Es noticia
Menú
¿Cómo cambian de color los pulpos? El camuflaje que desconcierta a la ciencia
  1. Alma, Corazón, Vida
sorprendentes criaturas

¿Cómo cambian de color los pulpos? El camuflaje que desconcierta a la ciencia

Tienen los patrones de mayor resolución de todos los cefalópodos y muestran algunas de las transiciones de color más rápidas de todo el reino animal

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Los pulpos, como Paul que vaticinó que ganaríamos un mundial en 2010 gracias a Iniesta, son uno de los animales más extraños e impresionantes de la naturaleza. Uno de sus rasgos más característicos es la capacidad para cambiar rápidamente de color y mezclarse con su entorno, camuflándose a voluntad. El camuflaje es una habilidad importante compartida por casi todos los cefalópodos, un grupo de invertebrados marinos que también incluye calamares y sepias, pero los pulpos lo han llevado a otro nivel. Estos animales tienen los patrones de mayor resolución de todos los cefalópodos y muestran algunas de las transiciones de color más rápidas de todo el reino animal, informa 'Live Science'.

El dominio del camuflaje de los pulpos ha desconcertado a los investigadores desde el comienzo de la ciencia misma. Hace unos 2.400 años, Aristóteles anotó observaciones detalladas del camuflaje de este animal. Pero a pesar de que el camuflaje del pulpo ha sido estudiado y observado durante siglos, no se han hecho muchos avances hasta hace poco.

El dominio del camuflaje de los pulpos ha desconcertado a los investigadores desde el comienzo de la ciencia misma

He aquí por qué: el cambio de color en los cefalópodos es un proceso complejo que involucra muchos componentes microscópicos diferentes. Sin embargo, en las últimas décadas, la tecnología ha permitido a los investigadores separar los componentes individuales del camuflaje de los cefalópodos y ahora están comenzando a comprender cómo funcionan: los pulpos pueden cambiar de color porque tienen cromatóforos, órganos diminutos que cambian de color que están repartidos por toda su piel.

En el corazón de cada cromatóforo hay pequeños sacos llenos de nanopartículas de un pigmento llamado xantomatina. Los sacos de pigmento están rodeados por una matriz elástica que, a su vez, está conectada a las células musculares que rodean el saco en forma de estrella puntiaguda. A medida que estas células musculares se contraen, el saco de pigmento se estira, lo que permite que entre más luz en la célula y se refleje en las partículas de xantomatina. Debido a que la xantomatina absorbe ciertas longitudes de onda, o colores, de la luz visible, la luz que refleja hacia afuera del cromatóforo es de un color diferente en comparación con la luz que ingresó primero en la célula.

La capa superior produce un color amarillo, la capa intermedia refleja un color rojo y la capa inferior produce un color marrón

Hay tres capas de cromatóforos en la piel de un pulpo, y cada capa tiene partículas de xantomatina que reflejan un color diferente. La capa superior produce un color amarillo, la capa intermedia refleja un color rojo y la capa inferior produce un color marrón. Pueden combinar estos colores cambiando la forma de los cromatóforos en cada capa, lo que permite crear una amplia gama de tonos.

Cada cromatóforo individual, de los que puede haber decenas de miles o incluso millones dependiendo del tamaño de la especie, se controla con señales neuronales directas del cerebro del pulpo que hacen que los músculos que rodean el saco se contraigan o se relajen. Pero los cromatóforos no son las únicas estructuras involucradas en esto del cambio de color. Órganos adicionales, conocidos como iridóforos y leucóforos, en la piel de ciertas especies de pulpos pueden ayudar a realzar o alterar los colores que producen.

Los iridóforos son un poco más grandes que los cromatóforos y ayudan a crear los colores más luminiscentes y metálicos de los pulpos. Los iridóforos contienen una proteína llamada reflectina, que se acumula dentro de los iridóforos para producir un efecto de espejo. Los pulpos también poseen maquinaria en su piel que les ayuda a cambiar su textura, lo que agrega otra capa a su camuflaje. Tienen pequeñas protuberancias llamadas papilas que pueden relajarse, haciendo que la piel sea suave como algas, o contraerse, consiguiendo que se vuelva grumosa y áspera como una roca. Las papilas también están controladas por señales neuronales del cerebro, pero este proceso de cambio de textura se comprende aún menos que el cambio de color. En definitiva, los pulpos son un misterio.

Muchos animales usan en el camuflaje, pero los pulpos juegan en otra liga, en gran parte debido a la velocidad y precisión con la que pueden cambiar entre colores muy diferentes, incluso en una fracción de segundos. Pueden hacer cambios de color tan rápidos porque su cerebro está profundamente interconectado con la superficie de la piel y la razón principal de esta interconexión entre el cerebro y la piel es que, a diferencia de la mayoría de los cerebros de animales, los cerebros de pulpo no están confinados a una sola región, sino que tienen algo así como 'bolsillos cerebrales'. Los pulpos también tienen más cromatóforos que los calamares y las sepias.

Sin embargo, todavía hay un gran misterio sin resolver en torno al camuflaje de los cefalópodos: cómo son tan buenos para combinar el color de su piel con el de su entorno. Una posible explicación es que los ojos del pulpo pueden ver el color sin fotorreceptores. También hay teorías de que los receptores de luz en la piel podrían ayudar a los pulpos a igualar los colores que los rodean. Aunque la mecánica del camuflaje del pulpo aún se está descubriendo, los científicos comprenden mucho mejor por qué estos impresionantes animales cambian de color.

Todavía hay un gran misterio sin resolver en torno al camuflaje de los cefalópodos: cómo son tan buenos para combinar el color de su piel con el de su entorno

Al pulpo no le ha quedado otra que evolucionar para poder sobrevivir en un ambiente donde todo el mundo quiere comerle. Algunos pulpos han desarrollado otras formas de esconderse. Por ejemplo, los escurridizos pulpos de cristal han perdido todos sus cromatóforos y se han vuelto casi completamente transparentes. Además, a veces usan sus colores para comunicarse con otros animales. Por ejemplo, los pulpos de anillos azules, cuatro especies de pulpos diminutos, pero extremadamente venenosos, producen anillos luminiscentes brillantes para advertir a los animales que se mantengan alejados de ellos para evitar ser envenenados.

Aunque el camuflaje es una habilidad innata para la mayoría de los pulpos, los investigadores sospechan que es algo en lo que mejoran mucho a lo largo de su vida y conforme envejecen consiguen más matices. La práctica hace al maestro, como nos pasa a nosotros.

Los pulpos, como Paul que vaticinó que ganaríamos un mundial en 2010 gracias a Iniesta, son uno de los animales más extraños e impresionantes de la naturaleza. Uno de sus rasgos más característicos es la capacidad para cambiar rápidamente de color y mezclarse con su entorno, camuflándose a voluntad. El camuflaje es una habilidad importante compartida por casi todos los cefalópodos, un grupo de invertebrados marinos que también incluye calamares y sepias, pero los pulpos lo han llevado a otro nivel. Estos animales tienen los patrones de mayor resolución de todos los cefalópodos y muestran algunas de las transiciones de color más rápidas de todo el reino animal, informa 'Live Science'.

Noticias Curiosas
El redactor recomienda