Es noticia
Menú
Los delfines le ponen nombre a sus amigos, según los estudios
  1. Alma, Corazón, Vida
hazañas cognitivas

Los delfines le ponen nombre a sus amigos, según los estudios

Si son capaces de eso, también pueden ser capaces de planificar, hacer viajes mentales en el tiempo o simular distintos escenarios sociales

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Que los delfines son seres superiores en todos los aspectos ya lo imaginábamos, pero siendo un poco más concretos y no dejándonos llevar solamente por su cándida apariencia, hay datos interesantes: ya hace más de 60 años que los científicos descubrieron el uso de sus silbidos característicos, que son distintivos usados por ellos para transmitir su identidad (lo que lleva a algunos a compararlos con los nombres humanos).

Los estudios de delfines en cautiverio ofrecen un intrigante apoyo a esta idea, según informa 'Psychology Today'. Las investigaciones han demostrado que responden a los silbidos característicos que conocen, pueden usarlos para dirigirse a las personas y los recuerdan durante 20 años o incluso más. Pero no se sabía si usaban estos silbidos de la misma manera que los humanos utilizan sus nombres (es decir, como etiquetas de representación), por lo que un equipo de la Universidad de St. Andrews decidió llevar a cabo una investigación.

Las investigaciones han demostrado que responden a los silbidos característicos que conocen, pueden usarlos para dirigirse a las personas y los recuerdan durante 20 años o incluso más

En este tipo de estudios intermodales se pide a un sujeto que identifique un objeto o individuo a través de diferentes modalidades sensoriales. "Si una persona ve una taza la reconoce como taza. Si lleva los ojos vendados y la toca, también la reconoce de esta manera. Aunque parece una tarea fácil para un ser humano, los animales no siempre pueden hacer eso con sus sistemas de comunicación nativos".

Foto: Delfín muerto hallado en la orilla de la playa.

En el nuevo estudio, los investigadores evaluaron los sentidos del oído y el gusto de ocho delfines cautivos. Con base en el comportamiento y la biología de los delfines, plantearon la hipótesis de que los animales podrían adquirir información de identidad al probar compuestos en la orina de otros delfines, además de escuchar sus silbidos característicos.

Primero, presentaron a los delfines muestras de orina de delfines familiares y desconocidos. Descubrieron que pasaban aproximadamente tres veces más tiempo tomando muestras de orina de individuos familiares en comparación con la orina de extraños. A continuación, los investigadores combinaron presentaciones de orina con reproducción acústica de silbidos característicos de altavoces submarinos. El silbido procedía del mismo delfín que proporcionó la muestra de orina (una coincidencia) o de un delfín que no coincidía.

Los delfines incluso podrían ser capaces de hacer referencias a terceros delfines que están ausentes

Así llegaron a la conclusión de que los delfines respondían más a las coincidencias que a las discrepancias. Que los delfines respondieran de manera similar a través de los sentidos, en escenarios coincidentes y no coincidentes, indica que pueden asignar correctamente silbidos a los silbadores de los mismos.

Los hallazgos marcan el primer caso de reconocimiento social solo por el gusto en un animal vertebrado (los delfines no pueden oler como la mayoría de los otros vertebrados). Los resultados, según el equipo, demuestran que pueden integrar la información de identidad de los estímulos acústicos y gustativos para formar un concepto independiente para individuos reconocidos. En otras palabras, los delfines pueden etiquetar a sus amigos en sus mentes y pensar en estos individuos como algo más que los estímulos que utilizan para reconocerlos.

Si son capaces de eso, también pueden ser capaces de realizar hazañas cognitivas como la planificación, el viaje mental en el tiempo o la simulación de escenarios sociales

“Esto significa que cada vez que un delfín emite el silbido de otro compañero de grupo o un delfín responde al silbido de un antiguo compañero de grupo que no ha visto en años, es probable que esté emitiendo o respondiendo a esos silbidos sabiendo perfectamente quién es el otro individuo”, dicen fuentes de la investigación. "Los delfines incluso podrían ser capaces de hacer referencias a terceros delfines que están ausentes".

Si son capaces de eso, también pueden ser capaces de realizar hazañas cognitivas como la planificación, el viaje mental en el tiempo o la simulación de escenarios sociales. "También plantea la posibilidad de que los silbidos característicos puedan converger cognitivamente con nuestro uso de nombres en el sentido de que los silbidos característicos, como los nombres humanos, son señales aprendidas e innovadoras, independientes de los sistemas de reconocimiento de voz que se encuentran en muchos otros animales", añadieron.

Que los delfines son seres superiores en todos los aspectos ya lo imaginábamos, pero siendo un poco más concretos y no dejándonos llevar solamente por su cándida apariencia, hay datos interesantes: ya hace más de 60 años que los científicos descubrieron el uso de sus silbidos característicos, que son distintivos usados por ellos para transmitir su identidad (lo que lleva a algunos a compararlos con los nombres humanos).

Noticias Curiosas
El redactor recomienda