Es noticia
Menú
Cómo sobrevivir a los atracones de las vacaciones de Navidad sin engordar
  1. Alma, Corazón, Vida
MANTÉN TU DIETA BAJO CONTROL

Cómo sobrevivir a los atracones de las vacaciones de Navidad sin engordar

Durante las fiestas navideñas podemos llegar a engordar hasta cinco kilos debido a los excesos en las comidas y cenas. Intenta evitar comer de todo y, sobre todo, el alcohol y los dulces

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

La Navidad engorda. Es un hecho. Son fechas de encuentros, brindis y grandes atracones. Una sola comida navideña puede llegar a aportar 2.000 kilocalorías, cuando lo ideal es que no sobrepase las 500-600, en función de sexo, peso, edad y actividad física. Por eso, durante este periodo del año, se puede llegar a engordar entre medio kilo y cinco kilos.

Comidas poco saludables, con mucha grasa, un montón de dulces navideños y cócteles y bebidas alcohólicas con las que brindar por los buenos deseos del nuevo año que dará comienzo en breve son el pan nuestro de cada día a medida que se acercan las fiestas navideñas.

Foto: Foto: iStock

Si estás organizando o vas a asistir a una cena de Nochevieja o de Año Nuevo donde la abundancia de comida es la máxima por excelencia, aquí te damos algunos trucos y consejos para que mantengas tu dieta bajo control y consigas lo imposible en estas fiestas: no aumentar de peso.

Llegar a enero con la misma talla es posible

Antes de que te arrepientas de cómo te has dejado seducir por las tentaciones culinarias navideñas, existen algunas pautas para sobrevivir a mesas ultracalóricas, repletas de dulces, salsas y alcohol. Porque llegar a enero con la misma talla y sin privarte de nada es posible si sigues estas recomendaciones.

En los aperitivos evita las grasas y, por supuesto, los fritos, los rebozados y empanados

Empecemos por los aperitivos, que son lo primero que probamos y lo que cogemos con más ganas. Es recomendable evitar las grasas saturadas que siempre van servidas sobre tartaletas, tostas u hojaldres. Por supuesto, evita los fritos o los rebozados. Es preferible ser más tradicional y optar por un jamón ibérico, una tabla de quesos de buena calidad, marisco fresco o un hummus casero.

En Navidad es muy habitual emplear salsas de todo tipo, ya sea mayonesa, alioli o rosa. Es cierto que dan un sabor especial a los platos, pero están llenos de grasa y calorías, por eso es mejor sustituirlas por una vinagreta a base de aceite de oliva. Una opción mucho más sana.

placeholder La Navidad no tiene que ser sinónimo de engordar (Pixabay)
La Navidad no tiene que ser sinónimo de engordar (Pixabay)

Como plato principal, los expertos priorizan el consumo de pescado frente a la carne, aunque si se opta por ella, el pollo o el pavo son mejores opciones que la de cerdo o de ternera. Asado al horno, hervido, a la plancha o al vapor son las mejores técnicas para preparar estos platos, antes que freírlos, empanarlos, rebozarlos o confitarlos.

Dulces: los de toda la vida

Cuanto menos alcohol, mejor. Es un fastidio, si, pero son mayores sus perjuicios que los beneficios. Cada gramo consumido de alcohol contiene 7 kilocalorías, conocidas como “calorías vacías” porque no aportan ningún tipo de nutriente al organismo.

Foto: Foto: iStock.

Como es inevitable tomarlo en cualquier comida o cena navideña, lo mejor es controlar su consumo y alternarlo con agua para saciar la sed y evitar excesos. Es preferible tomar una copa de vino a cinco cervezas. Con mesura y moderación, en realidad, puedes beber lo que quieras.

Los dulces son otro capítulo a parte. Turrones, polvorones, mantecados o los roscones de reyes, entre otros dulces, son de lo más tentador, pero resultan ser muy calóricos. Conviene disfrutarlos sin excesos y tomar los dulces de toda la vida, como el turrón blando o el duro que, aunque están hechos de almendras y llevan grandes cantidades de azúcar, no llevan chocolate ni otros derivados. Los polvorones y los mantecados, hechos a base de manteca de cerdo.

Cuanto menos alcohol, mejor. Es preferible tomarse un vino a cinco cervezas, según expertos

Como última recomendación, y que te puede servir de truco, sírvete lo que vayas a comer, así evitar estar picoteando sin control, y come con tranquilidad, masticando bien y tomándote pequeñas pausas para que te sacies mucho antes. Por eso, siguiendo todos estos pasos, podrás asegurarte de que tu propósito de perder peso sigue su marcha y no se ha visto enturbiado por esas copiosas comidas navideñas a las que todos hacemos frente.

La Navidad engorda. Es un hecho. Son fechas de encuentros, brindis y grandes atracones. Una sola comida navideña puede llegar a aportar 2.000 kilocalorías, cuando lo ideal es que no sobrepase las 500-600, en función de sexo, peso, edad y actividad física. Por eso, durante este periodo del año, se puede llegar a engordar entre medio kilo y cinco kilos.

BrandsAlimentación Trucos adelgazar Perder peso Adelgazar Obesidad Comida Adelgazamiento
El redactor recomienda