Los malos hábitos que debes dejar atrás en 2022 a la hora de trabajar
  1. Alma, Corazón, Vida
EMPLEO Y SALUD MENTAL

Los malos hábitos que debes dejar atrás en 2022 a la hora de trabajar

Hemos aprendido y desaprendido una cantidad de cosas desde que comenzó la pandemia. Es hora de quedarse con lo bueno y desechar lo malo para este nuevo año laboral que comienza

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

La pandemia ha revolucionado el mercado del trabajo y, con ello, la mentalidad de los trabajadores. Ahora que la flexibilidad es el factor más demandado tras la necesidad de adoptar el teletrabajo cuando estalló el coronavirus, la forma de trabajar también ha cambiado, surgiendo nuevos hábitos y costumbres tanto buenos como malos que, de algún modo, afectan a la productividad y a los resultados y, como es lógico, a la salud mental de los empleados.

Pasar tanto tiempo en casa ha dejado una indeleble huella psicológica en la población. A todos les ha afectado en mayor o menor medida: tanto si has tenido que compartir tu espacio íntimo y de trabajo con compañeros de piso, has lidiado con el silencio de estar solo (solo amortiguado por las reuniones a través de videollamada) o te has visto obligado a tener que conciliar la vida familiar y el cuidado de los hijos con una exigente rutina laboral.

"Hay muchas cosas que podemos hacer para estar más seguros y vivir vidas más productivas y satisfactorias"

Todo ello ha llevado a que muchos desarrollen hábitos o costumbres que pueden ser un lastre y que desembocan en un tipo de personalidad que se ha ido forjando a fuego lento. Ahora, tal vez, muchos se sientan más perezosos, más estresados o más desapegados de su labor dentro de la empresa, de sus compañeros y de su jefe. Para que esta serie de actitudes no se cronifiquen con el tiempo y puedas gozar de una buena calidad de vida en el plano laboral y personal, repasaremos algunas de estas malas costumbres que están diezmando tu capacidad para trabajar y para sobrevivir en un entorno tan disruptivo a partir de un artículo publicado en 'Fast & Company', el medio de referencia para desentrañar las claves del mundo laboral del presente y del futuro.

Gastas demasiada energía en cosas que escapan a tu control

Una de las claves que aprendimos de la pandemia es que, los seres humanos, por mucho que nos empeñemos, hay cosas que escapan a nuestro control y no podemos resolver, al menos de forma inmediata. Un agente tan diminuto como un virus consiguió que toda nuestra vida hasta ahora conocida quedara en suspenso. Y ahora, dos años después del inicio de la pandemia, todavía seguimos luchando contra este agente patógeno en sus múltiples variantes. Esto se puede aplicar a todos los terrenos, tanto en el personal como en el laboral: hay múltiples asuntos a los que no podemos poner remedio de forma rápida.

Foto: Fuente: iStock

"Hay muchas cosas que podemos hacer para estar más seguros y vivir vidas más productivas y satisfactorias, incluso con el clima de incertidumbre actual, pero hay otras que sencillamente escapan a nuestro control", asevera Ethan Kross, reputado neurocientífico estadounidense. "En el momento en que reconozcamos esto, podremos minimizar los golpes de la pandemia y seguir adelante. Es precisamente una voz interior negativa la que nos hace sentir estancados e indefensos, dificultando nuestro trabajo y obstaculizando nuestras relaciones con los demás". ¿Cómo salir de este agujero negro de preocupaciones e incertidumbre? Dependiendo de lo grave del caso, pero la mejor forma es utilizar terapias como la reestructuración cognitiva, de la cual ya hablamos en otro artículo.

Pensar que no puedes conseguir éxito

Esa sensación de impotencia generalizada ante cosas que escapan a nuestro control puede manifestarse de varias formas, como por ejemplo un aumento de la inseguridad a la hora de enfrentarte a nuevas tareas. Es decir, ante tanto padecimiento, podemos incurrir en el error de que no podemos cosechar los éxitos de antaño o, como mínimo, que no podemos cumplir con las tareas que antes realizábamos con esfuerzo o sin pestañear. Kindra Hall, psicóloga especialista en temas laborales, sugiere que debemos actualizar constantemente nuestra noción de superación y de éxito, acorde con la época. Esto puede traducirse en no forzarnos más de lo necesario y ser indulgentes con nosotros mismos.

No mantener los hábitos positivos aprendidos

Cuando llegó la pandemia, nuestra vida cotidiana se trastocó como nunca. Eso también provocó que nos centrásemos en lo verdaderamente importante, como es estar cerca de los seres queridos a pesar de la distancia social, o que más tarde o más temprano tuviéramos que llevar una vida más saludable al no disponer de un gimnasio o de una vida social activa. Muchos desarrollaron rutinas de ejercicio para mantenerse activos y no caer en el sedentarismo.

Foto: Fuente: iStock

Ahora que la vida parece un poco más normal o como antes, podemos caer en el error de volver a ser los de siempre, y eso no sería del todo correcto, ya que la vida lleva consigo un proceso de aprendizaje que no podemos desdeñar. La mejor forma de evitarlo es caer en la cuenta de lo que funciona y no en tu vida, y actuar en consecuencia. Al principio será difícil, pero también lo era pasar más de dos meses encerrados en casa. Demuéstrate a ti mismo que puedes revertir tus malas costumbres y, con ello, estar más satisfecho.

Salud mental Pandemia Coronavirus
El redactor recomienda