Es noticia
Menú
¿Quieres vivir más años? Los cinco hábitos que alargarán tu esperanza de vida
  1. Alma, Corazón, Vida
CUÍDATE MUCHO

¿Quieres vivir más años? Los cinco hábitos que alargarán tu esperanza de vida

A la hora de aumentar nuestra salud y saberla mantenerla en el tiempo, es de vital importancia comprender qué pasos debes seguir. Y en esto, la alimentación es clave

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una de las definiciones de salud más aceptadas es la de "ausencia de enfermedad". Pues bien, a partir de ella, podemos extrapolar que si no nos sentimos mal, estaremos sanos. Y los años van pasando y pasando, y puede que a simple vista no puedas advertir que vayas a recaer o a sufrir alguna dolencia. Pero en realidad, si lo piensas bien, la complejidad del cuerpo humano permite que los órganos más vitales funcionen durante las 24 horas todos los días de cada año. Y eso no deja de ser una proeza.

El sistema inmunitario es el que se encarga de proteger al organismo cuando hay una amenaza, de ahí que haya que cuidarlo más que al resto llevando una dieta rica en vitaminas y minerales. "Cuando sabes qué comer para apoyar a esta línea defensiva del organismo estás haciendo mucho para mantenerte sano y vencer a las enfermedades", asevera William Li, médico estadounidense, a la revista 'Eat This Not That'.

Un estudio de la Universidad de Montreal descubrió que una dieta rica en aceite de pescado aumenta la producción de células madre

Li asegura que hay otros cuatro sistemas de defensa al margen del inmunitario de los que se sirve el organismo para evitar caer enfermo. Así, distingue entre la angiogénesis (la formación de nuevos vasos sanguíneos), la regeneración celular, el microbioma y la producción de ADN. Y la mayoría de ellos dependen de nuestro estilo de vida y los hábitos que llevamos a cabo a diario. ¿Quieres conocer cuáles son aquellos que mantienen tu salud a flote y te ayudan a vencer a las enfermedades?

Beber té, comer más verduras

En lo que respecta a la formación de nuevos vasos sanguíneos, una misión que es fundamental para curar las heridas que puedas sufrir o para restaurar el suministro de sangre con el fin de prevenir enfermedades cardiovasculares, no hay nada mejor que llenar tu dieta de verduras y de té, como aconseja el doctor Li. "Si bien el proceso de dividir y hacer brotar nuevos sanguíneos es completamente natural, puede tener un efecto negativo al alimentar el crecimiento de enfermedades como el cáncer, el alzheimer o la obesidad", sopesa. "El objetivo de una dieta de prevención es mantener el proceso de la angiogénesis en equilibrio y bajo control".

Foto: Fuente: iStock

¿Cuáles son las verduras más efectivas de cara a mantener esta renovación de los vasos sanguíneos bajo control? El experto recomienda los tomates, las frambuesas, la soja, la granada, e incluso y en dosis moderadas porque llevan componentes perjudiciales para la salud, el regaliz, el queso o la cerveza. "Las personas asiáticas, caracterizadas por consumir mucha soja, verduras y té, suelen tener un riesgo significativamente menor de desarrollar cánceres de mama o de otros tipos", concluye.

Más pescado

Las células madre que residen en nuestros órganos son las encargadas de mantener, reparar y regenerar todos nuestros tejidos. Y, en este sentido, todo lo que nos llevamos a la boca puede afectar en el correcto desempeño de su labor. ¿Cómo ayudar a su regeneración para que sigan produciendo células nuevas? Según Li, el pescado graso, como el salmón o las sardinas, es uno de los alimentos más poderosos para la creación de células madre. El médico argumenta que un estudio de la Universidad de Montreal resolvió que una dieta rica en aceite de pescado aumenta la producción de células madre al permitir que haya una mayor circulación de oxígeno en los músculos. También puedes apostar por el chocolate negro rico en flavonoides, el té negro, el mango o el aceite de oliva.

Consumir más productos de hoja verde

Nuestro código genético parece que está escrito en piedra, pero eso no quiere decir que no cambie. A lo largo de nuestra vida, el ADN puede resultar dañado por factores externos como los radicales libres o el proceso de envejecimiento natural, que acorta las tapas terminales de nuestros cromosomas conocidas como "telómeros". Así, los alimentos que apoyan a una buena reparación del ADN y reducen el proceso de envejecimiento celular son aquellos que contienen propiedades antioxidantes y son ricos en las vitaminas A, C, D y E: espinacas, col rizada, brócoli o zanahorias. Del mismo modo, también sirven las bayas, las naranjas, los pimientos rojos, las lentejas o los cereales blancos.

Y más frutos secos

En cuanto a la protección del sistema inmunológico, hay muchos alimentos que se ocupan de mantenerlo siempre fuerte de cara para que este prevenga de enfermedades infecciosas. En algunos casos, la respuesta de este puede volverse lenta con el tiempo, y en otros, se debilita de forma crónica provocando también inflamación y daños en los tejidos. "Para estimular tu defensa inmunológica, come alimentos que sean antiinflamatorios como el aceite de oliva, los arándanos, las nueces, los arándanos o las frambuesas", recomienda Li.

No te olvides de los fermentados

Para apoyar al sistema inmunológico también habría que cuidar la microbiota. Estas bacterias localizadas en el intestino juegan un papel muy importante a la hora de defender al organismo de posibles ataques bacterianos e infecciones. Las mejores bebidas para fomentar el crecimiento y el buen estado de la microbiota son el té negro y el verde, "que ayudan a aumentar el número de bacterias buenas y disminuir el de las malas", así como también frutas como el kiwi o dulces como el chocolate negro (siempre que esté sea lo más puro posible).

Una de las definiciones de salud más aceptadas es la de "ausencia de enfermedad". Pues bien, a partir de ella, podemos extrapolar que si no nos sentimos mal, estaremos sanos. Y los años van pasando y pasando, y puede que a simple vista no puedas advertir que vayas a recaer o a sufrir alguna dolencia. Pero en realidad, si lo piensas bien, la complejidad del cuerpo humano permite que los órganos más vitales funcionen durante las 24 horas todos los días de cada año. Y eso no deja de ser una proeza.

Salud
El redactor recomienda