Es noticia
Menú
Del 'hiraeth' galés a la 'sehnsucht' alemana: cómo la nostalgia alivia el dolor
  1. Alma, Corazón, Vida
cualquier tiempo pasado

Del 'hiraeth' galés a la 'sehnsucht' alemana: cómo la nostalgia alivia el dolor

Mirar esas imágenes que tanto significaron para ti en otro tiempo podría tener efectos analgésicos en el cerebro, según las últimas investigaciones

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

La nostalgia es, probablemente, uno de los sentimientos más poderosos que el ser humano puede experimentar. En ella cimentamos buena parte del entretenimiento pop (muchas películas, series y 'merchandasing' actual se basan en esa nostalgia por épocas ya pasadas, como pudieron ser los 80) e incluso las grandes obras de la historia la mencionan. Al fin y al cabo, Marcel Proust se pasa siete libros intentando volver a un tiempo que ya no existe más que en su memoria.

Aunque es un dolor dulce, que dirían los portugueses hablando de su saudade (el concepto más parecido a la nostalgia), también puede ser tremendamente amargo. No solo la saudade, la morriña, el 'hiraeth' galés, la 'sehnsucht' alemana o la 'Dór' rumana, todas esas palabras juegan en torno a esa sensación dolorosa, pero placentera de echar la vista atrás cuando seguimos caminando hacia delante.

Estamos más nostálgicos que nunca, quizá porque antes el concepto no estaba del todo identificado. El primero en hablar de ella fue Johannes Hofer a finales del siglo XVII, describiendo los problemas que acuciaban a los soldados suizos en los campos de batalla cuando se encontraban fuera de casa (melancolía y rumia). Perfeccionándolo un poco, Sveltlana Boym describe dos tipos de nostalgia: reflexiva y restaurativa. La primera mira hacia el pasado con la idea de que las cosas han cambiado, sí, pero algunas lo han hecho para mejor. La segunda, sin embargo, tiene como objetivo restaurar una Edad de Oro idealizada.

El primero en hablar de ella fue Johannes Hofer a finales del siglo XVII, describiendo los problemas que acuciaban a los soldados suizos en batalla

No solo eso, otros también hablan de la nostalgia personal (enfocada en los recuerdos de la propia vida, que ya no volverán) frente a una nostalgia más global, (aquella que te hace suspirar por una época que jamás has vivido). Lo que parece claro es que, por mucho que nos guste rascarnos la herida hasta hacer sangre, no es algo bueno.

¿O sí lo es?

Un reciente artículo publicado en 'Psychology Today' explica que ver fotografías que nos producen nostalgia podría ayudarnos, activando mecanismos que alivian el dolor en el cerebro. Los investigadores descubrieron que hacerlo reduce los índices subjetivos de dolor de baja intensidad, o en otras palabras: ver fotos nostálgicas tiene un efecto analgésico suave.

El tálamo juega un papel clave como vínculo funcional entre la nostalgia y el dolor, lo que sugiere un posible mecanismo modulador analgésico de la nostalgia

Según los autores: "El estudio descubrió que el tálamo juega un papel clave como vínculo funcional entre la nostalgia y el dolor, lo que sugiere un posible mecanismo modulador analgésico de la nostalgia". Basándose en los hallazgos, el investigador Ming Zhang y sus colegas especulan si ver estas imágenes podría ser una manera de aliviar dolores leves sin tener que tomar analgésicos.

Para este estudio, monitorearon la actividad cerebral de un grupo de adultos utilizando neuroimagen IRM. Mientras, los participantes observaban imágenes nostálgicas de la cultura pop que correspondían a la infancia de cada uno (es decir, si había crecido en los 90 se le mostraban fotos de programas de televisión populares). A la vez, una almohadilla térmica en su antebrazo pasaba de frío a calor abrasador. Después les mostraron imágenes recientes que no evocaban en ellos nostalgia alguna.

Se especula si ver estas imágenes podría ser una manera de aliviar dolores leves sin tener que tomar analgésicos

Cuando analizaron los datos de la IRMF, encontraron que el tálamo, que actúa como un tipo de estación repetidora entre diferentes regiones cerebrales, desempeñó un papel importante en la modulación del dolor inducida por la nostalgia. El tálamo modula la actividad a lo largo de las vías analgésicas que alivian el dolor en el cerebro. Con base en esos hallazgos podrán proponer nuevos modelos centrados en el tálamo para explicar el efecto analgésico de la nostalgia. "Esto ofrecerá implicaciones y perspectivas para un mayor desarrollo y mejora de la analgesia psicológica y no farmacológica", señaló Zhang.

Por lo tanto, aunque mirar fotografías antiguas probablemente no reduzca el dolor extremo, evocar la nostalgia parece desencadenar "mecanismos de analgesia nostálgica" en el cerebro que pueden mitigar el malestar de baja intensidad y el dolor clínico leve.

La nostalgia es, probablemente, uno de los sentimientos más poderosos que el ser humano puede experimentar. En ella cimentamos buena parte del entretenimiento pop (muchas películas, series y 'merchandasing' actual se basan en esa nostalgia por épocas ya pasadas, como pudieron ser los 80) e incluso las grandes obras de la historia la mencionan. Al fin y al cabo, Marcel Proust se pasa siete libros intentando volver a un tiempo que ya no existe más que en su memoria.

Noticias Curiosas
El redactor recomienda