¿Fenómeno matemático o contagio? El misterio del "lo tengo en la punta de la lengua"
  1. Alma, Corazón, Vida
La fuerza del grupo

¿Fenómeno matemático o contagio? El misterio del "lo tengo en la punta de la lengua"

Una nueva investigación llevada a cabo de manera online ha descubierto un detalle relevante en el camino a conocer qué produce este estado de la mente

Foto: Fuente: iStock
Fuente: iStock

Seguro que alguna vez has dicho eso de "lo tengo en la punta de la lengua", como si las palabras se quedaran ahí, se atascaran justo antes de salir por la boca, como si la lengua fuera la gran enemiga de lo que decimos. Esa sensación de haber olvidado algo que sabes que en el fondo recuerdas nos pasa a todos, y cuanto más envejecemos, más a menudo sucede.

Anne M. Cleary, explica en 'Psychology Today' por qué es tan frecuente y en qué momentos es más posible que te ocurra. Según Cleary, las personas en reuniones virtuales individuales experimentan menos esta sensación que las personas reunidas virtualmente en grupo.

Foto: Fuente: iStock

Se trata de un fenómeno que aún guarda muchos misterios para los investigadores, pero una nueva investigación sugiere un curioso detalle, afirma Clearly, que puede proporcionar nuevas pistas sobre esas palabras que no pasan de la lengua. Los investigadores Luc Rousseau y Nathalie Kashur llevaron a cabo un experimento por el que dieron a un grupo de personas un conjunto de preguntas de conocimiento general comúnmente utilizadas en la investigación sobre esta estado de la mente. Entre ellas: "¿Cuál es el nombre del palo curvo que vuelve a ti una vez lanzado?" o "¿cuál es el apellido del científico que formuló la teoría de la relatividad?". Debían responder a cada pregunta, pero lo más importante era que los participantes indicaran si con alguna de ellas experimentaron ese estado confuso que nos llena de rabia a todos.

¿Un contagio social?

El detalle es que la investigación se llevó a cabo a través de la plataforma 'Zoom'. Con la virtualidad como base, los investigadores analizaron los patrones de comportamiento al respecto de lo estudiado según el tipo de reunión: entre dos personas y en grupo más grandes.

El resultado dejó a todos perplejos: las personas que trabajaban en grupo eran más propensas a avisar de experimentar este estado que las personas que trabajaban solas. Pero, ¿por qué?

"Una posibilidad es que, como otros fenómenos de contagio social, el estado de tener algo en la punta de la lengua sea algo contagioso entre las personas", sostiene Clearly en base al nuevo estudio. Es decir, sucedería que al ver a otras personas a las que les está ocurriendo uno comienza a sentir que también deja de recordar algo que estaba a punto de decir o que está seguro conocer.

Pura lógica matemática

Para evaluar esta posibilidad, Rousseau y Kashur llevaron a cabo otro estudio por el que hicieron que un actor se hiciera pasar por participante real en el grupo, y fingiera estar experimentando la sensación. Sin embargo, en el momento dado, esto no aumentó la probabilidad de una experiencia parecida en los participantes reales, lo que resta valor a dicha teoría.

"¿Podría también significar que una sensación de tener algo en la punta de la lengua puede ser más fuerte o más débil dependiendo de lo cerca o lejos que uno se siente en relación con la palabra aún desconocida?"

Descartada la posible influencia social en la ocurrencia de quedarte con la palabra en la boca, resulta más posible que sea pura lógica matemática: "una identificación de la palabra buscada debe ser más probable que surja de un grupo de personas que de una sola persona, y debido a que la gente probablemente tiende a reconocer esto, pueden sentir una mayor sensación de "cercanía" a la palabra buscada cuando están en un grupo", explica Clearly. Es precisamente esta mayor sensación de cercanía la que puede llevar a experimentar la sensación de tener la palabra en la punta de la lengua.

Aunque aún no puede confirmarse, de ser cierto, Clearly lanza dos preguntas: "¿Podría haber forma de tratar de inducir un mayor sentimiento de cercanía a una palabra? Y, ¿podría también significar que una sensación de tener algo en la punta de la lengua puede ser más fuerte o más débil dependiendo de lo cerca o lejos que uno se siente en relación con la palabra aún desconocida? Seguirán buscando una respuesta.

Memoria Investigación
El redactor recomienda