Es noticia
Menú
Cómo eran los verdaderos ángeles
  1. Alma, Corazón, Vida
¿querubines sonrosados?

Cómo eran los verdaderos ángeles

En los últimos meses, se han hecho virales unas imágenes que dicen reproducir a los ángeles bíblicos como "realmente son" y no como los artistas clásicos nos los han mostrado

Foto: Detalle de la pintura de un ángel en el fresco del interior de la iglesia de San Carlos en Viena. (iStock)
Detalle de la pintura de un ángel en el fresco del interior de la iglesia de San Carlos en Viena. (iStock)

"No temas" son, probablemente, las dos palabras más repetidas en la Biblia. Una advertencia que se hace continuamente, cuando alguien (generalmente un enviado de Dios) tiene que manifestar algo importante. Que va a nacer su hijo, por ejemplo. De hecho, el presbiteriano Lloyd Ogilvie llegó a decir que había hasta 365 "no temas" en 'el bestseller más vendido de la historia': uno por cada día del año.

Eso tiene bastante sentido si pensamos que los ángeles podrían ser como los de este vídeo, salidos directamente de algún cuento de Lovecraft.

En los últimos tiempos, se han hecho virales unas imágenes que dicen representar a los ángeles bíblicos como "realmente son", y no como los artistas clásicos nos los han mostrado durante siglos: querubines sonrosados u hombres rubios, andróginos y con alas. La democratización de internet es lo que tiene, y las imágenes corren como la pólvora sin que nadie sepa muy bien de dónde han surgido o si realmente se basan en algo concreto (o son pura invención).

Pero ¿cuánto hay de verdad en todo esto? Vayamos por partes.

Cuando los ángeles no tenían alas

Durante siglos, los ángeles han formado parte de muchas obras de arte aportando misticismo y espiritualidad a las mismas. En realidad, esa idea contemporánea de cómo son proviene del siglo IV, aunque la existencia de figuras parecidas a las que tenemos en la cabeza se remonta mucho más en el tiempo. El ángel vendría a ser un pariente lejano del lamassu (deidad protectora mesopotámica, humano por encima de la cintura y toro por debajo de la misma y con alas) y un pariente bastante cercano de algunas representaciones griegas.

placeholder El lamassu, un pariente lejano de los ángeles, de origen mesopotámico.
El lamassu, un pariente lejano de los ángeles, de origen mesopotámico.

En concreto, según explica Kelly Richman en 'My modern met', las dos figuras de la mitología griega que inspiraron a los ángeles en el arte son Eros y Nike. En la mitología, Eros (o Cupido) era el hijo de Afrodita y dios del amor, y el arte del periodo clásico (510 a. C.-323 a. C) solía representarle como un adolescente con alas prominentes.

El arte del periodo clásico (510 a. C.-323 a. C) solía representar a Eros (o Cupido) como un adolescente con alas prominentes

Durante el periodo helenístico, la popularidad de las esculturas de mármol entró en su máximo apogeo, y la Victoria alada de Samotracia es un buen ejemplo de ello. No parece descabellado en absoluto pensar que estas figuras, que han llegado hasta nuestros días, pudieran influir en los artistas posteriores, cuando el cristianismo estaba asentado.

placeholder La Victoria alada de Samotracia.
La Victoria alada de Samotracia.

Más que nada porque en las primeras representaciones artísticas de ángeles, estos no tienen alas, como puede verse en las catacumbas de Priscila en Roma (siglo III), importante lugar de enterramiento paleocristiano donde se encuentra un fresco de la Anunciación en el que, efectivamente, el arcángel Gabriel carece de alas.

Los ángeles carecían de alas en sus primeras representaciones artísticas, como puede verse en las catacumbas de Priscila en Roma (siglo III)

Los expertos consideran que sería el arte bizantino el que marcaría el punto de inflexión y que después los artistas medievales continuarían con el testigo, como puede verse en las representaciones de Pietro di Domenico da Montepulciano. En el Renacimiento continuaría la tradición, pero en esta época los ángeles dejan de ser tan 'etéreos' y pasan a parecer más terrenales y, en cierta medida, aniñados.

placeholder 'La Anunciación', de Fra Angelico.
'La Anunciación', de Fra Angelico.

Sorprendentemente, las manifestaciones se han mantenido bastante estables durante siglos, por eso seguimos pensando en ellos como niños alados muy parecidos a Cupido. Quizá los ángeles del judío Marc Chagall o los dibujos de Keith Haring son un poco diferentes, pero siguen teniendo las alas características.

Goya ya transgredió hace más de un siglo cuando pintó, por primera vez, 'ángelas' en lugar de ángeles en la ermita de San Antonio de la Florida

¿Y por qué no 'ángelas'? Pues, aunque suene a discusión actual en la lucha contra el patriarcado, en realidad Goya ya transgredió hace más de un siglo cuando pintó, por primera vez, 'ángelas' en la ermita de San Antonio de la Florida. Algo que jamás se había representado de esta manera pues no había una verdadera discusión: aunque los ángeles no serían hombres o mujeres, en las traducciones de la Biblia siempre se refieren a ellos con la forma masculina, y eso es lo que probablemente explica por qué todo el mundo, a excepción del pintor aragonés, los representó así históricamente.

Esos terroríficos ángeles

Pero, entonces, ¿por qué de pronto surgen estas extrañas criaturas que parecen propias de un mal sueño de Odilon Redon?

Del término hebreo 'malakh' (malaj), los ángeles aparecen repetidamente en la Biblia hebrea, la literatura rabínica y en la liturgia judía tradicional. Algunos incluso tienen nombre, como Gabriel, Rafael o Miguel. El ángel de la muerte se encarga de exterminar a todos los primogénitos en Egipto. San Jerónimo creía que cada persona al nacer era entregada a un ángel guardián. Y dentro de toda esta angelología, los mensajeros de Dios y guardianes también se dividen jerárquicamente, que es lo que explica por qué algunas de estas criaturas en principio incorpóreas se representan de manera tan terrorífica.

"Y encima de él estaban: cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, y con dos cubrían sus pies, y con dos volaban"

En la primera jerarquía se encontrarían los serafines, querubines y tronos. Los primeros se mencionan solo en Isaías 6:2-7, los segundos eran los encargados de guardar la entrada del jardín del Edén y los últimos (mencionados por Ezequiel y en el Apocalipsis) son otros seres celestiales que se encuentran alrededor de Dios. En realidad, estos son los mensajeros que supuestamente se representan tal y como hemos visto al principio del artículo, pero hay más jerarquías donde también podemos encontrar virtudes, dominaciones, potestades, principados y finalmente arcángeles y ángeles, que se encontrarían en el lugar más bajo de los coros angelicales.

Isaías menciona así a los serafines: "Y encima de él estaban: cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, y con dos cubrían sus pies, y con dos volaban". Ezequiel, por su parte, se refiere así a los querubines: "(...) Estos eran los mismos seres vivientes que vi debajo del Dios de Israel junto al río Quebar; y conocí que eran querubines. Cada uno tenía cuatro caras y cada uno cuatro alas, y figuras de manos de hombre debajo de sus alas".

Foto: Imagen del tejido de los Reyes, de hace más de 3.000 años. ('Plos One')

El mismo Ezequiel también habla de los tronos: "(...) En cuanto a la forma de sus caras, era una cara de hombre, y los cuatro tenían cara de león a la derecha, los cuatro tenían cara de toro a la izquierda, y los cuatro tenían cara de águila". Una imagen que repite san Juan en el Apocalipsis, y que conforma el tetramorfo en la iconografía cristiana para referirse a los cuatro evangelistas. Los tronos son algo así como bestias salvajes con varios rostros.

"En cuanto a sus caras, era una cara de hombre, y los cuatro tenían cara de león a la derecha, cara de toro a la izquierda y cara de águila"

Por supuesto, en los tiempos de internet, estas visiones dan mucho juego y sirven para que cada uno haga sus propias representaciones, como el vídeo que adjuntamos aquí, en el que un serafín no es una criatura, sino más bien un espacio un poco tétrico.

¿Son ciertas, por tanto, estas representaciones virales? Podríamos decir que sí y no. Por un lado, sí lo son en el sentido de que son retratos más o menos fieles (aunque con más ojos) de esas descripciones apocalípticas que aparecen varias veces en la Biblia. Por otro lado, no es del todo correcto decir que esa es la verdadera imagen de los ángeles, puesto que, en la jerarquía bíblica, estos junto con los arcángeles no tienen verdaderas diferencias físicas más allá del rol asignado. Aunque si tu imagen de los querubines era la de unos simpáticos bebés alados, entonces sí que podríamos decir que estabas equivocado.

Es verdad que en la Biblia se habla de este tipo de criaturas, pero no son ángeles como tales en la jerarquía, sino serafines, querubines y tronos

Los ángeles son el grupo más cercano a los hombres y deben protegerlos, y como su descripción física no está del todo clara, no es de extrañar que artistas como Fra Angelico o Da Vinci decidieran dotarles de una apariencia más humana y más cercana a la de Cupido, que es la que se ha quedado anclada en el imaginario colectivo: son similares a los humanos, pero no iguales, como también imaginamos al propio Dios con forma corpórea y muy parecido a un hombre.

Dijo Courbet con razón aquello de: "Yo nunca he visto un ángel, mostradme uno y lo pintaré", aunque quizá no se esperaba esto. Porque, de cualquier manera, por mucho que una criatura con seis alas y varios ojos y manos se nos aparezca y nos asegure que no debemos temer nada, el susto, probablemente, seguiría siendo considerable.

"No temas" son, probablemente, las dos palabras más repetidas en la Biblia. Una advertencia que se hace continuamente, cuando alguien (generalmente un enviado de Dios) tiene que manifestar algo importante. Que va a nacer su hijo, por ejemplo. De hecho, el presbiteriano Lloyd Ogilvie llegó a decir que había hasta 365 "no temas" en 'el bestseller más vendido de la historia': uno por cada día del año.

Noticias Curiosas
El redactor recomienda