Es noticia
Menú
4 beneficios de hacer ejercicio en exteriores cuando hace frío
  1. Alma, Corazón, Vida
Según la ciencia

4 beneficios de hacer ejercicio en exteriores cuando hace frío

Aquellos que son más deportistas observarán seguramente cómo las bajas temperaturas contribuyen a la consecución de sus objetivos

Foto: Será fundamental ir bien equipado (Fuente: iStock)
Será fundamental ir bien equipado (Fuente: iStock)

En los meses de mayor frío es habitual que las personas a las que les cuesta hacer deporte se decanten por quedarse cómodamente sentadas en el sofá y arropadas con una gruesa manta. Sin embargo, varias investigaciones revelan las ventajas del frío. Un ejemplo de ello son las duchas de agua a menor temperatura.

De hecho, hay gente que se sumerge en baños de hielo, sobre todo después de que varios científicos relacionaran esta costumbre con la probabilidad de estar menos tiempo enfermo o padeciendo estrés. Por su parte, aquellos que son más deportistas observarán seguramente cómo el frío contribuye a la consecución de sus objetivos.

Foto: Varios estudios han relacionado el sedentarismo con enfermedades crónicas (Imagen: iStock)

Ahora bien, será fundamental ir bien equipado. No solo con material deportivo, sino con ropa de abrigo. Una vez ataviados correctamente, es el momento de conocer el primer beneficio de ejercitarse a menor temperatura: el frío ayuda a la quema de más calorías.

Una mayor resistencia

El organismo aloja en su interior dos tipos de grasa: la blanca y la parda. La primera es la encargada de conservar la energía extra, mientras que la segunda se ocupa de quemar ese componente que almacena la blanca, para crear calor y gestionar la temperatura corporal. De este modo, la parda normalmente entra en funcionamiento durante la exposición a temperaturas más frías.

placeholder El frío ayuda a la quema de más calorías (Unsplash)
El frío ayuda a la quema de más calorías (Unsplash)

Tal y como recoge Mind Body Green, entre los beneficios de la grasa parda está el de mantener la temperatura corporal. Al mismo tiempo, ayuda a quemar una mayor cantidad de calorías y contribuye a la regulación del apetito. Con ella en funcionamiento, es posible que la persona tarde más tiempo en tener hambre.

A la beneficiosa propiedad del frío de quemar calorías a mayor velocidad, se suma la de la fomentar la resistencia. Varios informes apuntan que las temperaturas más cálidas pueden dificultar el rendimiento. De este modo, hay una mayor probabilidad de que la persona que desea ejercitarse trabaje mejor y durante más tiempo con la llegada del frío.

Foto: Para adelgazar, mejor entrenar con frío (Rawpixel)

El tercer beneficio de ejercitarse en los meses de invierno es que afecta de manera positiva al metabolismo. Este conjunto de reacciones químicas proporciona la energía que necesita el cuerpo para correr, saltar y ejecutar otra serie de movimientos.

El cerebro accede a más glucosa

Al activarse la grasa parda con las temperaturas más frías, se descompone el azúcar en la sangre y las moléculas de grasa para crear calor. Gracias a ello, es capaz de constituir cambios metabólicos saludables, que pueden resultar útiles a las personas con diabetes. En caso de duda, es interesante consultar a un profesional que elabore un plan de alimentación y ejercicio para cada persona.

Ejercitarse en los meses de invierno afecta de manera positiva al metabolismo

El cuarto y último beneficio de hacer deporte está relacionado con lo psíquico. Cumplir los objetivos a la hora de adelgazar y perder peso, por ejemplo, supone un recorrido tanto físico como mental. Varios estudios señalan que se necesita más energía en forma de glucosa para enfriarnos que para calentarnos.

Esto significaría que una temperatura corporal más baja da al cerebro un acceso a más glucosa, que alimenta la actividad del órgano en general. Una segunda investigación señala que la memoria de trabajo es mejor en los meses más fríos.

placeholder Se necesita más energía en forma de glucosa para enfriarnos que para calentarnos (Unsplash)
Se necesita más energía en forma de glucosa para enfriarnos que para calentarnos (Unsplash)

Una vez conocidas las ventajas de ejercitarse en invierno, conviene recordar que cada individuo debe conocer sus límites. Será tan malo ser sedentario como exponerse a situaciones extremas en las que poner al cuerpo en peligro. Entonces, ¿cuánto frío es demasiado? Según el Colegio Americano de Medicina Deportiva, podemos practicar actividades físicas con seguridad en entornos de clima frío hasta que las temperaturas bajen a -18 grados Fahrenheit (alrededor de -27ºC).

En los meses de mayor frío es habitual que las personas a las que les cuesta hacer deporte se decanten por quedarse cómodamente sentadas en el sofá y arropadas con una gruesa manta. Sin embargo, varias investigaciones revelan las ventajas del frío. Un ejemplo de ello son las duchas de agua a menor temperatura.

El redactor recomienda