Guarda una roca pensando que tendría oro y descubre que es algo más preciado
  1. Alma, Corazón, Vida
Un extraño hallazgo

Guarda una roca pensando que tendría oro y descubre que es algo más preciado

La región de Goldfields de Maryborough atrajo a muchos curiosos en el siglo XIX, que buscaban piedras de este material

Foto: La datación por radiocarbono sugiere que ha estado en la Tierra entre 100 y 1.000 años (Creative Commons)
La datación por radiocarbono sugiere que ha estado en la Tierra entre 100 y 1.000 años (Creative Commons)

David Hole estaba en 2015 en el Parque Regional de Maryborough, cerca de Melbourne (Australia), cuando localizó con un detector de metales una roca muy pesada y rojiza 'teñida' de amarillo en algunas partes. Convencido de que la piedra escondía una pepita de oro en su interior, hizo todo lo posible por abrirla.

Parece ser que el hombre no iba mal encaminado, ya que la región de Goldfields (en español se traduciría como Campos de oro) de Maryborough atrajo a muchos curiosos en el siglo XIX, coincidiendo con la fiebre del oro australiana. En este periodo, muchas personas visitaron el lugar con la esperanza de 'encontrar' la piedra preciosa caracterizada por su color amarillo.

Para abrir la roca, David empleó una sierra específica, un taladro e incluso la roció con ácido. Sin embargo, no ha conseguido fracturarla ni con un mazo. Tal y como informa Science Alert, esto tiene una explicación: Hole ha descubierto, años después, que esta piedra es un extraño meteorito.

El origen del objeto

"Tenía un aspecto aparentemente esculpido que presentaba hoyuelos", ha indicado Dermot Henry, geólogo del Museo de Melbourne Dermot, institución a la que David llevó su hallazgo. "Eso se forma cuando atraviesan la atmósfera, se funden por fuera y esta [capa] les da forma", ha señalado el experto. Hasta el momento, Henry solo ha analizado otra muestra que ha resultado ser un meteorito. Sin embargo, los expertos consideran que el de Hole es uno "más raro".

Foto: La resistencia a los antibióticos causa 33.000 muertes al año en Europa. (iStock)

Bajo el nombre de Maryborough (en recuerdo a la ciudad en la que fue localizado), este descubrimiento tiene un peso de 17 kilogramos y una composición con un alto porcentaje de hierro. Asimismo, el interior está recubierto de unas diminutas 'gotitas' cristalizadas de minerales metálicos llamadas condrillas.

"Lo más probable es que este meteorito proceda del cinturón de asteroides situado entre Marte y Júpiter, y que haya sido empujado por algunos asteroides que chocaron entre sí, hasta que un día se estrelló contra la Tierra", ha explicado Henry. Por último, la datación por radiocarbono sugiere que el este objeto ha estado en la Tierra entre 100 y 1.000 años. En ese tiempo, nuestro planeta ha registrado una serie de avistamientos de meteoritos entre 1889 y 1951 que podrían coincidir con su 'aterrizaje'.

Australia
El redactor recomienda