Un farmacéutico pide ayuda para traducir la ilegible letra de esta receta médica
  1. Alma, Corazón, Vida
AYUDA DESESPERADA EN TWITTER

Un farmacéutico pide ayuda para traducir la ilegible letra de esta receta médica

Se ve obligado a demandar colaboración en Twitter al ser incapaz de leer lo que pone una receta médica, algo que consideró como una falta de respeto

Foto: ¿Eres capaz de traducir la ilegible letra de esta receta médica? (Imagen: iStock)
¿Eres capaz de traducir la ilegible letra de esta receta médica? (Imagen: iStock)

Las miradas de desconcierto por parte de los pacientes al salir de la consulta e intentar descifrar las recetas que les acaba de expender su médico son el pan nuestro de cada día. La mala letra de los médicos suele ser algo generalizado y solo algunos avezados privilegiados tienen la habilidad de poder leer e interpretar lo que parecen auténticos jeroglíficos.

Pero esto no solo les ocurre a los pacientes, sino también a los farmacéuticos que son, en la mayoría de los casos, los encargados de tener que traducir a diario la escritura indescifrable de los galenos para poder suministrar a sus clientes los medicamentos correctos que necesitan para sus dolencias.

Esto es lo que le pasó a Julio, un farmacéutico madrileño que, desesperado, tuvo que recurrir a Twitter para ver si alguno de sus seguidores era capaz de leer lo que él era incapaz de traducir.

Una falta de respeto

“No os parecen una falta de respeto recetas tan ilegibles? P.D.: ¿Qué creéis que es?”, expresó el farmacéutico mientras mostraba su indignación ante la mala praxis caligráfica de los médicos y, preso de la desesperación, recurrió a la citada red social esperando que alguien le pudiera echar una mano, aunque a los usuarios tampoco les quedó muy claro lo que ponía la receta.

“Interpretar una prescripción es algo que no se debe hacer”, como explica Julio en un mensaje posterior. Los farmacéuticos no pueden dispensar un medicamento hasta no tener claro al 100% lo que se ha recetado, ya que facilitar un fármaco erróneo puede ser un hecho muy grave que puede afectar seriamente a la salud del paciente.

Finalmente, el farmacéutico recurrió a la plataforma digital de Sanidad para ver si existía algún informe del cliente en el que se especificara el medicamento en cuestión. Así fue como descubrió que lo que pone en el papel es “Simeticona”, un medicamento que se utiliza para reducir la hinchazón generada por los gases.

Salud Farmacia Virales
El redactor recomienda