Es noticia
Menú
Cuidado con Krampus, el demonio navideño que vigila a los niños
  1. Alma, Corazón, Vida
Folclore bávaro

Cuidado con Krampus, el demonio navideño que vigila a los niños

"Gruss Vom, Gruss Vom Krampus", es mucho más que un dicho popular que se repite estos días en algunos países de Europa Central. Como un murmullo, estas palabras recorren el miedo de los más pequeños... El demonio viene a por ellos

Foto: Fuente: Wikimedia. Elaboración propia.
Fuente: Wikimedia. Elaboración propia.

“Gruss Vom, Gruss Vom Krampus”, es mucho más que un dicho popular que se repite estos días en algunos países. Como un murmullo, estas palabras recorren Europa Central en vísperas de navidad. Una figura oscura lleva todo el año acechando el discurrir de la infancia hasta que llega diciembre y asoma, para cada niño y cada niña que se ha portado mal, con el horror de su destino. Un castigo más que divino, asegura la leyenda, una forma de imponer el modelo de conducta que la sociedad espera de ellos. Una figura, al fin y al cabo, tan contraria a la navidad como apegada a ella. A este demonio no le basta el carbón, prefiere arrastras las travesuras a su propia muerte. Cuidado, que sus ojos te están mirando, viene a decir el dicho.

Krampus es una figura peculiar envuelta en símbolos que recuerdan a tiempos de magia ancestral: pieles que cubren su cuerpo, cuernos enormes que asoman de su cabeza y, una lengua que arrastra desde su boca. De la misma forma, su aspecto resulta en aquello que el cristianismo denomina demonio. Nada está del todo claro sobre ella cuando sale a pasear en la noche del 5 al 6 de diciembre.

Foto: Fuente: Wikipedia

Según el folclore bávaro y austriaco, se dice que esa noche acompaña a San Nicolás. Así, el santo y el demonio muestran las dos caras de la existencia según la religión. "Mientras que San Nicolás recompensa a los niños que se han portado bien con regalos, Krampus castiga a los niños que se han portado mal, ya sea arrastrándolos al infierno donde deben arder por la eternidad por sus pecados, metiéndolos en una bolsa y arrojándolos al bosque para encontrar el camino a casa, o golpeándolos con el manojo de ramas de abedul que lleva", apunta Spencer McDaniel, especializado en estudios clásicos e historia.

placeholder Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Una tradición en aumento

Esta tradición, también conocida como "Krampuslauf" o "Krampus Run", está resurgiendo en la actualidad en Austria, Alemania, Eslovenia, Hungría y la República Checa. En los últimos años, y en concreto en Austria, se ha producido un gran aumento en la celebración que huye del Krampus, como algunos investigadores sobre este personaje (Rest y Seiser, Ridenour o Ebner) llevan recogiendo desde, al menos, 2016.

"Los Krampuses insisten en que ‘su costumbre’ tiene cientos o incluso miles de años, y a menudo usan palabras como "pagano", "precristiano", "celta" o "germánico". Sin embargo, no hay evidencia escrita de tal práctica hasta 1582", asegura Schuhladen. Las referencias durante el marco de la Edad Media no es, no obstante, muy amplia, y hay que situarse a mediados del siglo XIX para volver a ellas. Para entonces “solo sabemos de unas pocas aldeas esparcidas por los Alpes austríacos y bávaros, donde grupos de hombres jóvenes y solteros vestidos con máscaras de madera con cuernos, trajes de piel y campanillas de vaca intentaban hacerse pasar por el diablo”. Curiosamente, la mayoría de estos pueblos se encuentran en la periferia del antiguo Principado-Arzobispado de Salzburgo.

placeholder Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Según afirma , una primera ola de expansión y consolidación de la costumbre se produjo en las cuatro décadas anteriores a la Primera Guerra Mundial, por lo que Eric Hobsbawm la describen como una de las "tradiciones de producción en masa". Así, "esta expansión vincula el Krampus a muchas otras ‘tradiciones inventadas’ en toda Europa, como el boato de la familia real británica o la introducción de personificaciones de naciones como 'Germania'".

¿Un demonio pagano o cristiano?

Lo cierto es que geográficamente, las regiones en las que se le conoce guardan tradiciones folclóricas que datan de tiempos precristianos, antiguas costumbres que sobreviven en zonas rurales de Austria, Suiza, Baviera, Eslovenia, oeste de Croacia e Italia en forma de rituales de todo tipo. Su diversidad tiene que ver con el aislamiento de estas comunidades. "En los Alpes, la relación entre la iglesia romana católica y el paganismo fue ambivalente. Mientras algunas costumbres solo sobrevivieron en remotos valles a los que la influencia de la iglesia no fue capaz de llegar, otras se asimilaron a ella a través de los siglos", afirma Macarena Muñoz en la revista 'Penumbria'.

De manera que, por un lado, algunos historiadores y folkloristas aseguran que las raíces de Krampus no tienen nada que ver con la navidad, sino que se remontan a tiempos paganos; mientras, por otro lado, otros expertos como sostienen que de pagano nada.

placeholder Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

Su nombre proviene de la palabra "krampen" en alemán, que significa "garra". Según relata Jennifer Billock en 'Smithsonian' sería el hijo de la diosa nórdica del inframundo, Hel. "Durante el siglo XII, la Iglesia Católica intentó desterrar las celebraciones de Krampus debido a su parecido con el diablo. En 1934 siguieron más intentos de erradicación a manos del conservador Partido Social Cristiano de Austria. Pero nada de eso se mantuvo, y Krampus emergió como una fuerza navideña muy temida y querida".

Rasgos que generan polémica

"Krampus no se parece mucho a nada pagano que haya visto, pero tiene casi todas las características iconográficas exactas del diablo cristiano tal como fue retratado durante la Alta y Baja Edad Media: la lengua absurdamente larga colgando por todo el lugar, los cuernos largos y puntiagudos, las garras amenazantes, las pezuñas hendidas", subraya McDaniel.

Según este historiador, "el krampus no se menciona en ninguna fuente nórdica antigua y, de todos modos, nunca se habló nórdico antiguo en Austria o en el sur de Alemania, por lo que no está claro por qué algunos artículos sobre ello mencionan el nórdico antiguo".

Según esta corriente, lo que hoy se ha convertido en una especie de moda rescatada este milenio tiene que ver con los intentos de la Reforma y el Puristanismo, a través de prácticas como los juicios de brujas, para "purificar" al cristianismo eliminando cualquier resquicio que pagano que pudiera atravesarlo.

Todos los significados del abedul

Según esta historiadora, la idea del "Dios cornudo" con la que otros relacionan a esta figura es parte de la llamada "hipótesis del culto a las brujas", popularizada por la escritora inglesa Margaret Murray en su libro 'The Witch-Cult in Western Europe' publicado en 1921. La explicación de su indumentaria, además es en este sentido "fácil y lógica": el abedul es una madera muy dura y, En el siglo XIX y principios del XX, era la madera elegida por los padres para golpear a sus hijos cuando se portaban mal.

Por su parte, que acompañe a San Nicolás no es un asunto baladí, pues este está estrechamente asociado con los demonios porque era conocido como exorcista. El relato más antiguo que se conserva de la vida de San Nicolás es 'La vida de San Nicolás de Myra', una hagiografía escrita en algún momento entre 814 y 842 d.C. por un escritor llamado Miguel el Archimandrita. En esta hagiografía, hay múltiples leyendas sobre San Nicolás derrotando y expulsando demonios.

placeholder Fuente: Dominio Público. Vía Flickr.
Fuente: Dominio Público. Vía Flickr.

Sin embargo, otros estudiosos aseguran que la ausencia de documentación que sitúe una línea temporal del camino del Krampus a lo largo de la historia desde los siglos primitivos responde a la maniobra católica que moldeó el pensamiento de la sociedad europea: Cuando Martin Lutero hizo la Reforma, decidió deshacerse de la simbología católica de las navidades, así que reemplazó a Sankt Nikolaus introduciendo a Der Heiligechrdt (después llamado Das Christ Kindl), algo así como un niñito Jesús con forma de ángel que en navidad daba regalos. Después, esta figura sería reemplazada por Der Weihnachtsmann (Padre de la Navidad) en las regiones protestantes. Irónicamente, en la actualidad el original Christkindl ahora predomina en las regiones católicas de Alemania (Bavaria) y Suiza, lo mismo que en Austria.

Ideales de un monstruo burgués

Así, el krambus detuvo su recorrido casa por casa hasta mediados del siglo XIX, cuando el ideal del monstruo tomó forma dentro de los esquemas de la burguesía que estaba escribiendo los parámetros de la época. “Quizás el Romanticismo influyó en el redescubrimiento de mitos y leyendas, del folclor que se había olvidado debido a las imposiciones del Cristianismo”, sugiere Muñoz.

placeholder Fuente: Wikipedia
Fuente: Wikipedia

"Junto con los regionalismos, la división entre protestantes y católicos ha sido un factor histórico en la diversificación de estas tradiciones en Alemania y Austria. En tierras protestantes, Nicolás pasó de ser una figura eclesiástica a un personaje que entregaba regalos, continuamente acompañado por un grupo de diferentes personajes que son conocidos como los 'acompañantes oscuros'". En Alemania, por ejemplo, a estos seres se les llama "Knecht Ruprecht" (Sirviente Ruprecht).

Cuando las imágenes del Krampus comenzaron a circular en Internet a mediados de la década de 2000, recuerda Al Ridenour, autor de 'El Krampus y las viejas y oscuras raíces navideñas y el renacimiento del diablo folclórico' en Vice, prendió fuego a todo. Hasta entonces, había permanecido como una tradición sin origen claro en algunos pueblos y pequeñas ciudades del centro europeo, pero esta leyenda alimentó un espíritu que, aturdido por la aceleración y a capitalización de toda práctica social, solo tenía un deseo: la reivindicación de lo opuesto a la norma. "Aquellos de nosotros que crecimos en el medio del punk reconocimos al Krampus como el nuevo salvador de la Navidad. Habíamos crecido enfurecidos contra este ideal de la navidad como un idilio doméstico sentimental de valores familiares y maravillas de la infancia". Se acabó Santa Claus, bienvenido demonio o lo que quiera que seas.

“Gruss Vom, Gruss Vom Krampus”, es mucho más que un dicho popular que se repite estos días en algunos países. Como un murmullo, estas palabras recorren Europa Central en vísperas de navidad. Una figura oscura lleva todo el año acechando el discurrir de la infancia hasta que llega diciembre y asoma, para cada niño y cada niña que se ha portado mal, con el horror de su destino. Un castigo más que divino, asegura la leyenda, una forma de imponer el modelo de conducta que la sociedad espera de ellos. Una figura, al fin y al cabo, tan contraria a la navidad como apegada a ella. A este demonio no le basta el carbón, prefiere arrastras las travesuras a su propia muerte. Cuidado, que sus ojos te están mirando, viene a decir el dicho.

Cristianismo
El redactor recomienda