Es noticia
Menú
Diez creencias erróneas sobre el descanso que debes conocer para mejorar tu salud
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

Diez creencias erróneas sobre el descanso que debes conocer para mejorar tu salud

El insomnio y otros trastornos del sueño pueden perjudicar seriamente nuestro rendimiento y nuestra salud. Por eso es importante fomentar hábitos más saludables y apropiados

Foto: Foto: Pexels.
Foto: Pexels.

El sueño es una parte esencial de la vida del ser humano que no escapa a esas creencias populares sin evidencia científica que las avale y que, en el campo de la salud, pueden llevar a fomentar hábitos nocivos entre la población. Por eso, y con vistas a cuidar nuestro descanso, parece importante conocer estos mitos, cambiarlos e intentar así fomentar hábitos más saludables y apropiados.

En este sentido, se consideran muy útiles las campañas de salud pública encaminadas a desterrarlos. Para la doctora Irene Rubio Bollinger, neurofisióloga clínica y coordinadora de la Unidad del Sueño del Hospital Quirónsalud Sur, al igual que ha habido estrategias previas “instando a dejar de fumar y a conducir con precaución para evitar accidentes, podría ser recomendable realizar campañas en torno a la relación entre el sueño y la salud”.

Foto: Foto: Freepik.

La especialista afirma que es fundamental proporcionar una información fiable, veraz y rigurosa que ayude a erradicar esas falsas creencias que todos hemos escuchado alguna vez. Estos son, a su juicio, las 10 más extendidas entre la población.

1. Muchos adultos necesitan apenas cinco horas de sueño para estar sanos

Se ha comprobado que dormir cinco horas o menos provoca alteraciones cardiovasculares, metabólicas, mentales e inmunitarias, así como una menor supervivencia. “Aunque existen algunas personas que denominamos 'short sleeper' —o dormidor corto— y que pueden funcionar adecuadamente con solo cinco horas, son una gran excepción. Por el contrario, la media que necesitan los adultos es aproximadamente de siete horas y media”.

2. Tener la capacidad de quedarse dormido en cualquier lugar y en cualquier momento es un signo de buena salud

“En realidad”, aclara la especialista, “el hecho de quedarse dormido en cualquier sitio, lugar o momento es indicativo de una privación de sueño nocturno o falta de descanso adecuado. La somnolencia diurna excesiva es uno de los síntomas, por ejemplo, de las apneas del sueño o del síndrome de piernas inquietas. Es decir, la propensión elevada a quedarse dormido en situaciones en las que no es normal ni deseable es signo de que hay un problema de sueño subyacente no diagnosticado”.

placeholder Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

3. Los adultos duermen más cuanto más envejecen

Los ancianos siguen necesitando de siete a ocho horas diarias, como el resto de los adultos, “pero muchas veces su sueño está fragmentado —por padecer algunas enfermedades—, es más superficial y menos reparador; por ello compensan el mal descanso nocturno con siestas diurnas. Pero su necesidad de descanso no disminuye, simplemente cambia el patrón de sueño por múltiples circunstancias”.

4. No importa a qué hora duermas del día o de la noche: lo importante es dormir en total siete horas

El sueño diurno suele ser más superficial y corto que el nocturno. Hay más probabilidades de tener problemas de salud física y mental. Por eso, subraya la doctora Rubio, “es importante aconsejar con buenas rutinas y hábitos a los trabajadores con turnos de noche. No obstante, siempre es más deseable dormir en periodo nocturno, ajustándonos al patrón de luz-oscuridad externo y en consonancia con los ritmos de nuestro reloj biológico”.

5. Si tienes tiempo, debes aprovechar e intentar dormir más horas de las que necesitas

“Sorprendentemente”, explica la especialista, “los estudios realizados sobre la relación entre el número de horas dormidas por la población y la mortalidad han mostrado que los que más duermen, sobre todo 10 horas o más, tienen un índice de mortalidad mayor que los que duermen menos de ocho horas. En realidad, parece ser que necesitar demasiadas horas de sueño suele estar en relación con algún trastorno o enfermedad subyacente”. Evidentemente, están las excepciones en las que se necesitan más horas de las habituales, como en estados de recuperación de algún problema de salud o si ha habido falta de descanso previo. También los niños y adolescentes necesitan dormir más horas que los adultos.

6. Una sola noche de privación de sueño tendrá unas consecuencias fatales al día siguiente para el rendimiento y sensación de bienestar

La doctora Rubio subraya que “una sola noche de mal descanso afecta de manera leve a la capacidad cognitiva y al rendimiento. Los efectos son más visibles a partir de dos noches de mal descanso”.

placeholder Foto: Pexels.
Foto: Pexels.

7. El ronquido de la pareja, al margen de ser molesto, no es indicativo de un problema de salud

Esta idea es errónea: la roncopatía supone un aumento de la resistencia de la entrada de aire a través de la vía aérea superior. En muchos casos, es uno de los signos de la apnea obstructiva del sueño que, si no es tratada adecuadamente, pone a la persona en un riesgo mayor de problemas vasculares, metabólicos e inmunológicos.

8. Si tienes dificultades para dormir, lo mejor es permanecer en la cama e intentar con todas las fuerzas conciliar el sueño

Con esta actitud lo que ocurre es todo lo contrario: si permanecemos más de 20 minutos despiertos en la cama intentando dormir, nuestra mente se activará, hasta el punto de que, si se repite de forma habitual, podemos terminar generando un trastorno de insomnio y entrar en un círculo vicioso difícil de romper. “Aplicar lo que los expertos en sueño denominamos control de estímulos sería lo adecuado en estos casos. Se trata de una parte de la terapia cognitiva conductual del insomnio con la que se pretende mejorar nuestro control sobre el sueño y asociar la cama con dormir; no lo contrario. Por tanto, si no podemos conciliar el sueño en un tiempo aproximado de 20 minutos, o nos notamos nerviosos o activados, debemos levantarnos y salir de la habitación, ir a otra estancia y realizar una actividad relajante. Volveremos a la cama cuando notemos de nuevo sueño, no antes”.

9. Si tienes dificultades para dormir por la noche, lo mejor es echarse una siesta durante la tarde para recuperarse y descansar

La siesta no está recomendada para personas que tienen dificultades para dormir; de hecho, disminuye nuestra propensión o inercia para conciliar el sueño a la hora deseada, ya que, durante esa siesta, se disminuye la presión homeostática del sueño y tendremos problemas para iniciarlo y mantenerlo continuo durante la noche. Puede perpetuar un círculo vicioso que va empeorando cada vez más el sueño nocturno. Aun así, una pequeña siesta a primera hora de la tarde puede estar indicada en casos concretos en los que hayamos pasado una mala noche previa por algún motivo concreto, o para recuperarse en casos de enfermedad, pero no es lo deseable de manera habitual.

10. Para dormir bien, lo mejor es una habitación bien calentita con la calefacción puesta y unas buenas mantas para abrigarse

Al contrario: para descansar bien se recomienda mantener la habitación sobre los 18 a 20 grados, utilizar ropa de cama transpirable y colchas que no den mucho calor, así como pijama más ligero. “Las manos o pies calientes sí ayudan a que la temperatura corporal central disminuya con más rapidez, así como una ducha caliente una hora y media antes de ir a dormir. Pero para dormir mejor, es preferible un ambiente más fresco”.

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Quirónsalud Sur

El sueño es una parte esencial de la vida del ser humano que no escapa a esas creencias populares sin evidencia científica que las avale y que, en el campo de la salud, pueden llevar a fomentar hábitos nocivos entre la población. Por eso, y con vistas a cuidar nuestro descanso, parece importante conocer estos mitos, cambiarlos e intentar así fomentar hábitos más saludables y apropiados.

Salud Quirónsalud Brands Salud ECBrands
El redactor recomienda