Es noticia
Menú
Cuentos de hadas 2.0: la psicología adolescente en las nuevas películas de animación
  1. Alma, Corazón, Vida
De Caperucita a Red

Cuentos de hadas 2.0: la psicología adolescente en las nuevas películas de animación

Desde el principio de los tiempos, las historias pensadas para niños se contaban para enseñar una moraleja. Con los cambios sociales, las enseñanzas van evolucionando

Foto: 'Caperucita roja', originalmente publicada en 1697 por Charles Perrault.
'Caperucita roja', originalmente publicada en 1697 por Charles Perrault.

La reciente película 'Red' de Pixar ha suscitado centenares de comentarios en ese micromundo que son las redes sociales. Que una película destinada al público infantil despierte polémica no se debe solo a que cada vez más adultos consumen obras para todos los públicos (que también), sino porque muchos han querido ver en esta historia de una adolescente que se convierte en un panda rojo gigante, una clara alegoría de la primera menstruación.

No es la primera vez que una película infantil causa cierta polémica en el público adulto. En verano de 2021 se estrenó 'Luca', de la misma factoría, y muchas personas quisieron ver en esos niños que salían del mar y tenían que esconder su condición de peces, una clara alusión a la salida del armario. Otras, sin embargo, no veían más que una cinta de autodescubrimiento adolescente protagonizada por dos amigos que disfrutan del verano en un pequeño y paradisíaco pueblo de Italia (o un anuncio de Vespa excepcionalmente largo).

¿Se sobreanaliza todo? Es más que posible. Pero también es innegable que las historias pensadas para niños suelen (y deben) tener mucha más complejidad de la que puede observarse a simple vista. Desde el comienzo de los tiempos, los cuentos sirvieron para aleccionar a los más pequeños y enseñarles en su crecimiento los peligros de la vida, y por eso siempre todos tienen moraleja.

Las primeras historias narradas de manera oral, que después autores como los hermanos Grimm recogieron, ya tenían moralejas terribles por debajo de su aparente sencillez

Las primeras historias narradas de manera oral, que después autores como los hermanos Grimm o Hans Christian Andersen recogieron por escrito, ya tenían moralejas terribles por debajo de su aparente sencillez. 'Caperucita Roja' nos enseña que no debemos confiar en extraños y 'Patito Feo', la importancia de la belleza interior, por poner algún ejemplo.

Vivieron felices y comieron perdices

Cuando Walt Disney comenzó a llevar estos cuentos a la gran pantalla, los dulcificó un poco, aunque no en exceso. No hay que olvidar que en el cuento original, La Sirenita siente un dolor insoportable cuando pisa la tierra, y tiene que terminar sin voz y bailando con el príncipe mientras siente como si se clavase miles de espadas en cada paso que da. En general, el norteamericano y su equipo suprimieron los finales excesivamente crueles y aportaron un poco de felicidad para que los pequeños no se traumatizaran de por vida. O, en otras palabras, el clásico "vivieron felices y comieron perdices".

Eleanor Roosevelt escribió a Walt Disney en una ocasión rogándole que trasladase al cine el que, probablemente, es el cuento más famoso (y cruel) de Alemania: 'Pedrito el greñoso'

Y, a pesar de ello, según la leyenda popular, cuando se encendieron las luces de la sala la primera vez que se estrenó en cines 'Blancanieves y los siete enanitos' (allá por 1937) se descubrió que muchos de los niños se habían hecho pis en sus asientos de puro terror. Eleanor Roosevelt escribió a Walt Disney en una ocasión rogándole que trasladase al cine el que, probablemente, es el cuento más famoso (y cruel) de Alemania: 'Pedrito el greñoso', un libro repleto de enseñanzas en el que todos los protagonistas acaban irremediablemente mal por no obedecer a sus padres. Desde el niño que se muere de hambre por no querer comerse la sopa a la niña que se quema viva por usar cerillas, la obra del psiquiatra y escritor Heinrich Hoffmann todavía sigue siendo tremendamente popular en su país natal, aunque es poco probable que los padres actuales aprobasen ver en pantalla una sucesión de niños que van pereciendo de forma sangrienta.

placeholder Ilustración de 'Pedrito el greñoso' o 'Struwwelpeter', famoso cuento alemán del siglo XIX.
Ilustración de 'Pedrito el greñoso' o 'Struwwelpeter', famoso cuento alemán del siglo XIX.

El paso del tiempo y, por supuesto, los cambios sociales han provocado que las historias centradas en niños hayan cambiado. No solo han rebajado su nivel de crueldad (todavía hay 'millennials' traumatizados con la muerte de Mufasa) también tratan temas que en la actualidad son importantes y antes, quizá, eran simples tabús: las últimas princesas Disney han dejado claro que no necesitan un hombre para ser fuertes e independientes y al principio del artículo veíamos que Pixar (que en la actualidad pertenece a Disney) ha tratado temas tan diversos como la regla o la homosexualidad. O, por lo menos, ha dejado la puerta abierta a posibles interpretaciones, que es de lo que se trata.

Según explica Brence Nanay en 'Psychology Today', una gran parte de la manera en que estas factorías llegan al corazón de muchos espectadores es porque enfatizan la psicología humana. "Eso se hizo evidente en 'Inside Out', lo que demuestra que Pixar está al día con respecto a la psicología de las emociones. 'Soul' demostró que también saben de psicología de la motivación y 'Encanto' o 'Red' abordan el espinoso tema de la adolescencia y la salud mental en los jóvenes, y esto no podría ser más oportuno en 2022".

La pandemia fue un duro golpe para la salud mental de los adolescentes. En concreto, para ellas, que según las estadísticas son un 30% más propensas a experimentar esta clase de problemas

Según defiende el psicólogo, la pandemia fue un duro golpe para la salud mental de los adolescentes. En concreto, ellas, que según las estadísticas son un 30% más propensas a experimentar problemas de salud mental que los varones. De manera más general, debido a la pandemia, el número de adolescentes con problemas de salud mental ha aumentado con una rapidez impactante. "Y las factorías pensadas para los pequeños no se conforman con esos lugares comunes de la psicología positiva, no nos dan un refrito de "vive el momento" o "mira el lado bueno de las cosas", sino que nos muestra el monstruo que vive en todos nosotros". Porque al final, sea 1676 o 2022, de eso tratan los cuentos.

placeholder Ilustración de 1869 de Hansel y Gretel.
Ilustración de 1869 de Hansel y Gretel.

Cuando Eleanor Roosevelt le envió la famosa carta a Walt Disney rogándole que llevase a la pantalla 'Pedrito el greñoso' este hizo caso a su petición, pero adaptándola a su tiempo y a su marca: nació así la película 'Lo mejor de Donald', un corto de tan solo ocho minutos de 1938 en el que el pato tiene que enfrentarse a sí mismo en versión ángel y en versión demonio. Ya sean 'Los tres cerditos' o la última película de Pixar, los cuentos de niños seguirán existiendo siempre, pues son como un espejo que nos muestran que somos hijos de nuestro tiempo y, por lo tanto, deben hacerse accesibles para el público de cada época.

La reciente película 'Red' de Pixar ha suscitado centenares de comentarios en ese micromundo que son las redes sociales. Que una película destinada al público infantil despierte polémica no se debe solo a que cada vez más adultos consumen obras para todos los públicos (que también), sino porque muchos han querido ver en esta historia de una adolescente que se convierte en un panda rojo gigante, una clara alegoría de la primera menstruación.

Películas Pandemia Adolescencia Psicología
El redactor recomienda