¿Cuándo se cambia la hora este fin de semana? Entramos en el horario de invierno
  1. Alma, Corazón, Vida
horario de invierno en españa

¿Cuándo se cambia la hora este fin de semana? Entramos en el horario de invierno

Ha llegado el momento de saludar al invierno y, como cada año, toca cambiar las manecillas del reloj en la noche de octubre en la que la noche se alargará

Foto: Noche más larga durante el cambio al horario de invierno en España. Foto: Pexels
Noche más larga durante el cambio al horario de invierno en España. Foto: Pexels

El cambio de hora de octubre del 2021 ya está aquí. Y es que terminado el verano, y con los días de otoño acortándose irremediablemente, llega el día en el que hay que cambiar las manillas de los relojes para incorporarse a la nueva estación. Si bien es cierto que cada vez hay que hacer menos ese movimiento, ya que los móviles, ordenadores y otros aparatos electrónicos ya modifican por defecto la fecha, aunque a todo lo analógico hay que hacerle algún pequeño cambio. Los cambios de hora de invierno y verano son algo que ocurre solo dos veces al año, pero siempre nos surge la misma duda: ¿cuándo hay que hacerlo?

El cambio al horario de invierno se hace, en 2021, durante la madrugada del 31 de octubre, noche en la cual las 3:00 de la madrugada serán las 2:00. Y, aunque siempre se haga en el mismo momento del año, el día que se lleva a cabo el cambio varía para tratar de afectar lo mínimo posible a la vida social y laboral de los ciudadanos. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó, en febrero de 2017, la fecha en la que se tendrían que llevar a cabo los cambios de hora en España hasta 2021, fijando el 31 de octubre para la modificación horaria del año vigente, "a las tres horas de la madrugada, las dos de la madrugada en Canarias", momento en el cual el reloj se retrasa 60 minutos. Así pues, el día 31 de octubre pasa a tener una duración de 25 horas.

¿Y cuándo será el último cambio de hora?

En marzo de 2019, el Parlamento Europeo apoyó la iniciativa de poner fin al cambio de hora estacional dentro de la Unión Europea a partir de este año, permitiendo a cada país elegir si quiere mantener el horario de verano o el de invierno. El procedimiento del cambio de hora está unificado en territorio europeo desde 1980, marcando el último domingo de marzo y de octubre como los días en los que hay que adelantar y retrasar la hora, respectivamente. La intención del Parlamento era que el último cambio de hora se hiciera en 2019, pero no ha sido así; el pasado mes de marzo, la comisión de Transportes del Europarlamento instó a los Estados miembros a poner fin al cambio de hora, coordinándose entre sí para elegir la mejor hora para su región, basándose en el efecto negativo que tiene en la salud el cambio.

Foto: Fuente: iStock

Ya en 2019 España decidió que, por el momento, no iba a haber cambios. "No se ha llegado a ninguna resolución concluyente", expresó la entonces portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, tras el Consejo de Ministros en el que se tomó la determinación de no modificar nada hasta 2021, manteniendo la "reflexión" sobre este tema. ¿Y qué ocurre con el cambio de hora? Siempre se habla, por un lado, de los efectos en la salud de la gente, pero también en la parte energética: la teoría es que, al adaptar el horario para contar con más horas de luz, se reduce la necesidad de iluminación artificial.

Según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el potencial ahorro en iluminación en España podría ser de un 5% del consumo eléctrico en iluminación, lo que podría equivaler a unos 300 millones de euros anuales. Este estudio se publicó en 2018, por lo que no tiene en cuenta el, por otro lado, elevadísimo y cada vez más caro precio de la luz en nuestro país. En cualquier caso, todo esto estima un "potencial" de ahorro, que implicaría un comportamiento responsable por parte de los ciudadanos para prescindir de la iluminación cuando no sea necesaria.

En cuanto a la salud, diversos estudios han logrado demostrar los efectos negativos en personas que trabajan en turnos de noche y que cambian con frecuencia de turnos, aumentando en ellos el riesgo de diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares e incluso alteraciones psicológicas.

El redactor recomienda