¿Vivir bien con EPOC? Estos hábitos saludables te ayudarán a mejorar tu calidad de vida
  1. Alma, Corazón, Vida
SALUD SIN MITOS

¿Vivir bien con EPOC? Estos hábitos saludables te ayudarán a mejorar tu calidad de vida

Aunque los síntomas de esta enfermedad pulmonar pueden interferir en la rutina diaria, es posible minimizar su impacto. Hacer deporte, cuidar la dieta y planificar los viajes son claves para ello

Foto: Foto: Freepik.
Foto: Freepik.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una patología inflamatoria que causa la obstrucción del flujo de aire de los pulmones. Según los últimos estudios, el 11,8% de la población española de entre 40 y 80 años padece esta enfermedad crónica, para la que no hay cura. Sus síntomas —dificultad para respirar, tos, sensación de ahogo, fatiga y sibilancias, entre otros—, además, pueden afectar negativamente a la calidad de vida.

Estos no solo afectan al desarrollo de las tareas diarias, sino también a las actividades de ocio. A este respecto, la doctora Lorena Comeche Casanova, jefa asociada en Neumología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, destaca que "se puede vivir bien con EPOC, es cuestión de conocer esas limitaciones y tomar medidas para manejarlas. Eso mejorará los síntomas y la calidad de vida".

Foto: Foto: iStock.

Uno de los primeros consejos que nos brinda la especialista es que, tras su diagnóstico, conviene que el paciente se mantenga activo, ya sea caminando un mínimo de 7.000 a 8.000 pasos diarios, o practicando ejercicio físico. Así, propone "realizar algún tipo de actividad física casi todos los días, entre 20-30 minutos, así como cambiar los ejercicios o la actividad para evitar la rutina y el aburrimiento".

El deporte, un aliado

Por lo tanto, hay que desterrar la idea de que el deporte perjudica a las personas con esta enfermedad pulmonar. De hecho, la prescripción de ejercicio físico en la EPOC puede aportar múltiples beneficios, entre los que se encuentran la mejora de la respiración, además de la evidente forma física: la actividad hará ganar vitalidad, facilitará las tareas del día a día y ayudará a descansar mejor por la noche.

La natación, la bici, los ejercicios suaves y los bailes son ejemplos de deportes recomendados a las personas con esta enfermedad. Eso sí, la doctora aconseja "comenzar con actividades sencillas, como pasear o caminar. Luego, de forma gradual, aumentar tiempo e intensidad. Más adelante, se puede considerar la realización de ejercicios que permiten fortalecer las piernas y, posteriormente, la parte superior del cuerpo, brazos y hombros".

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Por otra parte, se debe utilizar ropa y zapatos cómodos, así como llevar siempre la medicación de rescate. Si se necesita terapia de oxígeno, se puede utilizar mientras se practica la actividad, puesto que así se disminuyen la fatiga y la sensación de ahogo.

Otra de las dudas que les surgen a los pacientes diagnosticados tiene que ver con cuestiones más íntimas, como: "¿Será peligroso practicar sexo?". En este sentido, la respuesta es contundente: no. “Es cierto que, durante el sexo, se aumentan el ritmo cardiaco y el respiratorio, pero esto no daña la salud ni el estado de los pulmones. Además, en caso necesario, se puede tomar la medicación de rescate antes y después del acto sexual”. En consecuencia, sí se pueden mantener relaciones sexuales de manera segura.

Por otra parte, la doctora Comeche añade que existen algunos medicamentos que pueden causar una pérdida del deseo sexual. En este caso, se recomienda consultarlo con el médico de cabecera o el especialista, así como si surgen otras dudas sobre las relaciones sexuales.

Descanso y alimentación

En cuanto al descanso nocturno, tanto la tos como la fatiga y otros efectos pueden interrumpirlo. Por eso, es importante tener la medicación de rescate cerca de la cama. “En caso de despertarse con una sensación de falta de aire”, explica la especialista, “es importante saber que no hay que ponerse nervioso porque, de este modo, solo se conseguirá aumentar los síntomas. Lo que debemos hacer es sentarnos en el borde de la cama, apoyar los brazos y tratar de controlar la respiración. Para ello, se pueden utilizar técnicas de relajación”.

Si estos episodios nocturnos se repiten, la especialista recomienda consultarlo con el médico, ya que podría tratarse de un síntoma o "tener asociada una apnea del sueño. La obesidad, el tabaco y el alcohol pueden contribuir a que algunas personas desarrollen síndrome de apnea".

"Aunque no aumenta el riesgo de contagio del SARS-CoV-2, sí puede empeorar su evolución"

En cuanto a la alimentación, si bien no hay ninguna prohibición específica en cuanto a lo que puede comer un paciente con EPOC, sí que hay algunas recomendaciones básicas como son: no realizar comidas copiosas, porque pueden provocar gases y una difícil digestión, así como provocar el empuje del diafragma y, en consecuencia, comprimir el pulmón. También es importante comer de forma tranquila y cuidar la hidratación para que haya menos producción de moco. Asimismo, se recomienda evitar alimentos demasiado calientes o fríos, ya que pueden causar tos y pérdida de aire, y evitar el exceso de cafeína, porque puede afectar a la eficacia de alguna medicación.

¿Puedo viajar?

En cuanto a los viajes, esta enfermedad no impide viajar, lo que sí requiere es organizarse con antelación y escoger el destino más adecuado. Con respecto al destino, no se recomienda viajar a lugares situados a más de 1.500 metros de altura. Y, teniendo en cuenta que el calor afecta a las personas con esta dolencia, es preferible evitar las estaciones con un clima extremo.

Una vez decidido el destino, se debe visitar al médico antes de viajar para que nos indique las pautas específicas y proporcione el oxígeno y la medicación necesarios. Al hacer la maleta, hay que evitar que sea muy pesada. Asimismo, se debe preparar un equipaje de mano con el informe médico y la medicación: así se puede utilizar en caso de que surjan retrasos en el viaje o extravíos de la maleta.

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cabe añadir que, si se necesita terapia de oxígeno, hay que tener en cuenta que "durante el viaje se debe colocar en posición vertical. También sería importante contactar con la empresa suministradora y las compañías de vuelo para informarse de las normativas a cumplir", tal como precisa la doctora Comeche.

En momentos como este, es inevitable no preguntarse cómo afecta el covid a los pacientes que padecen EPOC. Aunque no aumenta el riesgo de contagio del SARS-CoV-2, sí puede empeorar su evolución. Por todo ello, es fundamental no fumar, vacunarse de la gripe, seguir con las recomendaciones sanitarias y continuar con la medicación indicada, que pueden ser broncodilatadores y, en casos más graves, esteroides. Al respecto, la especialista nos aclara que "estos últimos fármacos han estado en el punto de mira durante esta pandemia por considerarse inicialmente que podían retrasar la curación del covid-19. Sin embargo, se ha demostrado que, muy al contrario, pueden tener un efecto protector contra una peor evolución de la enfermedad".

Consejos para el día a día

Finalmente, la doctora recomienda una serie de pautas generales que pueden ayudar a los enfermos de EPOC a desenvolverse en el día a día:

  • Planificar las tareas del día. Es probable que los síntomas influyan en las actividades rutinarias. Por eso, es aconsejable realizar las tareas que necesitan más esfuerzo en los ratos en que se tiene más energía.
  • Usar un taburete para lavarse. Al colocar un taburete dentro de la bañera, es más sencillo lavarse. Además, permite hacerlo despacio, evitando acabar con fatiga.
  • Escoger ropa y calzado cómodos. La ropa debe ser fácil de poner y holgada, sobre todo en la zona del tórax y del abdomen. Y, en cuanto a los zapatos, no deben llevar cordones. Además, es preferible utilizar tirantes en lugar de cinturón.
  • Utilizar un carrito para hacer la compra, que facilita el trayecto a casa. Para evitar un exceso de peso, la doctora Comeche recomienda "comprar en pequeñas cantidades y con mayor frecuencia para no tener que llevar cargas demasiado pesadas, que pueden provocar más fatiga".
  • Evitar los irritantes ambientales, entre los que se encuentran espráis, tabaco, pinturas, disolventes, insecticidas, ambientadores y perfumes. Igualmente, no se recomienda la exposición a la contaminación ambiental cuando se encuentra en niveles demasiado altos.
placeholder Foto: Freepik.
Foto: Freepik.
  • Reorganizar la casa. Se puede conseguir una distribución más cómoda si se acercan los objetos que se usan de forma habitual.
  • Cuidar los cambios de temperatura. Es importante evitar estos cambios de temperatura y la exposición al frío. Es aconsejable mantener la casa a la misma temperatura. Cuando se sale al frío de la calle, se deben proteger la nariz y la boca con una bufanda o una prenda similar.
  • Evitar el carbón y la leña para calentar viviendas poco ventiladas.
  • En cuanto al humidificador, su uso puede aliviar síntomas en personas con EPOC que sienten un mayor ahogo en los ambientes secos. Sin embargo, se debe utilizar con precaución, tal como advierte la especialista: "Una excesiva humedad también puede ser un problema, ya que provoca que aparezca moho, polvo, ácaros y bacterias que pueden irritar la vía aérea".

*El Confidencial, en colaboración con Quirónsalud, presenta una serie de artículos con información práctica, consejos y recomendaciones para practicar deporte que mejore nuestra salud y bienestar. Si tienes alguna duda sobre esta temática o quieres más información, puedes contactar con el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

ECBrands Salud Brands Salud Quirónsalud
El redactor recomienda