Es noticia
Menú
Godwin, Benford y otras curiosas leyes que siempre se cumplen
  1. Alma, Corazón, Vida
si algo puede salir mal, saldrá

Godwin, Benford y otras curiosas leyes que siempre se cumplen

A todos nos suceden cosas muy similares, ya sea por pura estadística o porque los humanos somos iguales. Por suerte hay gente observadora que formula leyes al respecto

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

En esta vida, a todos nos suceden cosas muy similares, ya sea por pura estadística o porque los humanos somos todos iguales. Tanto es así que todos terminamos las discusiones mencionando a Hitler o acabamos en una empresa donde los menos competentes tienen los puestos directivos. Por suerte, siempre habrá personas observadoras que se den cuenta de que estas cosas se repiten, y formulen leyes al respecto.

Hoy repasamos algunas de ellas, que quizá conozcas o quizá no, pero que seguro te sorprenden por ser, cuando menos, curiosas.

Ley de Godwin

¿Alguna vez estabas discutiendo con alguien y acabasteis, por alguna razón, hablando de nazis? Pues es tan normal que hasta tiene su propia ley. Se popularizó en los 90 gracias a Mike Godwin, que la ideó, y establece que a medida que una discusión (en internet, generalmente) se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis tiende a uno. ¿Un político es bueno porque ha ayudado a que mejore la economía? No te preocupes, alguien considerará que tan bueno no es porque Hitler también contribuyó a que mejorara la economía en los años 30 del pasado siglo.

Reductio ad Hitlerum

La ley de Godwin nos lleva al curioso 'Reductio ad Hitlerum' del que quizá no has oído hablar, pero seguro que en alguna ocasión has sufrido o quizá incluso lo has usado. Se trata de un tipo de falacia ad hominem propuesta por el filósofo Leo Strauss, en donde cualquier punto de vista se puede refutar cuando se comparte con Adolf Hitler. En otras palabras: ser vegetariano, comer chocolate, que te gusten los animales o la música clásica, todo ello tiene que ser malo a la fuerza, teniendo en cuenta que el dictador nazi también lo disfrutaba.

placeholder Oh, Dios mío, si es comunista tiene que ser malo.
Oh, Dios mío, si es comunista tiene que ser malo.

Stalin también tiene su propio 'Reductio and Stalinum', que es igual, pero orientada hacia la izquierda: se desacredita la validez de un argumento, acusando a la persona que lo ha sugerido de anarquista, marxista, socialista o simpatizante de estas ideologías. Incluso hay un Reductio at Francum, aunque solo lo utilizamos en España, claro.

Ley de la controversia de Bedford

Otra ley que podemos observar si nos damos un paseo por internet y perdemos un poco el tiempo leyendo comentarios, ya sean en un foro o en un vídeo de YouTube. Esta ley viene a determinar que la pasión asociada a una discusión es inversamente proporcional a la cantidad de información real disponible, como diría su autor Gregory Benford, en 'Cronopaisaje'. Está irremediablemente relacionada con el efecto Dunning-Kruger, el cual afirma que las personas menos capacitadas para una tarea suelen ser las que generalmente sobreestiman su habilidad en dicha tarea.

Foto: Fuente: iStock.

Ley de Stigler

Este axioma, formulado en los 80, es un poco triste: ningún descubrimiento científico recibe el nombre de quien lo descubrió en primer lugar. Esto se debe a algo muy humano, es bastante probable que en su momento no se reconozca un descubrimiento hasta que los discípulos del que lo ha hecho (que ya no se exponen directamente a la crítica) insisten en la importancia de dicho descubrimiento.

Ningún descubrimiento científico recibe el nombre de quien lo descubrió en primer lugar. La ley de Stigler no la formuló Stigler.

Como dice Mateo en su Evangelio: "Al que tiene mucho, más se le dará, y al que tiene poco, se le quitará hasta lo poco que tiene". La ley de Stigler se ha cumplido en multitud de ocasiones. La regla de oro de Fermi fue desarrollada por Paul Dirac, la ley de Gresham fue formulada antes por Copérnico e, irónicamente, la ley de Stigler se la debemos en realidad a Robert K. Merton, que la enunció antes.

Ley de Gresham

Es bastante curiosa y uno de los pilares de la economía de mercado. Se trata del principio según el cual, cuando en un país circulan simultáneamente dos tipos de monedas de curso legal, y una de ellas es considerada por el público como "buena" y la otra como "mala", la moneda mala siempre expulsará del mercado a la buena.

Ley de Parkinson

¿Alguna vez te tiraste horas en una reunión para tratar un tema bastante trivial? No te preocupes, que ya está Parkinson para explicarlo. Sus tres leyes fundamentales son las siguientes: el trabajo se expande hasta llenar el tiempo del que se dispone para su realización, los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos y el que más nos interesa, el tiempo dedicado a cualquier tema de la agenda es inversamente proporcional a su importancia.

Ley de Chapman-Kolmogórov

Imagínate que hay un incendio en un bosque, podríamos aceptar la premisa de que ha sido un hecho accidental. Ahora bien, imaginemos por un momento que surgen dos incendios. Parece mucho más difícil concluir que se trate de algo accidental, ¿verdad? Esta es la ley de Chapman-Kolmogórov, que explica que la probabilidad de que dos hechos debidos al azar (y que cumplen unas condiciones determinadas), pasen conjuntamente es muy pequeña.

La probabilidad de que dos hechos debidos al azar (y que cumplen unas condiciones determinadas), pasen conjuntamente es muy pequeña

Sorprendentemente, llegaron a la misma conclusión (y, por tanto, formularon ambos la ley) dos personas: el matemático británico Sydney Chapman y el matemático ruso Andréi Kolmogórov. ¿Casualidad?

Principio de Dilbert

Acuñado en los 90 en forma de tira cómica por Scott Adams, explica que las compañías tienden a ascender sistemáticamente a sus empleados menos competentes a cargos directivos para limitar así la cantidad de daño que son capaces de provocar. Solo hay dos tipos de compañías: las que reconocen que son exactamente como la de Dilbert y las que también lo son, pero aún no lo saben. ¿Cuál es la tuya?

Principio de Hanlon

Nunca atribuyas maldad a lo que se explica adecuadamente por la estupidez. Este principio de los 90, que lleva el nombre de Robert Hanlon, en realidad se lleva pensando desde, por lo menos, el siglo XVIII (se registraron declaraciones similares en aquella época). Inspirado en la Navaja de Occam, viene a decir que la mayor parte del mundo que comete actos malévolos los hace más por maldad que por estupidez. Como diría Goethe, los malentendidos y la negligencia crean más confusión en el mundo que el engaño y la maldad.

Ley de Finagle

Si eres pesimista, esta es tu ley: algo que puede ir mal, irá mal en el peor momento posible. Así son las cosas.

En esta vida, a todos nos suceden cosas muy similares, ya sea por pura estadística o porque los humanos somos todos iguales. Tanto es así que todos terminamos las discusiones mencionando a Hitler o acabamos en una empresa donde los menos competentes tienen los puestos directivos. Por suerte, siempre habrá personas observadoras que se den cuenta de que estas cosas se repiten, y formulen leyes al respecto.

Leyes
El redactor recomienda