Es noticia
Menú
La sorpresa que esconde un buque hundido en la Primera Guerra Mundial
  1. Alma, Corazón, Vida
MILES DE BOTELLAS DE LICOR

La sorpresa que esconde un buque hundido en la Primera Guerra Mundial

Un equipo de buzos ha descubierto un tesoro nunca visto en un barco aliado hundido por un submarino alemán en 1918

Foto: Submarino alemán de la II Guerra Mundial. (iStock)
Submarino alemán de la II Guerra Mundial. (iStock)

Hellmuth von Rockteschell era un oficial alemán que, en 1918, fue partícipe de la Primera Guerra Mundial. Durante aquel año, este miembro de las fuerzas alemanas avistó un buque aliado al que decidió hundir a base de cañonazos. El SS Libourne escondía en su interior un tesoro que, más de 100 años después, ha sido descubierto.

Este comandante de submarino germano era uno de los más agresivos y, según cuenta la historia, no dudó ni un segundo en hundir el barco aliado. El capitán del submarino ordenó atacar, hundir y quemar este navío de la parte aliada que tenía en su interior valiosas posesiones.

Foto: El deshielo de un glaciar revela un escondite de la Primera Guerra Mundial (EFE)

Así, el SS Libourne contenía botes de pepinillos por valor de 425 libras de la época y unas 10.000 botellas de licor. Aquellas posesiones eran consideradas como una pequeña gran fortuna en la época. Un siglo después, este barco ha sido descubierto por un buzo. Dominic Robinson ha encontrado multitud de objetos valiosos.

El barco contenía 10.000 botellas

En los restos del buque, este submarinista no descubrió pepinillos entre los restos, pero sí otros objetos de muchísimo valor: "Había muchas botellas visibles en los restos del naufragio pero también suponemos que había muchas más debajo de la arena al margen de otros restos importantes".

Foto: El hundimiento del Lusitania, por Winsor McCay

En declaraciones a NeedToKnow.online, el buzo reconoció que el hallazgo fue francamente afortunado: "El naufragio está muy lejos de la costa, por lo que llegar a él dependía de que hiciera buen tiempo. Afortunadamente, no tuvimos problemas para llegar porque el mar estaba en calma".

El equipo de investigadores marinos que dirige Dominic Robinson está esperando adquirir los permisos para recuperar las botellas de alcohol que se han conservado perfectamente en el fondo del mar durante más de 100 años. La UNESCO considera el fondo del mar como patrimonio de la humanidad por lo que es complicado que esos permisos lleguen a buen puerto.

Hellmuth von Rockteschell era un oficial alemán que, en 1918, fue partícipe de la Primera Guerra Mundial. Durante aquel año, este miembro de las fuerzas alemanas avistó un buque aliado al que decidió hundir a base de cañonazos. El SS Libourne escondía en su interior un tesoro que, más de 100 años después, ha sido descubierto.

Historia Naufragio Primera Guerra Mundial
El redactor recomienda