Es noticia
Menú
Esto es lo que le pasa al cuerpo de un bebé cuando da su primer aliento de vida
  1. Alma, Corazón, Vida
SU PRIMER RETO

Esto es lo que le pasa al cuerpo de un bebé cuando da su primer aliento de vida

Es uno de los pasos decisivos en la vida de toda persona. Sucede en diez segundos como mucho, cuando los pulmones recogen y expulsan aire por primera vez

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Se trata del momento más importante de una vida, pues es el paso biológico necesario por el que un nuevo ser humano llega al mundo. Respirar de forma autónoma es, al fin y al cabo, una tarea que hacemos todos los días de forma automática salvo los primeros segundos en los que estamos fuera del vientre materno y aún no nos han cortado el cordón umbilical. Es pues, el primer reto vital que se planta ante nosotros, y a decir verdad, el más decisivo, ya que de ello depende seguir con vida o fallecer al instante.

Lo cierto es que tanto el sistema circulatorio como el respiratorio deben transformarse en cuestión de segundos y empezar a funcionar a pleno rendimiento para que el cuerpo sobreviva. ¿Cómo se produce este paso tan determinante en la vida de un bebé a nivel fisiológico y orgánico? En primer lugar, los pulmones durante el período de gestación permanecen llenos de líquido, ya que el bebé recibe oxígeno a través del cordón umbilical que va hasta la placenta de la madre, como explica Donavyn Coffey, periodista científico en 'Live Science'.

"Este primer aliento puede ser tan fuerte y dramático que, en algunos casos, puede hacer un agujero en los pulmones el recién nacido"

Debido a que los pulmones no están todavía implicados en el suministro de oxígeno al resto del cuerpo, este se ejecuta a través de dos conductos sanguíneos: el foramen oval, que permite que la sangre cargada de oxígeno fluya directamente desde la aurícula derecha del corazón a la aurícula izquierda, después de pasar obviamente por el cordón y en lugar de ir desde los pulmones al ventrículo derecho como sí hace un adulto; y el conducto arterioso, el cual conecta la aorta con la arteria principal del pulmón, lo que permite que la sangre oxigenada del feto se desvíe de los pulmones a las partes inferiores, como abdomen, genitales y piernas.

El papel del corazón

"A diferencia de un corazón adulto, cuando sale el bebé el lado derecho del corazón domina sobre el izquierdo", explica Jae Kim, director de neonatología del Hospital Infantil de Cincinnati, en Ohio. "Esto se debe a que han estado bombeando sangre oxigenada a través de estas dos derivaciones corporales por todo el cuerpo. Después del nacimiento, el sistema circulatorio se reorganiza". El ventrículo izquierdo se vuelve dominante, asumiendo la responsabilidad de bombear la sangre a todo el cuerpo, mientras que el derecho recoge la tarea de enviar sangre con déficit de oxígeno a los pulmones, según un informe de 2002 de la revista 'Archives of Disease in Childhood'.

"La primera respiración sucede aproximadamente 10 segundos después del parto y suena como un jadeo"

En primer lugar, las células encargadas de secretar líquido en los pulmones del feto comienzan a absorberlo una vez nace el bebé, lo que deja espacio para que empiece a entrar todo el aire. "Los pulmones se llenan completamente de aire", asegura Kim. "Este primer aliento puede ser tan fuerte y dramático que, en algunos casos, puede hacer un agujero en los pulmones el recién nacido". Entonces, la presión y la resistencia al flujo sanguíneo de estos órganos disminuye de forma drástica.

Una vez que la presión pulmonar es más baja que la presión arterial sistémica (la ejercida por el corazón en cada contracción), la sangre desoxigenada comienza a fluir desde la aurícula derecha al ventrículo derecho inferior, para luego ir a los pulmones. A su vez, la baja presión en el sistema pulmonar hace que no llegue tanta sangre al conducto arterioso (el que suministraba oxígeno a las partes inferiores del cuerpo en estado fetal), por lo que el conducto comienza a contraerse hasta cerrarse completamente durante los dos primeros días de vida.

Foto:  Lucía, Sofía, o Martina para niñas y Hugo, Mateo o Martín para los varones. (iStock)

Es cuando por fin el cien por cien de suministro de sangre oxigenada se dirige a los pulmones. Y, a su vez, la sangre repleta de dióxido de carbono llega a los capilares alveolares por primera vez, produciéndose el intercambio de gases, y con ello la respiración. Ahora bien, ¿cómo se experimenta ese primer aliento desde fuera? Sucede aproximadamente 10 segundos después del parto y suena como un jadeo, ya que no solo los pulmones se hinchan por primera vez de aire, sino que también todo el sistema nervioso de la criatura reacciona al cambio súbito de temperatura.

Se trata del momento más importante de una vida, pues es el paso biológico necesario por el que un nuevo ser humano llega al mundo. Respirar de forma autónoma es, al fin y al cabo, una tarea que hacemos todos los días de forma automática salvo los primeros segundos en los que estamos fuera del vientre materno y aún no nos han cortado el cordón umbilical. Es pues, el primer reto vital que se planta ante nosotros, y a decir verdad, el más decisivo, ya que de ello depende seguir con vida o fallecer al instante.

Ciencia
El redactor recomienda