Es noticia
Menú
Los errores que puedes estar cometiendo antes de dormir y que te roban toda la energía
  1. Alma, Corazón, Vida
ZZZZ...

Los errores que puedes estar cometiendo antes de dormir y que te roban toda la energía

Ante esta falta de sueño generalizada, en una sociedad cada vez más rápida y conectada, los profesionales no dejan de recordar la importancia de irse a la cama y, de verdad, descansar

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Dormir parece cada vez una tarea más difícil. Entendido precisamente como tarea, este gesto natural de todo ser vivo es asunto preciado entre los humanos. No cualquiera lo consigue, como una especie de fin en el bucle de la vida diaria. Ante esta falta de sueño generalizada, en una sociedad cada vez más rápida y conectada, los profesionales no dejan de recordar la importancia de irse a la cama y, de verdad, descansar.

Nuestro cuerpo es, de hecho, el que más nos lo repite: tiene decenas de formas de advertirnos de que no estamos durmiendo, o no lo suficiente. Por supuesto, a veces nuestro sueño ha dejado de depender de nosotros mismos, así que no siempre basta con escucharnos, pero si crees que este puede ser un motivo de tus ojeras diarias y tu cansancio acumulado, permanece atento unos minutos más (y luego marcha a dormir).

Foto: Fuente: iStock

Para los casos en que la inercia, por ejemplo, del trabajo ha eclipsado la inercia natural del sueño, Emily Abbate ofrece en la edición de Estados Unidos de la revista 'GQ' una serie de consejos que pueden ayudar a empezar el día con más energía. Y, sorpresa, todo comienza la noche de antes, porque es posible que hayas olvidado la fórmula secreta para eso del dormir en la infancia o, simplemente, no conoces estos truquitos.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Acostarse mucho antes de cerrar los ojos

Si desarrollas diferentes quehaceres en la cama casi como una rutina, tu cerebro está aprendiendo a activarse aunque estés tumbado en un colchón. Repítelo hasta que sea necesario: La cama es para dormir. Ni para ver la tele, por ejemplo, ni mucho menos para trabajar.

Se conoce como “insomnio psicofisiológico”, asegura a la revista Sujay Kansagra, director del Programa de Medicina del Sueño de Neurología Pediátrica de la Universidad de Duke, y es una de las causas más comunes de acostumbrarse a dormir mal (aunque tu organismo nunca se acostumbra).

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

En este sentido, el hecho de tener insomnio y seguir acostados aumenta la presión mental, lo que genera un círculo vicioso: al no poder dormir, damos vueltas y vueltas, con ellas nos estamos activando, nos ponemos nerviosos y vuelta a empezar la ecuación. Por lo tanto, una de las claves para evitar esto puede ser evitar acostarse antes de estar verdaderamente cansado.

No estirar los músculos

¿Notas la presión recorriéndote todos los músculos en cuanto tocas la almohada? Si antes de decirle hola a Morfeo estiraras un poco, tus músculos podrían liberar parte de esa tensión acumulada durante todo el día.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

No se trata de recrear una rutina de gimnasio, ni mucho menos, sino de repetir pequeños ciclos varias veces, movimientos que le den soltura a tus extremidades y, de paso, a tu mente. Basta, por ejemplo, con inclinarse hacia adelante en posición sentada con las piernas estiradas sobre el colchón, alzar los brazos, unir las manos por delante y por detrás.

No dejar organizado el día siguiente

No, no tienes que ser una Marie Kondo de la anticipación, pero irse a dormir habiendo dejado listo aquello que vas a ponerte al día siguiente, lo que vas a comer o las tareas que tienes que resolver por horarios, ayuda.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Se trata de evitar prisas por la mañana que, sin darte cuenta, se irán acumulando a lo largo de toda la jornada. Empieza probando a dejarte lo más preparado posible tu desayuno. "Algo fácil como dejar avena en remojo durante la noche o preparar yogur para el desayuno. Incluso simplemente cortar algunas frutas o verduras hace que las prisas al día siguiente nos acechen menos". asegura la dietista Aja Gyimah.

Beber alcohol antes de dormir

Si estás acostumbrado a tomar una copa antes de acostarte, es hora de que sepas que esto no te está ayudando nada. Da igual quién te lo haya dicho, se trata de un falso mito popular, lo cierto es que el alcohol puede interrumpir el sueño REM, es decir, la fase más profunda.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Si bien nos da la sensación de descanso, en eso nadie se equivoca, pero mientras tanto está afectando la calidad de nuestro sueño, provocándonos nervios o, incluso, ansiedad al día siguiente. Por lo tanto, el consejo de los expertos es que si vas a tomar alcohol, que sea al menos dos horas antes de dormir, y nada de pasarse.

No hacer un repaso mental del día

Busca en tu memoria más reciente las mejores cosas que te pasaron el día. Como cosas puede entenderse casi cualquier cosa, valga la redundancia. Desde un gesto diminuto a una situación en la que te hayas sentido bien. ¿Recuerdas aquel diario que escribías con diez años? Pues lo estabas haciendo muy bien.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Si has perdido este hábito no te preocupes, puedes volver a probar, aunque si ves que no es lo tuyo también puedes intentar decírtelo en voz alta. Ahora, deja caer tus párpados y a soñar.

Dormir parece cada vez una tarea más difícil. Entendido precisamente como tarea, este gesto natural de todo ser vivo es asunto preciado entre los humanos. No cualquiera lo consigue, como una especie de fin en el bucle de la vida diaria. Ante esta falta de sueño generalizada, en una sociedad cada vez más rápida y conectada, los profesionales no dejan de recordar la importancia de irse a la cama y, de verdad, descansar.

Sueño Trastornos del sueño Estilo de vida
El redactor recomienda