Es noticia
Menú
¿Los gatos pueden ser psicópatas?
  1. Alma, Corazón, Vida
me pareció ver un lindo gatito

¿Los gatos pueden ser psicópatas?

Los rasgos psicopáticos parecen, a priori, cosas exclusivas de humanos. Los estudios, sin embargo, indican otra cosa

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

En el imaginario popular, tu mascota felina es ese individuo que te observa con cara de póker deseando conquistar el mundo, aunque vendería su reino por una lata del mejor atún. Los gatos son esos animales que, en contraste con los fieles y simpáticos perritos, parecen fríos, calculadores y egoístas. Aunque, por supuesto, muchas personas (especialmente aquellas que tienen uno o varios como animal de compañía) no están en absoluto de acuerdo con estas afirmaciones.

De hecho, algo deben tener los felinos que en general fascinan a la población. No solo porque son indudablemente bellos y elegantes, sino porque su comportamiento nos llama la atención. En contraste con el perro, que ha evolucionado a nuestro lado y ostenta el honroso título de ser el mejor amigo del hombre, el gato siempre parece ir más 'a su bola'. Se trata de un animal más individualista, que piensa menos desde una mentalidad de 'ir en manada', y que quizá por ello nosotros, al humanizarlo, le dotamos de rasgos que podrían parecer más egoístas.

El modelo triárquico señala que los psicópatas comparten tres características: audacia, desinhibición y maldad

Pero humanizar a los animales en general suele ser un error, aunque no podamos evitar creer que nuestro perrito nos sonríe cuando saca la lengua. Sin embargo, sabemos de sobra que nuestras mascotas pueden sufrir ansiedad como nosotros los humanos. ¿Habría lógica entonces en hablar de enfermedades mentales cuando nos referimos a nuestro animal de compañía? O, para ser más claros, ¿podría ser un psicópata tu gato, que te observa desde lo alto de la estantería y no se inmuta cuando te mueres de dolor porque te has dado contra la mesa?

Pues, según un reciente artículo publicado en 'Psychology Today', a alguien se le ha ocurrido investigar si realmente los gatos podrían ser psicópatas. Se trata de Rebecca Evans, de la Universidad de Liverpool en Reino Unido. Ella y su equipo utilizaron un modelo popular de psicopatía en humanos: el modelo triárquico, de Patrick y compañía (2009). Dicho modelo asume que los psicópatas se caracterizan por tres factores principales: audacia (muestran bajos niveles de miedo en situaciones que otros considerarían aterradoras), desinhibición (no son capaces de controlar sus emociones e impulsos) y maldad (no sienten ninguna empatía y no tienen problemas para lastimar a otras personas en la consecución de sus objetivos, a sangre fría).

El estudio constaba de tres partes: en la primera, los investigadores diseñaron un cuestionario para dueños de gatos basado en el modelo triárquico de psicopatía. En la segunda, se lo entregaron a 1.496 dueños de gatos junto con otros dos cuestionarios, uno sobre la personalidad de su minino y otro sobre la calidad de la relación entre ellos y sus animales. En la tercera parte, 30 dueños completaron el cuestionario y se evaluaron las asociaciones entre los resultados del cuestionario y las actividades diarias del gato.

placeholder Te observa. (iStock)
Te observa. (iStock)

¿Qué mostró la investigación? Al parecer, los tres aspectos de la psicopatía en humanos sugeridos en el modelo triárquico de psicopatía también se pueden aplicar a los gatos. Pueden mostrar audacia (por ejemplo, trepar muy alto), desinhibición (no obedecer órdenes como saltar a la mesa) u maldad (agredir sin provocación previa al dueño u otros animales). Otro punto importante: la falta de amistad con otros animales y con los humanos.

Aunque esto varía, claro, pues hay gatos que pueden ser agresivos con otros animales pero amigables con sus dueños, y viceversa. La investigación mostró además que no todos los aspectos de la psicopatía en estos felinos son negativos para la relación entre ellos y sus dueños. Sí que es cierto que ser agresivos o audaces provoca una menor satisfacción por parte del dueño, pero, por el contrario, la falta de amistad con otras mascotas y la desinhibición produce una mayor satisfacción.

No todos los aspectos de la psicopatía en estos felinos son negativos a la hora de forjar la relación que tienen con sus dueños

Es importante destacar que la investigación mostró que no todos los aspectos de la psicopatía en los gatos eran negativos para la relación entre el dueño y el gato. La mezquindad (por ejemplo, ser agresivo con el dueño) y la audacia (por ejemplo, mostrar un comportamiento peligroso como treparse a un árbol alto) predijeron una menor satisfacción del dueño con su relación con su gato. Por el contrario, la falta de amistad con las mascotas y la desinhibición predijeron una mayor satisfacción del dueño con su relación con su mascota.

En resumidas cuentas, algunos propietarios interpretan estos comportamientos asociados con la psicopatía como positivos. Por poner un ejemplo: algunos dueños pueden encontrar gracioso que el gato muestre signos de desinhibición al saltar sobre la mesa durante la cena. Por finalizar, el estudio sugiere que la psicopatía en los gatos existe y que tiene más factores que en los humanos, un dato importante tanto para los dueños como para los veterinarios.

En el imaginario popular, tu mascota felina es ese individuo que te observa con cara de póker deseando conquistar el mundo, aunque vendería su reino por una lata del mejor atún. Los gatos son esos animales que, en contraste con los fieles y simpáticos perritos, parecen fríos, calculadores y egoístas. Aunque, por supuesto, muchas personas (especialmente aquellas que tienen uno o varios como animal de compañía) no están en absoluto de acuerdo con estas afirmaciones.

Mascotas
El redactor recomienda