad, sino que se hallará a partir del estudio clínico minucioso del paciente por un médico que conozca en profundidad la enfermedad. En este sentido, el especialista recomienda que, “ante la aparición de un dolor articular intenso, agudo y persistente, el paciente debe consultar con un especialista reumatólogo”. No es conveniente esperar a que se produzca la inflamación, ya que, “en ocasiones, la aparición del proceso inflamatorio es posterior; un diagnóstico lo más precoz posible es fundamental para su correcto control y tratamiento”.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Para diagnosticar la enfermedad, además de analizar los síntomas del paciente, es primordial hacer una buena anamnesis con el fin de detectar la presencia de artritis y diferenciarla de otros procesos. “Generalmente, el reumatólogo solicitará unos análisis de sangre y probablemente alguna radiografía. Sin embargo, es importante señalar que ni los análisis ni las radiografías, por sí solos, nos van a indicar el diagnóstico definitivo. Este va a depender de la valoración global y conjunta de todos los datos anteriores”.

También hay que tener en cuenta las posibles complicaciones de los pacientes, ya que la artritis reumatoide es una enfermedad sistémica que, si no se controla adecuadamente, puede tener manifestaciones extraarticulares y causar daños a otros órganos.

En cuanto al tratamiento, se basa en la utilización de fármacos que son capaces de modular y controlar esa alteración del sistema inmunológico. “Una nueva generación de tratamientos, denominados biológicos, son incluso capaces de frenar la evolución de la enfermedad y conseguir que el paciente pueda tener una calidad de vida prácticamente normal. En este contexto, un diagnóstico preciso, así como un tratamiento precoz y rápido, es clave para poder conseguirlo”.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Valencia​.

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad reumática crónica que se caracteriza por la afectación de las articulaciones periféricas (manos, pies, muñecas, hombros, codos, caderas y rodillas). En ella se produce dolor, inflamación y rigidez, sobre todo por la mañana o después de periodos prolongados de reposo. Pero, además de estos síntomas articulares, también puede terminar dañando otros órganos (como el corazón, los ojos o los riñones), por lo que diagnosticarla y tratarla con prontitud es esencial para controlar su evolución

Salud Quirónsalud Brands Salud ECBrands
El redactor recomienda