¿Los bebés lloran dentro del útero? Responden los expertos
  1. Alma, Corazón, Vida
Primero... ¿qué es llorar?

¿Los bebés lloran dentro del útero? Responden los expertos

Todos lloramos cuando nacemos, pero la gran pregunta es si ya lo hacemos antes, cuando aún estamos en el vientre materno

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Se dice que venimos al mundo desnudos, pero poco se habla del llanto que arranca con la cabeza del bebé asomando al mundo, como una respuesta a esa metamorfosis impuesta: solo queda llorar, y lo hacemos sin parar durante un buen rato, y lo seguiremos haciéndolo el resto de nuestra vida. Sin embargo, ¿es entonces cuando aparecen las lágrimas por primera vez? ¿Lloramos a partir del parto o es posible que ya lo hagamos antes, cuando aún estamos en el útero materno?

Durante el embarazo, las mujeres son capaces de sentir diferentes movimientos del feto, incluso pueden notar su hipo en la última etapa de gestación. A veces, el feto da patadas que, más allá de la broma que supone afuera, ¿tendrá esto que ver con que el mundo puede enfadarnos incluso antes de llegar a él? ¿Llorarán los bebés de rabia, impotencia, enfado antes de nacer?

Foto: Fuente: iStock

Aunque las mujeres embarazadas no pueden sentir este movimiento, las investigaciones sugieren que, efectivamente, los bebés comienzan a practicar para este gran hito (o grito) del nacimiento, por lo que sería previo a la primera bocanada de aire. Así, un vídeo publicado en la revista 'Archives of Disease in Childhood - Fetal and Neonatal Edition' en 2005 ya mostró a un feto de 33 semanas haciendo expresiones faciales que se asemejan a las propias del llanto, lo que pudo confirmarse a través de ultrasonido, según recoge 'Live Science'.

Un temblor en la barbilla responde

Este tipo de tecnologías son las que han permitido observar qué sucede dentro del útero con mucha más precisión que anteriormente, y observar a los fetos durante su desarrollo. Así, los investigadores de aquel vídeo, estimularon al feto con vibración y ruido. Entonces, se produjo: abrió la mandíbula ampliamente, metiendo la barbilla hacia adentro y dejando escapar tres grandes exhalaciones seguidas mientras su pecho crecía y su cabeza se inclinaba hacia atrás. Un temblor en la barbilla que la arrugaba zanjaba la reacción. El mismo movimiento fue detectado posteriormente en otros 10 fetos (alrededor del 6% del total de bebés escaneados).

Esto quiere decir que no ocurre en todos los casos, pero ¿quiere decir también que los que lo hicieron estaba realmente llorando en el útero? La respuesta depende. Según lo que entiendas por llorar así comprenderás cómo se desenvuelven los fetos con este tipo de emociones.

"Si utiliza la definición de 'un grito fuerte e inarticulado o un grito que expresa un sentimiento o una emoción poderosos', entonces podríamos decir con toda seguridad que los bebés no lloran en el útero", asegura al portal Nadja Reissland, psicóloga del desarrollo de la Universidad de Durham en el Reino Unido.

Entre las semanas 24 y 35

Para llorar hace falta aire, como ya habrás podido comprobar, y esto no es lo que más abunda en el saco amniótico lleno de líquido, por lo que durante su desarrollo los fetos no pueden respirar profundamente y conseguir que ese aire vibre a través de sus cuerdas vocales, lo que ocurre para que se produzca aquello que conocemos como gemido. Por lo tanto, no lo imagines montando gran escándalo en el vientre de mamá.

Junto a otros investigadores, Reissland se ha servido de la tecnología 4D y las películas en 3D para analizar el desarrollo de las expresiones faciales en el útero observando los movimientos que realizaban durante el segundo y tercer trimestre. Así, han podido comprobar que se desarrollan entre las semanas 24 y 35, siendo cada vez más similares a lo que en el mundo exterior entendemos como llorar.

"Es posible que un feto con un problema de desarrollo o de salud no muestre estas expresiones faciales al mismo tiempo que un feto sano"

Aunque antes del parte, se tratan de movimientos muy sutiles, la investigadora asegura que el feto ya parece estar practicando al menos los movimientos faciales para llorar cuando tenga que dejar el útero.

El objetivo actual de Reissland y su equipo es ayudar a la investigación prenatal a desarrollar una herramienta útil para identificar trastornos del desarrollo y otros problemas de salud que ya puedan detectarse antes del parto. "Es posible que un feto con un problema de desarrollo o de salud no muestre estas expresiones faciales al mismo tiempo que un feto sano", señala.

Noticias Curiosas Embarazo Niños Ciencia
El redactor recomienda