Es noticia
Menú
El entorno donde creciste moldea tu sentido de la orientación
  1. Alma, Corazón, Vida
SEGÚN UN NUEVO ESTUDIO

El entorno donde creciste moldea tu sentido de la orientación

Aprender a manejar la complejidad ambiental desde la infancia fortalece los músculos mentales para las habilidades espaciales presentes y futuras

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Pese a las restricciones que el sistema socioeconómico moderno mantiene sobre el medio rural, las posibilidades que este nos ofrece son tan diversas como la naturaleza misma. Los beneficios de vivir en un entorno natural son más, incluso, de los que se conocen. Prueba de ello es que las investigaciones no dejan de percibir nuevos cada poco tiempo. Prueba de ello es también, sin ir más lejos, la inercia colectiva que surgió de la pandemia: acudir a los pueblos, a las aldeas, dejar la ciudad que parecía presionar más que de costumbre.

Un gran estudio sobre navegación y movimiento demuestra ahora que las personas que crecen fuera de las ciudades son mejores para orientarse que los urbanitas. Los datos, recogidos en la revista 'Nature', insinúan que aprender a manejar la complejidad ambiental desde la infancia fortalece los músculos mentales para las habilidades espaciales presentes y futuras.

Foto: Fuente: iStock

Las líneas del estudio, llevado a cabo por el neurocientífico Antoine Coutrot y otros compañeros del 'Centro Nacional de Investigaciones Científicas' (CNRS) con sede en Lyon, Francia, son claras: las personas que han crecido fuera de las ciudades, donde la tierra está presente en su forma original, y se amplía en caminos serpenteantes, resultan mejores a la hora de ubicarse en el espacio que las personas que se han criado en las ciudades.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

A partir de un videojuego

Casi 400.000 personas de 38 países de todo el mundo fueron la muestra para dichas palabras. A todos estos miles de participantes en la investigación se les instó a jugar a un videojuego llamado 'Sea Hero Quest', diseñado por neurocientíficos y desarrolladores de juegos con el fin de recopilar datos sobre el cerebro de las personas de una manera entretenida, sencilla y divertida para todos. Así, los jugadores debían dirigir la navegación de un barco en busca de varios objetivos o puntos a los que dirigirse y encontrarse.

Las personas que habían pasado, al menos, los primeros años de su vida en el campo, llegaron de media antes a los objetivos que les marcaban los expertos. Y no solo eso, el estudio pudo determinar también que la diferencia entre los habitantes de ciudad y los del rural fue más prominente en países donde las ciudades tienden a tener diseños simples en forma de cuadrícula, como sucede en numerosas ciudades de Estados Unidos (véase Chicago, Nueva York, etc, con sus calles dispuestas en ángulos de 90 grados, pero también se observa como una de las dinámicas cada vez más habituales del urbanismo de las últimas décadas).

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Cuanto más simples sean las ciudades, viene a decir esta enorme investigación, mayor será la ventaja para las personas de las zonas más rurales. Es decir, la cuadrícula urbana estaría alejándonos de nuestros propios sentidos, como el de la orientación.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Más cerca de entender el Alzheimer

Asimismo, los investigadores han encontrado patrones relacionados con las características individuales y sociales de cada persona que también determinarían este sentido de la orientación, como la educación misma recibida, y han constatado otras ya conocidas como la relación que mantiene con un sentido del olfato muy desarrollado.

placeholder Fuente: iStock
Fuente: iStock

Descubrir estos detalles, apunta Laura Sanders en 'Science News', les dará a los científicos una línea de base más precisa acerca de las habilidades de navegación de cada persona. Eso, a su vez, podría ayudar a revelar cuándo fallan estas, como ocurre en la enfermedad de Alzheimer temprana, por ejemplo.

Aún no puedes demostrar con exactitud todas estas nuevas nociones, pero abre un camino nuevo: "Cuando eres niño, si estás expuesto a un entorno complejo, aprendes a encontrar tu camino y desarrollas los procesos cognitivos correctos para hacerlo", dice Coutrot al respecto.

Pese a las restricciones que el sistema socioeconómico moderno mantiene sobre el medio rural, las posibilidades que este nos ofrece son tan diversas como la naturaleza misma. Los beneficios de vivir en un entorno natural son más, incluso, de los que se conocen. Prueba de ello es que las investigaciones no dejan de percibir nuevos cada poco tiempo. Prueba de ello es también, sin ir más lejos, la inercia colectiva que surgió de la pandemia: acudir a los pueblos, a las aldeas, dejar la ciudad que parecía presionar más que de costumbre.

Investigación Social Alzhéimer
El redactor recomienda