Es noticia
Menú
El apasionante mundo de las pestañas: ¿por qué los hombres las tienen más largas?
  1. Alma, Corazón, Vida
CURIOSIDADES ANATÓMICAS

El apasionante mundo de las pestañas: ¿por qué los hombres las tienen más largas?

Esta parte ínfima del cuerpo humano cumple la función de proteger al ojo de los agentes externos. Y también, de forma general, tiene diferentes longitudes respecto a géneros

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se trata de una de las partes más ínfimas del cuerpo humano pero no por ello carece de importancia. Las pestanas están compuestas de queratina, lo que las hace flexibles y resistentes a la hora de actuar como protectoras del ojo para que el polvo, las bacterias y la contaminación ambiental no entren. Y, por supuesto, también sirven de protección contra los rayos solares, la radiación y la lluvia.

Un detalle curioso es que solemos perder alrededor de cinco pestañas al día, renovándose cada cinco semanas. Ahora bien, ¿alguna vez has reparado en su tamaño? Se tiende a pensar que unas pestañas largas hacen a la persona más atractiva; de hecho, la moda de llevar pestañas postizas para aumentar su longitud está muy en auge en algunos países y entre las jóvenes.

"Según un estudio de 2015, nuestros ojos se enrojecerían y se secarían si estas no fueran lo suficientemente largas"

En primer lugar, hacen que los ojos parezcan más grandes, como señala un artículo de 'Newsweek'. Las pestañas largas enfatizan la esclerótica (la membrana de los ojos, de color blanco) y los anillos limbales (el redondel oscuro alrededor del iris). Y, de hecho, cuanto más largas, pareceremos más jóvenes, ya que dicho anillo limbal tiende a ser más prominente durante la juventud. Por eso a los ancianos apenas se les notan las pestañas.

El sexo y las pestañas: una curiosa relación

Las pestañas largas también se han asociado a la castidad a nivel histórico. "Plinio el Viejo, naturalista de la Antigua Roma, llegó a decir que las pestañas de las mujeres podrían caerse si practicaban demasiado sexo", asegura la periodista Ashley Fetters en un artículo publicado en 'The Cut'. "Aunque esa observación podría tener algo de cierto: uno de los síntomas de la sífilis es la pérdida de las pestañas". Y sí, también cuando vemos a alguien con unas demasiado largas tendemos a ver rasgos que transmiten bondad y calidez.

Foto: Fuente: iStock

Otro de los detalles curiosos es que hay personas que las tienen más largas y otras más cortas. En concreto, existe un sesgo de género en cuanto a la longitud de las mismas: los hombres las tienen más largas y las mujeres más cortas, según apunta la periodista Jane Castro, en la web 'BlissEgg'. "Tiene que ver con el ancho de los ojos", asegura. "Según un estudio de 2015, nuestros ojos se enrojecerían y quedarían muy resecos si estas no fueran lo suficientemente largas". Y, a este respecto, ellos están más protegidos: no solo porque de manera general tienen más vello corporal y más grueso que las mujeres por la testosterona, también porque las tratan con menos productos de belleza como el rímel, el cual evidentemente daña aunque sea poco a poco las pestañas.

Cuanto más largas, más seductivos

Que los hombres tengan por norma general las pestañas más largas es paradójico porque se preocupan por ellas mucho menos que las mujeres. Además, suelen ser percibidas como un símbolo de belleza sin importar el género de la persona, aunque ellas son las que más hacen uso de pestañas postizas. Según un estudio publicado en 'Evolutionary Behavioral Sciences', el vínculo entre su longitud y el atractivo físico seguía una función de U invertida, con las calificaciones más altas cuando alcanzan un máximo aproximadamente de un tercio del ancho de los ojos, según resume 'PsyPost'.

Foto: Foto: iStock.

Por todo ello, merece la pena prestar atención a esta parte ínfima del cuerpo humano y cuidarla como se debe. No te olvides de lavarte bien la cara todas las mañanas para eliminar los rastros de suciedad, legañas y fluidos oculares que se quedan impregnados en ellas. Esta es la mejor manera de garantizar su buena salud. Pero ojo, y nunca mejor dicho, sin tampoco obsesionarse demasiado para que no se desgasten.

Se trata de una de las partes más ínfimas del cuerpo humano pero no por ello carece de importancia. Las pestanas están compuestas de queratina, lo que las hace flexibles y resistentes a la hora de actuar como protectoras del ojo para que el polvo, las bacterias y la contaminación ambiental no entren. Y, por supuesto, también sirven de protección contra los rayos solares, la radiación y la lluvia.

Virales Lluvia
El redactor recomienda