Es noticia
Menú
¿Por qué lo llaman amor si en realidad es obsesión?
  1. Alma, Corazón, Vida
EL PELIGRO DE LA TOXICIDAD

¿Por qué lo llaman amor si en realidad es obsesión?

Descubre los pasos a seguir para no caer en una relación de pareja que acabe por ser tóxica y dañina

Foto: El peligro de las relaciones tóxicas (iStock)
El peligro de las relaciones tóxicas (iStock)

Las relaciones entre seres humanos no siempre son todo lo agradables que nos gustaría. Por norma general, las personas tienden a complicarse la vida de manera innecesaria. Las relaciones tóxicas están a la orden del día, tal y cómo refleja BBC Mundo en un estudio. Cuando nos pensamos que estamos viviendo un sueño todo puede acabar convirtiéndose en una pesadilla.

La psicóloga Marta Novoa, especializada en relaciones de pareja y autora del libro 'Amor del bueno', utiliza estas palabras para definir una relación tóxica: "Sabemos que el momento agradable va a volver y quedamos enganchados esperando a que vuelva, porque tenemos la certeza de que al final siempre vuelve. Esos momentos de subidón son tan agradables que nos olvidamos de los bajones".

Foto: ¿Qué tengo que hacer para enamorarme? (iStock)

¿Quién no ha experimentado alguna vez la sensación de estar enganchado a una persona aún a sabiendas que nos está haciendo daño? Ocurre cuando hacemos planes geniales, pero, de repente, nuestra pareja desaparece y nos hace sufrir. Echamos de menos su presencia como si de una droga se tratara. En ese momento, ya ha dejado de ser amor para convertirse en una obsesión.

Así surge una relación tóxica

En ese momento, la oxitocina (hormona del amor) se inhibe y hay un desequilibrio entre esta y la dopamina. A partir de ahí, dejamos de sentir amor para empezar a experimentar la llamada obsesión. Por ello, Marta Novoa indica que "para que la relación sea sana tiene que producir paz dentro de nosotros mismos. Si es al revés, las cosas no funcionan".

placeholder Oxitocina, la hormona del amor (iStock)
Oxitocina, la hormona del amor (iStock)

El desequilibrio hormonal provoca que la persona tenga más ansias por conservar a su pareja. Incluso, según diversos estudios, un individuo puede permitir comportamientos fuera de lo común con tal de conservarla. Estos pueden llegar a cualquier ámbito, incluso al sexual. Marta Novoa explica que "la adicción al tabaco, a la droga o al alcohol tiene el mismo mecanismo".

Las relaciones asimétricas, en las que una persona lo da todo y otra no acaba de decidirse, terminan por convertirse en algo tóxico, en un sinvivir que no merece la pena experimentar. Por ello, siempre es necesario establecer unos límites que nos hagan sentir cómodos para que no termine por convertirse en una obsesión. El amor es sano si se vive en paz y con la conciencia tranquila.

Las relaciones entre seres humanos no siempre son todo lo agradables que nos gustaría. Por norma general, las personas tienden a complicarse la vida de manera innecesaria. Las relaciones tóxicas están a la orden del día, tal y cómo refleja BBC Mundo en un estudio. Cuando nos pensamos que estamos viviendo un sueño todo puede acabar convirtiéndose en una pesadilla.

Relaciones de pareja
El redactor recomienda