Es noticia
Menú
¿Por qué hay cada vez más personas con intolerancia al trigo?
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

¿Por qué hay cada vez más personas con intolerancia al trigo?

No se trata solo de la enfermedad celiaca y la alergia al gluten, sino de un problema ante el consumo de otros componentes de este cereal. Explicamos las causas y cómo evitarlo

Foto: Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

Hasta no hace mucho tiempo, el gluten era desconocido para la mayoría de la población. Tan solo quienes sufrían celiaquía sabían que esta proteína, presente en cereales como el trigo, puede provocar en determinadas personas una reacción alérgica cuyo único tratamiento consiste en prescindir de los alimentos con gluten de por vida. Según la Federación de Asociaciones de Celiacos de España, se calcula que, actualmente, en nuestro país hay unas 450.000 personas celiacas, es decir, el 1% de la población, con una mayor prevalencia en mujeres. Y, de ese 1%, el 75% estaría aún sin diagnosticar.

“Pero, aparte de la enfermedad celiaca, en la que se produce una reacción inmunológica contra esta proteína, hay otro tipo de alteraciones que hacen que a no todas las personas les siente bien el gluten y, en consecuencia, los alimentos que lo contienen”, explica el doctor Gonzalo Martín Peña, jefe de Endocrinología del Hospital Ruber Internacional. Así, "dentro del término genérico de ‘intolerancia al gluten’, encontraríamos la celiaquía, la alergia al trigo y otros problemas para digerir bien los carbohidratos del trigo u otros de sus componentes". Todas ellas pueden provocar síntomas muy parecidos, pese a que no se originan por las mismas sustancias ni por el mismo mecanismo.

Foto: Foto: iStock.

Al igual que cualquier otro alimento, continúa el doctor Martín Peña, “el trigo está compuestos por diferentes elementos: grasas, proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y varios tipos de fibra”. Cuando hablamos de intolerancia al gluten, normalmente nos estamos refiriendo también a la intolerancia al trigo, a su proteína o a otro de sus componentes.

¿Por qué está pasando esto?

En los últimos años, los especialistas están observando un incremento de personas que no toleran bien el trigo. “Pese a no existir una evidencia científica sobre qué ha provocado este cambio en la tolerancia a este cereal, sí que se han señalado ciertos factores que podrían haberlo motivado”:

1. Uso de productos químicos en el cultivo de trigo

En algunos casos, se ha atribuido el aumento de la intolerancia a compuestos como el glifosato, “un producto químico que se echa al trigo en los campos de cultivo, usado como herbicida y para acelerar la maduración”.

2. Introducción de alimentos con trigo en lactantes

También puede ser determinante cuándo y cómo se introducen los productos con cereales, así como sus derivados en la dieta de los lactantes. En esos momentos, el sistema inmunológico del bebé se encuentra en un periodo de aprendizaje para reaccionar adecuadamente ante los agentes externos, identificando si lo que ingiere son sustancias tolerables para el organismo.

placeholder Foto: Unsplash.
Foto: Unsplash.

Por lo tanto, continúa el especialista, “el hecho de incorporar un alimento demasiado pronto, tarde o en porciones inadecuadas puede favorecer una mala respuesta por parte del sistema inmunológico del recién nacido y, en consecuencia, causar la intolerancia a ese alimento. Para evitarlo, podría resultar más adecuado permitir al bebé que, poco a poco, vaya chupando un poco de pan durante un periodo de tiempo, en lugar de incorporar, de manera repentina y precoz, ciertas papillas que son muy sofisticadas desde el punto de vista tecnológico”.

3. Nuevas especies de trigo

El uso de nuevas especies de trigo, que han sido modificadas genéticamente para mejorar su rendimiento y su cultivo, puede ser uno de los factores predisponentes más destacados. “De hecho, esto explicaría por qué algunas personas no consiguen digerir el pan habitual, elaborado con nuevos trigos, pero, en cambio, no tienen dificultad para tolerar otros panes preparados con trigos tradicionales, como la espelta, el 'kamut' o el 'korasan', que hoy día no son tan cultivados”.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

4. Panificación y horneado

Ambos procesos también pueden influir en la tolerancia. En el primero, cuando la harina se fermenta lentamente por las levaduras naturales, se favorece a la transformación de los fructanos y otras sustancias mal digeribles, algo que no sucede en la fermentación rápida y artificial, que es la utilizada hoy en día de forma generalizada. “En cuanto al proceso de horneado”, continúa el doctor Martín, “en España es muy difícil localizar un pan bien cocido. Es más, en ocasiones se encuentra totalmente crudo. Y hay que tener en cuenta que la mayoría de los vegetales y de las semillas necesitan de un medio de cocción para digerirlas. Nuestro organismo no está preparado para consumir en crudo ninguna clase de cereal”.

La importancia de un buen diagnóstico

Ante este aumento de casos, la cuestión más importante es ser capaz de diagnosticar correctamente cuál es el trastorno que padece una persona y que le hace no tolerar bien este cereal. Es cierto que se cuenta con técnicas cada vez más precisas para confirmar, de manera eficaz, los casos de celiaquía y la alergia al trigo. Sin embargo, subraya el especialista, “puede resultar más complejo diagnosticar otras reacciones, puesto que no existen técnicas sencillas para detectar la intolerancia a sus carbohidratos o a otros componentes de este alimento”.

En estos dos últimos casos, se obtiene mediante la elaboración de la historia clínica detallada; o a través de la realización de test, eliminando el trigo de la dieta y "analizando cómo reacciona la persona cuando vuelve a incorporar poco a poco cada uno de los componentes susceptibles de generar las molestias".

No obstante, si se detecta a tiempo y se toman las medidas nutricionales adecuadas, la intolerancia al gluten no tiene efectos adversos en la calidad de vida y en la salud. Sin embargo, concluye el especialista, “estas consecuencias pueden ser mucho más serias si tarda en ser diagnosticada, por lo que resulta fundamental acudir al especialista en el caso de sospecha”.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Ruber Internacional​.

Hasta no hace mucho tiempo, el gluten era desconocido para la mayoría de la población. Tan solo quienes sufrían celiaquía sabían que esta proteína, presente en cereales como el trigo, puede provocar en determinadas personas una reacción alérgica cuyo único tratamiento consiste en prescindir de los alimentos con gluten de por vida. Según la Federación de Asociaciones de Celiacos de España, se calcula que, actualmente, en nuestro país hay unas 450.000 personas celiacas, es decir, el 1% de la población, con una mayor prevalencia en mujeres. Y, de ese 1%, el 75% estaría aún sin diagnosticar.

ECBrands Salud Quirónsalud Brands Salud
El redactor recomienda