Es noticia
Menú
¿Por qué soñamos con el apocalipsis?
  1. Alma, Corazón, Vida
sueños colectivos

¿Por qué soñamos con el apocalipsis?

Algunos sueños o pesadillas están marcados en el imaginario colectivo de todos los pueblos: este es uno de ellos

Foto: Fuente: iStock.
Fuente: iStock.

Los seres humanos estamos concebidos para soñar con desastres y peligros. Quizá porque eso nos prepara, según muchas teorías, para los peligros que se presuponen al estar, simplemente, vivos. Curiosamente y sin que importe mucho la cultura o sociedad a la que pertenezcamos, algunos sueños están marcados en el imaginario colectivo de todos los pueblos: al irnos a dormir nuestra mente puede crear imágenes en las que se nos caen los dientes, perdemos los zapatos o nos enfrentamos a la muerte de un ser querido.

Y el apocalipsis es algo frecuente en ese imaginario popular, que ha dado tantas películas y libros al respecto que le hemos perdido todo el respeto que podían tenerle nuestros predecesores medievales, los cuales vivían con el miedo a que bajasen en cualquier momento los Cuatro Jinetes a poner las cosas en su sitio. No hay una información real de referencia sobre la frecuencia con la que los sueños ordinarios incluyen el tema específico del apocalipsis, pues sería muy complicado establecer un registro así a gran escala.

Nuestra mente en su fase onírica es una generadora implacable de los peores escenarios y un teatro de ansiedad apocalíptica

Sin embargo, sí tienen información indirecta de numerosas fuentes que sugieren que los sueños de este tipo son un fenómeno generalizado. Nuestra mente en su fase onírica es una generadora implacable de los peores escenarios y un teatro de ansiedad apocalíptica. La diferencia más clara entre soñar que se nos caen los dientes o que llegamos tarde a un examen y los apocalípticos está en que no es algo que atañe solamente al individuo que sueña sino al mundo entero: toda la sociedad se cae, una civilización entera se desmorona.

"Los seres humanos han estado anticipando el apocalipsis durante miles de años. Tanto en la vigilia como en el sueño, estamos instintivamente preparados para percibir la reunión de condiciones que podrían conducir a la destrucción de nuestra realidad colectiva. Y, sin embargo, debido a que el arquetipo del apocalipsis se puede desencadenar tan rápidamente, también se puede manipular. Al devaluar radicalmente el futuro, los miedos apocalípticos pueden justificar comportamientos en el presente que la gente nunca aceptaría de otra manera", indica Kelly Bulkeley en un reciente artículo publicado en 'Psychology Today'.

Al devaluar radicalmente el futuro, los miedos apocalípticos pueden justificar comportamientos en el presente que la gente nunca aceptaría de otra manera

Las visiones del apocalipsis pueden ayudarnos a enfrentar el futuro, pese a ser diametralmente opuestas al mito del héroe en el que el individuo emprende una aventura y sale victorioso. Pero también pueden manipularse en la dirección opuesta, hacia la pasividad y el quietismo, sin esperanza en el futuro ni necesidad por tanto de cambiar nada. Irónicamente, este tipo de retirada apocalíptica solo beneficia a las personas que actualmente disfrutan de los mayores privilegios de la realidad presente, al eliminar voluntariamente una amenaza potencial a su poder.

¿Por qué soñamos actualmente con el apocalipsis? ¿Hay peligros? Resulta sumamente esclarecedor señalar que durante la fase más fuerte del confinamiento y la pandemia, los sueños de muchas personas según las investigaciones, cambiaron y se volvieron más extraños. Por supuesto hay peligros que nos atañen actualmente como siempre lo han hecho. En concreto, además del covid, están el cambio climático, la desigualdad económica, los sistemas políticos, las tecnologías de vigilancia... son conflictos que atañen a toda la sociedad mundial, que se encuentra interconectada.

Foto: Meditación para relajarte y dormir bien. (Pexels/Burst)

Esta conciencia expandida representa un importante capítulo nuevo en la historia de la conciencia humana. La autorreflexión profunda es necesaria, y afortunadamente podemos entender que nuestros sueños surgen de la sabiduría ancestral de la mente inconsciente. Por mucho que los sueños se centren en los aterradores peligros de destrucción, también mejoran nuestra agudeza mental y nuestra capacidad de adaptación al responder a nuevas amenazas en el mundo de la vigilia.

Son creativos e innovadores, y brindan nuevas perspectivas sobre nuestras mayores preocupaciones en la vida diaria. No solo pueden ayudarnos de manera individual a enfrentarnos a los problemas cuando estemos despiertos, sino que nos pueden convertir (siempre y que reflexionemos sobre ello) en sujetos activos y dinámicos a los esfuerzos colectivos por la paz, la salud, la justicia y la prosperidad para todos.

Los seres humanos estamos concebidos para soñar con desastres y peligros. Quizá porque eso nos prepara, según muchas teorías, para los peligros que se presuponen al estar, simplemente, vivos. Curiosamente y sin que importe mucho la cultura o sociedad a la que pertenezcamos, algunos sueños están marcados en el imaginario colectivo de todos los pueblos: al irnos a dormir nuestra mente puede crear imágenes en las que se nos caen los dientes, perdemos los zapatos o nos enfrentamos a la muerte de un ser querido.

Noticias Curiosas
El redactor recomienda