Es noticia
Menú
Las verdaderas razones por las que ir a la playa este verano es una muy buena idea
  1. Alma, Corazón, Vida
Cuando llega el calor...

Las verdaderas razones por las que ir a la playa este verano es una muy buena idea

Hay quien es más de piscina que de mar y viceversa, pero incluso para los que detestan la arena de la playa y esa sensación que deja en la piel el salitre del mar, este ofrece beneficios incalculables.

Foto: (iStock)
(iStock)

Los más de cuarenta grados que empiezan a azotar ya a más de media península solo invitan a tumbarse cerca de alguna buena masa de agua donde poder tirarse de cabeza cuando uno ya no puede más. Ay, el agua, qué haríamos sin ella. Hay quien es más de piscina que de mar y viceversa, pero incluso para los que detestan la arena de la playa y esa sensación que deja en la piel el salitre del mar, este ofrece beneficios incalculables.

¿Estás pensando aún tu destino para este verano? ¿No te decides entre playa o montaña? Por supuesto, ambas opciones tienen grandes ventajas para nuestro momento anual de descanso por excelencia, pero tal vez te interesa ante todo tener claro qué necesita tu cuerpo. Déjanos decirte que si tu piel sufre algún tipo de reacción alérgica, o enfermedad, tu mejor opción es el agua salada.

Foto: Aprovecha los beneficios de caminar en la playa. (Pexels/Ben Mac)

Unos días en el mar o en el océano pueden aliviar numerosos síntomas externos, pero también internos, así que aquí van algunos de ellos para que los tengas en cuenta:

Aliada de la piel

Al ser rica en minerales como el sodio, el sulfato, el magnesio y el calcio, el agua marina resulta un gran remedio para mejorar numerosas partes de nuestro organismo. Desde la composición de nuestros huesos, músculos y nervios, como señalan desde la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard (el magnesio es importante para todo ello, pero también ayuda a regular la presión arterial y metabolizar la insulina) hasta cuestiones de la piel como la psoriasis.

placeholder (iStock)
(iStock)

Basta con unos minutos dentro de esta agua para notar los primeros resultados. Según una revisión de investigación publicada por 'Nutrients' en agosto de 2017, se demostró que los niveles de magnesio en el cuerpo aumentan después de 60 a 120 minutos de inmersión en agua de mar en uno de los estudios revisados. Sin embargo, en general, faltan pruebas que respalden la absorción de magnesio a través de la piel.

Además, también es significativo el alivio que ofrece en la piel, algo que no es poco para quienes el picor se ha convertido en su nueva rutina diaria. De hecho, seguro que esto ya te suena, y no, no es un ninguna invención popular.

placeholder (iStock)
(iStock)

Agua rica en minerales

Existe evidencia científica de que las personas que padecen esta enfermedad, o eccema, un tipo de dermatitis aguda, presentan mejoría después de nadar en el océano. Así lo apunta en 'The Conversation' Sergio Diez Álvarez, doctor en Medicina en The Maitland and Kurri Kurri Hospital y miembro de la Universidad de Newcastle: "Bañarse en agua rica en minerales naturales, incluso en manantiales minerales, se denomina balneoterapia y se ha utilizado durante mucho tiempo para tratar la psoriasis. También hay evidencia de que la climatoterapia (donde un paciente es reubicado en un lugar específico para recibir tratamiento) en el Mar Muerto es un remedio eficaz para la afección".

No obstante, como recuerda este experto, cada cuerpo es distinto, por lo que no todos reaccionan bien al contacto con estas aguas. "A algunos les resulta relajante, a otros les resulta incómodo", por lo que como todo es importante siempre probar y conocer qué prefiere nuestra piel. Así lo recuerda también la Asociación Nacional del Eczema de Estados Unidos.

placeholder (iStock)
(iStock)

Otro gran beneficio del mar es el ejercicio sumergidos en él. Nadar no solo nos ejercita y hace que nuestro corazón y todo nuestro cuerpo trabaje, sino que también mejora nuestra salud mental.

Beneficios para la salud mental

Según un estudio publicado en 2016 en el portal científico de 'Science Direct', nadar en el mar funciona como terapia de resiliencia, donde la fuerza del mar nos ayuda a establecer un mejor contacto con nuestros pensamientos. Asimismo, otra investigación, llevada a cabo en 2019 por Hannah Denton y Key Aranda, de la Universidad de Brighton, presentó que nadar en el mar es "transformador, provocando cambios en la mente, el cuerpo y la identidad; conectando, posibilitando un sentido de pertenencia a la naturaleza, lugar y otros; y finalmente reorientar, a través de la interrupción del sentido del tiempo, el espacio y el cuerpo, los nadadores pueden encontrar perspectivas alternativas y ampliadas sobre sí mismos y su mundo".

placeholder (iStock)
(iStock)

Basándose en estas ideas, otro estudio de caso publicado en agosto de 2018 por 'British Medical Journal Case Reports' examinó los efectos de la natación semanal en aguas abiertas sobre el trastorno depresivo mayor en una mujer de 24 años. Los resultados demostraron que nadar en aguas abiertas frías provocó una mejora inmediata en el estado de ánimo de la chica.

No es extraño, ya que nadar en agua fría, como sostiene Diez Álvarez, activa los receptores de temperatura debajo de la piel que liberan hormonas como endorfinas, adrenalina y cortisol. Estos receptores son los que proporcionan todos los beneficios mencionados.

Los más de cuarenta grados que empiezan a azotar ya a más de media península solo invitan a tumbarse cerca de alguna buena masa de agua donde poder tirarse de cabeza cuando uno ya no puede más. Ay, el agua, qué haríamos sin ella. Hay quien es más de piscina que de mar y viceversa, pero incluso para los que detestan la arena de la playa y esa sensación que deja en la piel el salitre del mar, este ofrece beneficios incalculables.

Salud Salud mental Playa Estilo de vida Investigación
El redactor recomienda